Insabi: el comodato podría ser la solución; ¿lo aceptará AMLO?

Por: Víctor R. Hernández

Uno de los medios de comunicación que en forma ordenada o temática, le ha dado cobertura al problema de la salud publica en nuestro país, durante estos 14 meses de gobierno morenista, ha sido el diario Reforma.

La semana pasada, y después de que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) arrancó sin reglas claras, desabasto y caos generalizado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que los Gobernadores que no se sumen al nuevo esquema tendrán acceso sólo a los recursos que les corresponden por ley, pero no a la partida adicional que distribuirá la Federación para dar atención y medicamentos gratuitos.

-¿Los que no se adhieran, sólo les van a dar lo que les corresponde?- se le preguntó al Mandatario en su conferencia de prensa mañanera.

-Lo que por ley les corresponde- aseguró.

-¿Y de los 40 mil millones de pesos (adicionales del Insabi)?- se le insistió.

-Lo tendríamos que ver, porque si hay un recurso adicional que tiene un propósito, tendríamos que constatar que ese recurso adicional se va a aplicar para el propósito de que haya atención y medicamentos para todos y de manera especial para la gente humilde, para la gente pobre- respondió.

-¿Si no se adhieren y si no van a tener más recursos, cómo van a dar el servicio?- se le planteó.

-Pues eso es lo que ellos tienen que pensar- aseveró.

Los Gobernadores, recordó, tienen hasta el último día de este mes para decidir si firman o no con la Federación. «Ellos van a decidir libremente», agregó.

Algunos Gobernadores de Oposición han adelantado que no se sumarán al Insabi.

El Mandatario de Jalisco, Enrique Alfaro, aclaró que no pretende confrontarse con el Presidente, pero tiene la obligación de demandar que no le quiten recursos al estado.

Días antes advirtió que sólo si hay reglas claras, Jalisco adoptará el nuevo modelo.

El Gobernador de Guanajuato, el panista Diego Sinhué, también ha rechazado sumarse al esquema.

El titular del Insabi, Juan Antonio Ferrer, informó que suman 18 entidades adheridas al nuevo modelo de Salud.

Se trata de Tabasco, Chiapas, Yucatán, Veracruz, CDMX, Colima, Baja California, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Sonora, San Luis Potosí y Puebla.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Ssa, apuntó que, además, los poco más de 4 mil millones de pesos que los Institutos Nacionales de Salud y los Hospitales de Alta Especialidad obtenían con cuotas de recuperación, ahora los dará la Federación.

Acorralan a gobernadores

Los Estados que no se sumen al Insabi serán responsables de los servicios de salud de sus habitantes y, si cobran cuotas, será su decisión, señaló Hugo López-Gatell, subsecretario de la Secretaría de Salud (Ssa).

«Si deciden en cambio usar el dinero de la fiscalización estatal o los impuestos estatales para organizar los servicios de salud con el gasto estatal, pues adelante y, si lo logran, les aplaudiremos», afirmó.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud sostuvo que no se acorrala a los Gobernadores estatales para sumarse al Insabi, pero es necesario que tomen una decisión.

«No se acorrala a nadie, pero hay una lógica administrativa elemental que exige que se definan las cosas y hay un mandato de ley. Para poder planear necesitamos saber cuántos (Estados) son, no es lo mismo repartir 40 mil millones de pesos entre 32 (o menos entidades)», dijo en una reunión con medios.

En Durango, el pasado 9 de enero, el mandatario estatal declaró: “habremos de trabajar de manera conjunta con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a través del Insabi que sustituye al Seguro Popular”.

“En Durango vamos a cumplir el compromiso de que no se le cobre a la gente y que las medicinas sigan siendo totalmente gratuitas”.

Transcurridos los días e incluso después de la reunión que sostuvieron los gobernadores con el Presidente de la República en la que compartieron el pan y la sal, además de pejelagarto como plato fuerte, en vez de disiparse, crecieron las dudas en torno al nuevo instituto.

En entrevista el jueves 16 de enero, Aispuro Torres indicó que la adhesión al Insabi es un tema que se analiza con toda responsabilidad, pues está de por medio la salud de los duranguenses.

Admitió haber sido de los primeros gobernadores en firmar la carta de intención, pero actualmente se revisan las condiciones que la Federación pone a las entidades federativas para poder adherirse a este esquema.

Entre otras cosas, se exige la donación a la Federación de la infraestructura de bienes muebles e inmuebles, procedimiento que el Gobierno del Estado no puede hacer sin que antes se cuente con la aprobación del Congreso local.

La Ley de Bienes del Estado de Durango, señala que las propiedades de la entidad son intransferibles, por lo que hacer una donación en las condiciones que exige la Federación, sería una acción irregular.

“Yo estoy de acuerdo en que se puede implementar otro procedimiento, algo así como una especie de comodato, pero legalmente no se puede llevar a cabo la donación”, expuso el gobernador.

El tema ahora, es que el presidente quien tiene una fijación por concentrar todo, y todo es todo, acepte la propuesta de que todos los edificios del sector de salud estatal y el equipo, se le entregue en comodato a la federación.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario