Seguimos en el tobogán del desempleo; perdimos otros mil en 2019

El año pasado terminamos en 242 mil 643 empleos formales, en la entidad, según datos del IMSS

Texto: Daniel Ortiz

Durango se muestra frágil en cuanto a la generación de empleo formal; datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) correspondientes al cierre de 2019 refieren una disminución del 0.41 por ciento con relación a 2018.

La estadística del IMSS refiere que en diciembre de 2019, se reportaron 242 mil 643 empleos formales en la entidad, lo que representa mil ocho trabajadores menos que en 2018.

En diciembre de 2018 se reportó un cierre en materia de generación de empleos formales de 243 mil 651 plazas.

Sin embargo, la variación más notoria no es la anual, sino la de noviembre a diciembre del año pasado, ya que incluso parecía que se tendría un cierre de año de regular a positivo-moderado.

Y es que en el décimoprimer mes de 2019, la generación de trabajo formal reportada por el IMSS fue de 247 mil 647 plazas, es decir, cinco mil 004 más que las que se tuvieron al cierre del año.

Dicha disminución, representa el 2 por ciento con relación a la cifra final de 2019, además que de haberse sostenido, estaría por arriba de lo que se reportó al cierre de 2018.

Sin embargo, dentro de lo que parece ser una inercia a nivel país, a Durango no le fue bien en la creación de empleos formales durante el año pasado y el panorama no se ve alentador para este 2020.

El colectivo de investigadores México ¿Cómo vamos? hace referencia a que la meta para Durango en generación de empleo para 2019 era de 16 mil 600 plazas, cifra que está muy alejada de la realidad.

También presenta un gráfico en el que se puede ver la tendencia a la baja que se tuvo desde que inició y hasta que terminó 2019, incluso con cifras por abajo del cero.

Pero, al señalar que los indicadores en Durango, son un reflejo de lo que sucede en el ámbito nacional, es necesario valorar los datos que se tienen en lo general.

En México, la creación de empleos al cierre de 2019 cayó un 51.7 por ciento con relación a las cifras de 2018, lo cual deja ver que no necesariamente se atraviesa por las mejores condiciones laborales de los últimos tiempos.

El IMSS registró 342 mil 077 nuevos empleos al cierre de 2019, número que está muy por abajo de las 660 mil 910 plazas laborales de 2018.

Así como en el caso de Durango, a nivel país también se registró una caída considerable en el empleo formal, entre noviembre y diciembre de 2019.

En el onceavo mes del año se tuvo un reporte de 724 mil 287 puestos de trabajo, pero como ya se mencionó, el año cerró con poco más de 342 mil plazas, lo que representa una diferencia del 53 por ciento.

Académicos y expertos en economía y política pública mexicana, exponen que el empleo formal incluye a los trabajadores que tienen una relación laboral reconocida y que hacen cumplir sus derechos laborales.

Entre estos derechos se puede mencionar la seguridad y la vivienda social, los beneficios no salariales de liquidación o finiquito al término de la relación de trabajo, por mencionar solamente algunos de los más importantes.

Resaltan que el empleo formal otorga a los individuos mayor certeza sobre su situación laboral y está correlacionado con niveles más altos de productividad.

Indicadores opuestos, referentes a la economía informal y desocupación son recabados, procesados y difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), a través de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

En este sentido, se tiene que en diciembre de 2019, la tasa de desocupación en el país fue del 3.1 por ciento, con relación a la Población Económicamente Activa (PEA).

En el caso de Durango, la tasa de desocupación para el cierre de 2019 fue del 3.3 por ciento, es decir, estuvo por arriba del promedio nacional.

En lo que se refiere a la actividad informal, a nivel país se reporta una tasa del 56.1 por ciento, mientras que en el ámbito local es del 51 por ciento.

Dependencia que hace daño

Óscar Moreno Littleton, presidente del Centro Empresarial de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), habló de las dificultades económicas que vive la entidad, así como la falta de oportunidades laborales.

Citó la estadística del IMSS, al hacer énfasis en la cantidad de empleos que se perdieron en 2019, en comparación con la estadística de 2018.

Señaló que desde hace tres años que en Durango no hay inversión en infraestructura básica y esto es uno de los factores que propician que la economía se mantenga estancada.

“El 85 por ciento de los empresarios locales siguen dependiendo de las ventas a los gobiernos del Estado y Municipio, mientras que estos a su vez, subsisten de los presupuestos federales”, expuso.

El problema es que ante los recortes promovidos por el actual Gobierno Federal, el panorama se torna complicado, por lo que los empresarios de Durango necesitan voltear a ver otros espacios de oportunidad.

“Hay que recurrir a la innovación y buscar crecer de adentro hacia afuera, aprovechando el proyecto 2040, creado por el Consejo para el Desarrollo de Durango (Codedur) que expone las necesidades y fortalezas regionales que se pueden tomar en cuenta en la búsqueda de oportunidades de crecimiento”, declaró.

El líder empresarial consideró que no se puede seguir a la espera de una planta automotriz o una gran compañía ancla, pues ese sueño que se presta a que se sigan ofreciendo “espejitos” por esperanzas.

Reconoció que geográficamente, la capital de Durango no tiene la mejor ubicación, por lo que la conectividad no necesariamente es su fuerte, pero esto no significa que no haya nada que hacer para poder incursionar en el desarrollo.

Como ejemplo, están las oportunidades que se tienen en materia de turismo y hasta la generación de software, teniendo en cuenta el potencial de los profesionistas locales.

Precisó que el problema de ubicación es prácticamente para la región de la capital, ya que en La Laguna las condiciones son distintas, puesto que en esa zona sí hay crecimiento industrial.

Los municipios de Gómez Palacio y Lerdo se han visto favorecidos por las oportunidades de desarrollo industrial que se han presentado para la región en la que convergen los estados de Durango y Coahuila, y eso hay que saber aprovecharlo.

Se tienen herramientas

Moreno Littleton remarcó la necesidad de aprovechar el Proyecto Estratégico Durango 2040 como una herramienta que se puede convertir en una guía para crecer “de adentro hacia afuera”, sin la necesidad de que las empresas dependen del gobierno como hasta ahora ocurre.

Para la creación de este proyecto se contó con la participación del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas del Centro de Investigación y Docencia Económicas, los equipos del Consejo Coordinador Empresarial de Durango, el Centro Empresarial Coparmex Durango y la Dirección de Planeación del Gobierno del Estado.

El documento que concentra este plan fue estructurado de tal forma que se pueda realizar primero un análisis y luego una síntesis para la identificación de los retos a los que hay que enfrentar para poder involucrarse en una dinámica de desarrollo de forma ordenada y sistemática.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario