Con AMLO, Durango condenado a seguir siendo estado pobre

Sin Censura.-

02. 02. 2020

Por: Víctor R. Hernández

La serie de mensajes que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha enviado a los duranguenses, a lo largo de sus repetidas visitas a nuestra entidad, nos deja en claro que si para su proyecto de gobierno el desarrollo no es prioritario, sino el bienestar de unos cuantos, entonces las posibilidades de que en los años subsecuentes, Durango crezca están desde ahora canceladas.

Por ello, urge que el mandatario estatal, junto con su gabinete económico, rediseñen las actividades de los próximos dos años y medio. Claro, no será fácil buscar quienes se convenzan de invertir en nuestra entidad, pero no queda de otra. Habrá que invertir, dentro de este ambiente de austeridad, recursos suficientes para ir al interior del país y al extranjero, por los inversionistas.

Y es que las posibilidades de que tengamos ayuda para continuar el ritmo de desarrollo que se registró hasta 2016 (que fue gracias a las inversiones de gobiernos federales panistas), no vendrá de las arcas federales.

A continuación sólo algunos datos de los criterios de inversión de AMLO para generar desarrollo:

1.- En 2019 la inversión pública sumó 564 mil 467.7 millones de pesos, una caída de 11.8 por ciento real respecto al año previo, de acuerdo con el Informe de Finanzas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Esta reducción es la más alta desde 2017, el penúltimo año de la Administración de Enrique Peña Nieto, cuando el retroceso fue de 26.3 por ciento.

2.- Por sectores: 

— El componente más importante fue la inversión en el sector de energía que se llevó 233 mil 387 millones de pesos, 0.3 por ciento más que en 2018. 

— Mientras en hidrocarburos la inversión aumentó 0.7 por ciento.

— Y en el sector eléctrico se redujo 1.5 por ciento.

— En comunicaciones y transportes la inversión registró un retroceso de 17.6 por ciento.

— Y en el sector salud disminuyó en 35 por ciento.

El pasado jueves según Inegi, el Producto Interno Bruto tuvo un descenso de 0.1 por ciento en 2019. La economía nacional ha registrado ya tres trimestres consecutivos con descensos en la comparación anual. En la definición popular, ya estamos en recesión. Y para algunos especialistas México no enfrentaba esta realidad económica desde 2009, derivada de la crisis internacional 2008-2009, y la epidemia de influenza A-H1N1. Por cierto, ahora que volvemos estar en este período recesivo, también estamos en la antesala de la epidemia del coronavirus.

Sin embargo, a diferencia de hace una década, la economía internacional está creciendo;  la economía de nuestro principal socio comercial y del cual estamos colgados, Estados Unidos, se expandió 2.3 por ciento en 2019. Y nosotros?

Ese mismo jueves, en su mañanera, López Obrador volvió a insistir en que las cifras del crecimiento no importan. «Están cambiando los parámetros para medir si tenemos bienestar en México, en nuestra sociedad. Y como tengo otros datos, sí hay bienestar… Puede ser que no se tenga crecimiento, pero hay desarrollo y hay bienestar, que son distintos».

Sin embargo, como ya es su costumbre, dice una cosa y hace otra. El miércoles 29 de enero se instaló el gabinete para el crecimiento económico y puso como responsable a Alfonso Romo. O sea,entonces, sí le importa al presidente López Obrador el Crecimiento.

Ese día, Romo declaró: «Lo que me pidió el Presidente es que nos sentáramos todos, viéramos prioridades… En pocas palabras nos dijo: sin crecimiento no hay nada que ofrecerle[s] a los 50 millones de pobres, porque tenemos que crear empleo y tenemos que crear un entusiasmo para que México se convierta en el paraíso de la inversión que siempre hemos hablado. Esa es la misión».

 

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario