Desaparecer los puentes de descanso, la nueva ocurrencia de López Obrador

En Durango, además del malestar ciudadano, propiciará
pérdidas por cerca de 200 millones de pesos al año

Podrá ser una ocurrencia o un distractor más, pero la idea del presidente Andrés Manuel López Obrador de acabar con los fines de semana largos para que los niños y jóvenes aprendan más sobre las fechas cívicas e históricas, causó la reacción inmediata de diversas ramas de la economía vinculadas al turismo.

La propuesta que el Presidente de la República hizo el miércoles 5 de febrero en la rueda de prensa mañanera, sorprendió a todos, incluso a Miguel Torruco Márquez, secretario de Turismo Federal, quien por su parte y prácticamente al mismo tiempo, destacaba el impacto positivo que había tenido el reciente puente largo.

En el ámbito local la propuesta no pasó desapercibida ya que Eleazar Gamboa de la Parra, titular de la Secretaría de Turismo en la entidad, advirtió que un cambio de esta naturaleza en el calendario escolar ocasionaría pérdidas por unos 200 millones de pesos a Durango en el lapso de un año.

Hay que recordar que el Presidente inició la rueda de prensa del pasado miércoles, hablando de la conmemoración de la promulgación de la Constitución de 1917, para luego señalar que es muy lamentable que en los últimos tiempos se hayan dejado en el olvido estas fechas cívicas e históricas. Refirió que los niños de las escuelas, hasta de secundaria, hablan de los puentes, pero no del porqué no asisten a la escuela un viernes, un lunes, como recientemente ocurrió; y resulta que en el día 5 de febrero, nadie recuerda que se promulgó la Constitución.

Luego vino lo bueno, ya que declaró: “Por eso anuncio que terminando el ciclo escolar actual voy a proponer reformas, cambios, para regresar a las fechas históricas para que sea festivo el día en que se conmemore una fecha histórica, desde luego las más importantes, las trascendentes”.

Mencionó que como ya está aprobado el actual calendario escolar, hay que esperar hasta julio, pero la intención es que la conmoración de la Independencia sea exactamente el 16 de septiembre; así como el Aniversario de la Revolución, el 20 de noviembre.

“Sé que esto va a generar alguna polémica, pero considero que el que no sabe de dónde viene, nunca va a saber hacia dónde va”, declaró.

Un destino de dos o tres días

Para Durango, la posibilidad de que desaparezcan los fines de semana largos tiene un impacto negativo muy puntual, ya que tanto empresarios, como autoridades, han reconocido que este es un destino para visitar entre dos y tres días.

Esto coloca a Durango (principalmente a la capital) frente un escenario complejo, puesto que todo parece indicar que este es un destino idóneo para ser visitado durante los puentes.

A decir de Gamboa de la Parra, el 85 por ciento del turismo en Durango es regional, es decir, proviene de entidades vecinas, como Sinaloa, Coahuila, Zacatecas y Chihuahua.

Como ya muchos saben, la mayoría de los visitantes son de Sinaloa y buena parte de ellos de su capital Culiacán, quienes gustan de venir a la ciudad de Durango o a los diferentes centros ecoturísticos.

Los puentes o fines de semana largos se han convertido en una buena opción para que las familias aprovechen e incluso reserven sus viajes con tiempo para aprovechar la inasistencia justificada de los niños a la escuela.

De acuerdo con un ejercicio de cifras realizado por la Secretaría de Turismo local, se prevé que el ingreso en 2020 derivado de los fines de semana largos, sería de alrededor de 200 millones de pesos.

Sin embargo, en caso de que se llegase a quitar esta modalidad, la pérdida anual sería igual a esa cantidad, con impacto negativo para el sector hotelero, los restauranteros, el servicio de transporte y comercio, entre otros.

Esta es una entidad que en los últimos años ha buscado posicionarse como un destino turístico, valiéndose del atractivo histórico de su capital, así como los paisajes que ofrece la zona sierra.

Pero, al retomar sobre el asunto de la eliminación de los fines de semana largos, Eleazar Gamboa se mostró algo incrédulo de que este sea un plan que pueda llegar a concretarse.

Recordó que lo que hizo López Obrador fue una mera propuesta, que para que se lleve a los hechos necesita llegar al Congreso de la Unión como iniciativa para ser analizada y votada.

El funcionario estatal estimó que, de este momento hasta que finalice el Ciclo Escolar 2019-2020, el tema podría haber quedado en el olvido o incluso descartado.

Por rumbos distintos

Y mientras que López Obrador hablaba de acabar con los puentes, su Secretario de Turismo daba a conocer que el pasado fin de semana largo se había tenido una derrama económica de cuatro mil millones de pesos en el país, además de que se movilizaron un millón 600 mil turistas.

Lo anterior, con datos de la de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), correspondientes al periodo del 1 al 3 de febrero.

Desde 2006, es decir, hace 14 años, México ha recorrido los asuetos que caen a la mitad de la  semana a los lunes para que la gente pueda tener un fin de semana largo, aprovechado para el descanso o el esparcimiento.

La reacción de Torruco Márquez no se hizo esperar y se pronunció a favor de la preservación de los fines de semana largos, atendiendo a las peticiones del sector hotelero, uno de los que se verían más afectados con la medida propuesta por el Presidente.

Recordó que como representante de los hoteleros le tocó proponer la modalidad de los fines de semana largos hace 14 años, mientras que ahora está dispuesto a defender con argumentos el tema.

Francisco Martínez Díaz de León, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Durango, se refirió a esta situación, al señalar que mientras que por una parte el Secretario de Turismo en México destacaba los resultados favorables del pasado puente, el presidente anunciaba su intención de acabar con dicha modalidad.

El empresario duranguense lamento la evidente falta de coordinación entre el Presidente y el Secretario de Turismo, además de opinar que la solución a la preocupación de López Obrador está en otro ámbito.

Dijo creer que la postura del titular del Ejecutivo Federal es interesante, aunque consideró que eso es algo que debe ser solucionado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), de tal manera que se encuentre como ayudar a que los niños y jóvenes se interesen más en las fechas cívicas e históricas.

Tan solo en el puente pasado, la ocupación en los hoteles de la capital se incrementó en un 100 por ciento, con relación a los registros de media semana.

La ocupación que se tenía era de alrededor del 35 por ciento, misma que creció al 70 por ciento durante el puente, con todo y las condiciones climáticas de frío y viento que prevalecieron en esos días.

Hay que recordar que Andrés Manuel López reconoció que sabía que la propuesta generaría polémica, de ahí la preocupación de algunos, en cuanto a la posibilidad que puede haber de hacerlo cambiar de planes.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario