La CNTE perdió.

Wendy Bautista M.

Los que tuvimos la oportunidad de estar en la manifestación de la CNTE en el congreso del Estado, pudimos  ver de lo que son capaces los maestros enfurecidos y beligerantes que han tomado como pretexto las reformas secundarias a la ley de educación y decidieron tomar de rehén al poder legislativo.

Fue impresionante observar su furia contra todo y desahogarse con insultos, groserías, y estar a punto de la violencia en contra de los legisladores, para llamar la atención de los medios de comunicación, y dejar constancia en Durango de su inconformidad en medio de un movimiento nacional que ha desquiciado el país y la capital, con afectación severa a los derechos humanos de los ciudadanos y los estudiantes.

El miércoles 11 de septiembre, la CNTE en Durango se exhibió y perdió, porque después de su espectáculo de agresión verbal y descalificación, se retiró con las manos vacías, por su intolerancia, radicalismo y beligerancia total, porque desde el principio estuvo de manifiesto que no llegaron a dialogar, ni mucho menos a llegar a acuerdos, sino a insultar y a hacer su espectáculo mediático. Dicen ser 3 mil, pero son 500 en 40 escuelas a nivel estatal, su representación es disminuida pero buscan figurar con violencia.

Para ello se allegaron de grupos de choque infiltrados en la Cocopo, que se confundieron entre los manifestantes, gente resentida y enojada haciéndose pasar como maestros, y si los que si lo eran, y se subieron a las mesas, golpearon las puertas y las curules, gritaron y agredieron verbalmente, no son más que  una vergüenza para los educandos y para la sociedad en general.

Los legisladores les recibieron su pliego petitorio a los dirigentes visibles, pero todo se salió de control, cuando se encontraron con otro dirigente, disidente de la disidencia del CNTE, Luis Arnulfo Rosales, y sus contrarios liberaron su furia al ver que los legisladores lo tomaron en cuenta, pues es identificado con el gobierno.

Es decir, el punto de ruptura fue por la división de los dirigentes de la CNTE, que entre ellos no se toleran ni se pueden ver, pero ahí en el congreso se encontraron, y los dirigentes identificados con el PT  arremetieron en contra del disidente Luis Arnulfo Rosales  y se hizo el conflicto, pues sólo buscaban un pretexto d provocación.

Estos dirigentes que antes estaban en el PT, como Trujillo, Carrillo y Severiano Reyes traen su propio movimiento, que nada tiene que ver con Gonzalo Yañez, pues éste no tiene cabeza para tanto, por la depresión que trate después de perder la elección y pesar que va a hacer de su vida, pues pro ahora no tiene opción, más que la de Morena, si es que ahí le dan cobijo.

Lo que quedó de manifiesto abiertamente es la división interna y real del CNTE que  los llevó a enfrentarse entre ellos mismos y arremeter en contra de los legisladores a quienes culpan de las reformas educativas.

La otra realidad, es que desde el lado del SNTE, en la sección 12 y 44, se está gestando un movimiento interno que ha venido creciendo, con los maestros reales de los dos  sindicatos oficiales que están inconformes por las posturas asumidas por las dirigentes, Clara Gurrola y Adriana Villa, cuyas representaciones mantiene enojados y muy molestos a maestros que no se sienten representados por la postura oficialista de las maestras.

Este movimiento se ha denominado “La otra SNTE” en la que se está agrupando a la disidencia de la sección 44 y de la sección 12 y si están teniendo éxito  por la pasividad de los liderazgos estatales en las personas de Adriana Villa de la 12 y Clara Gurrola de la 44, la muestra fue la reunión de la semana pasada en la secundarias ETI número 1, en que la representación de la sección 12 salió abucheada, porque fueron a manifestar que todo estaba bien en la reforma y no había de que preocuparse, pero sin argumentos, lo que despertó  la furia de los maestros.

En la marcha por las calles dela ciudad, no estuvo la CNTE sino los maestros inconformes con el trato que les han dado, desde la SNTE, y los maestros que son primeros lugares de la prueba ENLACE a nivel nacional.

Este es un tema que si debe preocupar, o que ya está preocupando a las dirigencias formales, quienes tuvieron que gestionar la visita de su líder nacional Díaz de la Torre el viernes pasado a Durango, quien por cierto suspendió su encuentro con los medios de comunicación.