Cambalache electoral por reformas

@wendybautistamo

Los partido de oposición PAN y PRD en el Pacto por México, han dejado de manifiesto su postura inflexible de concretar la reforma electoral, con una serie de retrocesos y atentados en contra del federalismo, a cambio de apoyar  las reformas estructurales, la energética y hacendaria.

El mes de octubre es crucial para definir si hay o no consenso para que el partido de la izquierda y la derecha en México apoyen las reformas propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto en el tema hacendario y energético, pero parece que el acuerdo se aleja cada vez más de la mesa, pues este lunes 7 de octubre el PAN, inició una campaña de información en todo el país a través de sus comités directivos estatales y municipales para  darle difusión a los nuevos impuestos y el costo de aprobar una reforma energética.

Pero si ese es el cambalache entenderíamos pues, que el PAN y el PRD estarían de acuerdo en apoyar el IVA en colegiaturas, intereses hipotecarios, el IVA en las fronteras, y la inversión de capital privado en PEMEX y todo aquello que han criticado y adjudicado al PRI, entonces significa que cambiarían repentinamente su postura de negación a aprobación, si es que en la cámara y el senado hay visos claros de aprobar  la reforma electoral con los cambios que el PAN y PRD proponen, es decir todo bajo una negocia política como acostumbran.

Esto más que ayudar, exhibiría el real interese de los partidos de oposición, que privilegian sus intereses políticos, más que ver por el pueblo o por la sociedad que tanto aluden en el discurso, quedarían como incongruentes y contradictorios.

Proponen la creación del Instituto Nacional Electoral INE y de un tribunal federal encargado de dirimir todas las controversias de los Estados,  para eficientar recursos y evitar que los gobernadores controlen a los órganos electorales, tribunales y consejos, sin embargo el PRD y el PAN están cayendo en lo que tanto critican, al no tomar  en cuenta la manifestación colectiva de los presidentes de estos institutos, que se vieron en la necesidad de manifesatrse para exigir tomen en cuenta sus puntos de vista.

Si se les va a escuchar, pero de todos modos la reforma electoral será fats track para acelerar las otras reformas estructurales, de acordarse el INE y un solo tribunal electoral, eso trastocaría el sistema electoral mexicano desde que es federación, porque se le quitaría a los Estados sus facultades primigenias originales desde la Constitución de 1824 pasando por  la de 1917 para que un órgano externo organice sus elecciones en Estados y Municipios.

El INE cambiaría el modelo original constitucional para hacerlo centralista, y esto en síntesis creo que no es una buena fórmula para negociar reformas de gran trascendencia.

En el tema energético, el  PRD ha dicho que se haga la consulta popular que propone Andrés Manuel pero antes de lo que dice la Constitución, (es decir hasta la elección federal que es en julio del 2015), pero el PRD su necesidad es que sea  antes y que el resultado sea vinculante con la reforma energética, no importa cuántos vayan a votar, y esto  violaría la Constitución.

En cuanto a la propuesta del INE en el caso de Durango, durante el proceso electoral pasado, en el instituto electoral local, se reunió la comisión especial de programas sociales de  la cámara de diputados, que recorrió los Estados donde habría elecciones, y uno de sus objetivos fue tomar el parecer de los 17 institutos electorales donde habría elecciones, para que externaran su opinión sobre un instituto nacional y un tribunal.

Ahí el  rechazo fue total, pues estos órganos electorales se justifican en la tarea democrática y desaparecerlos atenta contra el federalismo, coincidieron el presidente del IEPC Javier Mier y el  presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado Raúl  Montoya Zamora. Exhortó a la comisión especial de la cámara de diputados a hacer un trabajo profesional y a la atura.

“ Los invito a que si se proponen una reforma de este calado, lo hagan con la reflexión y seriedad que amerita, que escuchen a los órganos y tribunales electorales en los Estados, porque tienen mucho que decir, este sistema es perfectible, ha funcionado y puede seguir así siempre y cuando exista la disposición de hacer las cosas bien, en favor d procesos limpios y  transparentes”.

Pero la defensa de Raúl Montoya  sobre la permanencia del Tribunal fue más allá, contradijo el argumento para desaparecer los tribunales electorales, en que se habla que las elecciones son muy costosas, sin embargo el presupuesto del Tribunal Electoral del Poder Judicial es tres veces mayor al de todos los tribunales electorales de la República Mexicana, y de dejar a este órgano como encargado para ver todas las controversias del país, su presupuesto se incrementaría mucho más, por eso el factor económico no es determinante para tomar la decisión.

En cuanto a la supuesta desconfianza de los institutos y tribunales electorales, dijo que  no es un concepto privativo de estos órganos, sino para todas las instituciones, así lo demostró la encuesta de cultura constitucional por el IIJ de la UNAM, ni los partidos, ni los gobernantes ni las instituciones tienen credibilidad social, incluso hay estudios que indican que los mexicanos no confían en si mismos.

Hablar de desconfianza en los tribunales de los Estados es muy subjetivo, porque en lo general el 90% de sus sentencias son confirmadas por las instancias federales, por ello no hay elementos para afirmar que los tribunales electorales locales actúan conforme a designios de los gobernadores.

Rechazó que en los Estados no exista gente capacidad para estar al frente de los órganos electorales, pues eso es un insulto para las universidades e institutos de investigaciones jurídicas en los Estados, porque en todos hay profesionistas con mayor preparación incluso que en los órganos federales.