LA DIGNIDIDAD DE UVIÑA Y EL FIN DEL PT

@wendybautistamo.

La semana anterior se dio un episodio muy penoso dentro del Partido del Trabajo, pero casi  esperado por quienes conocen la personalidad bipolar de Gonzalo Yáñez, para quien es una costumbre maltratar y humillar a sus subordinados, hasta obligarlos a rendirse a sus pies, o a tener dignidad y apartarse.

Este fue el caso de Valentin Uviña, regidor del PT que a seis semanas de llegar al cabildo pidió licencia de manera repentina, cansado de la presión constante de Gonzalo Yáñez, quien lo trataba peor que sirviente, al punto de quitarle gran parte de su sueldo  y humillarlo sin límite alguno, pues le hacía ver una y otra vez que todo se lo debía a él, incluida la regiduría.

Sin consultarlo con su jefe político, la tarde del jueves 17 de octubre el regidor pidió licencia dejando en claro un nuevo episiodio de división y decadencia del PT, pues a la fecha sólo cuenta con un regidor, pues el lugar del suplente de Valentín Uviña se encuentra acéfalo, y es muy probable que no llegue, pues Rigoberto Quiñones  es miembro de un movimiento cristiano que nada tiene que hacer con un compañero dirigente del movimiento lésbico gay.

Gonzalo Yáñez ensimismado en su soberbia y frustración, arremetió desde hace mucho tiempo contra Valentín Uviña, y al darse cuenta no de su error, sino de la falta de un regidor del PT en su propio perjuicio,  reconsideró y le pidió a Uviña regresara al cabildo, pero este tuvo dignidad y rechazó la propuesta, pues está en platicas con MORENA, y es probable que sea el coordinador en Durango.

Este hecho generó una nueva coyuntura en contra de Gonzalo Yáñez, pues su incondicional Primitivo Rios protege los intereses de su jefe que lo mantiene de aviador como director de una escuela y a su esposa como directora general de los CADI, y ahora lucha porque su hijo ocupe el espacio de la suplencia de Valentín Uviña, pero en una afrenta con  Gustavo Pedro Cortés, quien ha cobijado a Uviña para impedir llegue el heredero de Primitivo, y ningún alfil de Gonzalo, pero de ser necesario recorrer la lista de posiciones y ceder ese lugar al panista Paco González, antes que a un petista.

El ex presidente municipal de Durango,  envió señales de querer negociar ese espacio en el cabildo, mediante el voto en abstención de Trinidad Cardiel en el congreso del Estado en la aprobación del crédito de los 900 millones de pesos al gobierno estatal, hecho que llamó mucho la atención, pues la petista cambió repentinamente, quien había venido votando todo en contra y esta vez modificó su actitud.

Sin embargo, Gustavo Pedro Cortés ha encontrado la manera de hacer ver su liderazgo y de trabajar con Morena, al lado de Valentín Uviña, como una manera de construir su futuro político  y de frenar el autoritarismo de Gonzalo de seguirlos manejando a su antojo., pero también de hacerle ver a Primitivo Rios, que todo tiene un límite, y si él sigue aguantando los malos tratos de Gonzalo es su responsabilidad y su conveniencia.

Con esto podemos observar que Gonzalo no sólo es un mal agradecido al arribar al PAN para convencer a su dirigente para cederle espacios de manera excesiva en las primeras posiciones de las planilla, en una coalición de facto en julio pasado, pues a la primera de cambios, se desligó totalmente del PAN.  También se puede confirmar el nivel de soberbia y casi enfermedad mental para manipular y sentirse Dios dentro de lo que queda del PT.