Ya hay consensos, y se continúa con la ciclovía

Resultó la estrategia de diálogo y negociación del alcalde Salum del Palacio

Texto: Daniel Estrada

La suspensión  de los trabajos de la ciclovía de la calle Laureano Roncal fue de 20 días. El pasado martes 4 de febrero se retomó la obra que formará parte de una red de rutas que facilitarán el uso de la bicicleta como una alternativa para reducir el uso de los automotores, y con ello impulsar un medio de transporte que es mucho más amigable con el medio ambiente.

El alcalde Jorge Salum del Palacio, reconoció que la decisión de retomar el proyecto podría derivar en nuevos pronunciamientos de inconformidad, por lo que dijo tener total disposición de dialogar, explicar el proyecto y hasta escuchar propuestas.

“Para algunas personas que viven en esta calle, la obra representa cambios y se entiende la resistencia natural de algunos de ellos, pero la obra tiene como objetivo dar a Laureano Roncal una nueva dinámica social, comercial y de movilidad.

La obra presenta dos modificaciones significativas, siendo la primera la decisión de dejar dos carriles para la circulación de los vehículos; una sola hilera de cajones de estacionamiento, ubicada a la derecha de sur a norte y la ciclovía, pegada a la banqueta de la izquierda.

En este sentido, fue descartada el área de estacionamiento que se tenía planeada dejar a la izquierda de la vía, prácticamente a la mitad de la calle y dejando un solo carril para la circulación de los automóviles.

Otro cambio consiste en que la ciclovía tendrá circulación solamente de sur a norte, igual que el flujo de los vehículos de motor, cuando en un principio se tenía previsto que sería de doble sentido.

Una vez que el Alcalde anunció el retorno de los trabajos, los trabajadores de la obra se presentaron en la calle Laureano Roncal, así como algunos agentes de vialidad, para retomar las labores que se mantenían pendientes.

Desde Isauro Venzor, calle donde comienza Laureano Roncal, con ubicación de sur a norte, comenzaron a colocar conos preventivos para dar paso a la instalación de unos bloques amarillos de plástico, que son utilizados para evitar la invasión de vehículos en determinadas áreas.

Los bloques son colocados al borde izquierdo de la ciclovía, intercalados con calaveras que ayudan a definir mejor el espacio exclusivo para la circulación de las bicicletas.

Jorge Salum señaló que se platicó con muchos vecinos y comerciantes de esta calle, además de que se contó con la asesoría de expertos, quienes dieron su punto de vista con relación a la viabilidad de continuar con el proyecto.

Existe la intención de invitar a los ciudadanos a utilizar más la bicicleta como medio de transporte, pero para quienes ya lo hacen por necesidad o por preferencia, esta es una obra que les ofrece mayor seguridad para sus traslados.

Mencionó que la calle es de todos y se tienen que buscar alternativas para atender las necesidades de todos los ciudadanos, incluyendo a quienes utilizan vehículos no motorizados.

Recordó que de no aprovecharse este recurso a tiempo, simplemente se hubiese perdido, de ahí que esto influyó en que en su momento la obra haya iniciado con cierta premura.

Además, anunció que a la par de la obra de la ciclovía, o como continuación, se llevará a cabo un programa de plantación de árboles en la misma calle.

Hay que tener en cuenta que la ciclovía contará con una longitud de 1.6 kilómetros y 3.20 metros de ancho, además de que cumplirá con los estándares internacionales para la circulación segura.

La inversión de la obra es de 2.8 millones de pesos, siendo este otro de los aspectos que ha sido objeto de polémica, ya que hay quienes aseguran que el monto es muy elevado para lo que se tiene que hacer.

Entre quienes cuestionan la cantidad de dinero asignada al proyecto, se puede mencionar a buena parte de los regidores de oposición del Ayuntamiento de Durango.

Se prevé plantar entre 55 y 600 árboles de más de dos metros de altura, que tienen muchas  probabilidades de desarrollarse con éxito, debido a su tamaño.

Hay vecinos y comerciantes que ya manifestaron su disposición de adoptar algún ejemplar para colocarlo afuera de su domicilio o negocio.

Viene además una campaña de educación vial, que permitirá promover una mayor conciencia entre los conductores y ciudadanos en general, acerca del cumplimiento de los reglamentos y su importancia para tener condiciones más seguras en materia de vialidad.

Sigue la resistencia

En el momento en el que se retomaron los trabajos, vecinos de la calle Laureano Roncal salieron de sus domicilios y algunos comerciantes de sus negocios, para observar lo que estaba ocurriendo.

Varios se agruparon e incluso hablaron con los medios de comunicación que acudieron a reportar el reinicio de la obra en torno a la que se realizó una reunión entre vecinos, comerciantes, ediles y servidores públicos, el pasado 15 de enero.

Fue precisamente en dicho encuentro en donde el alcalde Salum se vio en la necesidad de suspender de forma temporal los trabajos de la ciclovía, debido a la presión que en el momento se dio por parte de los asistentes.

No se dio fecha de reinicio, pero se anunció la participación de expertos en un análisis acerca de la viabilidad de la obra, que forma parte de un proyecto integral que se pretende desarrollar durante la actual administración municipal.

No obstante, el pasado martes 4 de febrero, el Gobierno Municipal convocó a rueda de prensa para dar a conocer “un anuncio muy importante” por parte del Alcalde, que resultó ser el retorno de la obra.

Con todo y las inconformidades que la decisión del Presidente Municipal trajo para los vecinos en desacuerdo, éste consideró que varios de ellos son susceptibles de ser convencidos de que se trata de un proyecto viable.

Empero, si se llegaran a presentar problemas como la invasión a propósito del espacio en el que se trabaja, entonces se procederá conforme a lo que establece la ley.

Los propios agentes de Vialidad de la Dirección Municipal de Seguridad Pública (DMSP) señalaron que en caso de recibir la orden de retirar vehículos con grúa o aplicar multas, procederán en consecuencia.

Por su parte, el regidor priista David Payán Guerrero, declaró que Jorge Salum tendrá  que asumir el costo de “atropellar” a la ciudadanía que no está de acuerdo con la ciclovía.

Dijo que el gobierno municipal tendrá que asumir el costo de no haber socializado una obra en la que los ciudadanos debieron haber estado más involucrados.

Afirmó que por su parte se logró hacer algo  a favor de los ciudadanos, como ayudar a lograr la suspensión temporal de la obra y que Salum escuchara las inquietudes de los vecinos y comerciantes.

Todavía hay gente inconforme con el proyecto y, aunque algunos cedieron, la mayoría no quiere una ciclovía en esta calle identificada como una de las más anchas de la zona.

Expuso que él y su compañera Daniela Soto, que integran la fracción del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Cabildo, se mantienen activos en la revisión del tema jurídico, pues aunque el Presidente Municipal dijo que no se requiere del procedimiento de cambio de uso de suelo, es prudente revisar bien el punto.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario