Ahora, una parte del SNTE engrosa las filas de AMLO

De Elba Esther para “el Peje” con amor…


Julián Salvador Reyes, fue ubicado como representante del movimiento Redes Sociales Progresistas, el cual apoya de forma abierta al precandidato de izquierda a la Presidencia de la República.


Desde su arraigo domiciliario en Polanco, Ciudad de México, Elba Esther Gordillo opera a favor de Andrés Manuel López Obrador, varios de sus allegados y familiares, ya participan en acciones a favor del precandidato de la coalición “Juntos haremos historia”.


Julián Salvador Reyes, será el operador de “la Maestra” a través de las Redes Sociales Progresistas; se hará oficial esta semana

Texto: Daniel Estrada

Todo parece indicar que se consolida una “cargada” del magisterio sindicalizado a favor de Andrés Manuel López Obrador, organizada y operada por la mismísima Elba Esther Gordillo Morales, desde su arraigo domiciliario en un departamento de Polanco, en la Ciudad de México.

El movimiento, que tiene como principal objetivo sacar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Los Pinos y ayudar a ganar a López Obrador, en las elecciones del próximo 1 de julio de 2018, no es ajeno para Durango.

Recientemente, Julián Salvador Reyes, fue ubicado como representante del movimiento Redes Sociales Progresistas, el cual apoya de forma abierta al precandidato a la Presidencia de la República del Movimiento de Regeneración Ciudadana (Morena), Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES).

La estrategia que ha venido fraguándose desde hace ya varios meses se dará a conocer, de acuerdo a información obtenida, este martes. Se espera que cobijado por los representantes de Morena, PT y PES, además de decenas de maestros afiliados al SNTE, Julián Salvador Reyes, se presente como nuevo activo de Morena y tampoco se descara que participe como aspirante a uno de los distritos locales o federales.

El político y maestro vinculado por muchos años al PRI en Durango y posteriormente involucrado en Nueva Alianza (satélite del tricolor), estaría involucrado con el proyecto Redes Sociales Progresistas, que la semana pasada en Culiacán, Sinaloa, fue presentado por José Fernando González Sánchez, yerno de Elba Esther Gordillo.

El objetivo, explicó González Fernández, es trabajar en apoyo a Andrés Manuel López Obrador y el partido Morena, invitando al magisterio para que se unan a este movimiento pues entre sus propuestas está eliminar la reforma educativa.

Su trabajo será promover a López Obrador y a todos aquellos candidatos que compitan por estos tres partidos, por un puesto de elección popular.

En Sinaloa, son aproximadamente 20 mil maestros y ciudadanos en general quienes se unen a este movimiento y esperan tener un mejor futuro en México, aseguró el yerno de Elba Esther Gordillo.

Rosa Elvira Ceballos, coordinadora estatal de Redes Sociales Progresistas en Sinaloa, anunció que están listos para apoyar a López Obrador y llevarlo al triunfo que busca mejorar la nación.

Por otra parte, René Fujiwara Montelongo, ex diputado federal por Nueva Alianza y nieto de quien dirigió al Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) por más de 20 años, recientemente anunció que apoyará al “peje”. Fujiwara encabezó la semana pasada, la salida de cientos de jóvenes del PANAL en el estado de Chiapas. Todos pasaron a las filas de Morena.

Mientras tanto, Rafael Ochoa Guzmán, ex líder del SNTE, muy cercano a la maestra, apenas en 2017 se sumó a la campaña a favor de Delfina Gómez, candidata de Morena al gobierno del Estado de México.

De acuerdo con el análisis de Víctor Hernández Guerrero, director de La Semana Ahora, este es uno de varios indicios que dejan ver como Gordillo Morales, está operando a favor de quien va por su tercera candidatura a la Presidencia de la República.

Existe la intención de influir en el magisterio sindicalizado, con la consigna de echar abajo la Reforma Educativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto e impulsar una nueva de la mano con el “nuevo mandatario de izquierda”.

No se llevaban bien

A través de los años, la relación entre Elba Esther y Andrés Manuel no ha sido la mejor; en 2006, 15 días antes de la elección presidencial, AMLO la calificó como una cacique sindical, además de hacer referencia a que ella lo buscó para negociar acuerdos.

En 2011, se refirió a ella, a Carlos Salinas y a Vicente Fox, como elementos de la “mafia del poder”, además de afirmar que colaboró para que Felipe Calderón Hinojosa llegara a la Presidencia de la República de manera fraudulenta.

Ya para 2017, después de que años atrás había acusado a la maestra oriunda de Chiapas, de ser una cacique, mafiosa y fraudulenta, cuando fue cuestionado sobre posibles vínculos con ella, se concretó a pedir que no calumniaran.

Mientras tanto, ya en este 2018, en una reciente declaración del precandidato sobre la ex dirigente del SNTE, solamente comentó que no hará leña del árbol caído y que su prisión domiciliaria es un derecho.

Así ha cambiado la manera en la que se expresa el precandidato de la coalición “Juntos haremos historia”, con el paso del tiempo, lo cual genera fuertes sospechas sobre posibles cambios en la relación entre ambos.

Si en verdad Elba Esther buscó alguna vez, estando todavía como líder del sindicato más poderoso de Latinoamérica, para ofrecerle un acuerdo, dicho trato parece haberse concretado varios años después, y con la maestra todavía cumpliendo su sentencia desde el arraigo domiciliario.

No obstante, ambos tienen en común el fuerte interés de sacar al PRI de Los Pinos, ya que para López Obrador este podría ser su último intento de gobernar el país, mientras que Elba Esther Gordillo tiene muchas qué cobrarle al Presidente y al partido que la llevaron a prisión.

Un trofeo para Peña

Y es que para Enrique Peña, la detención de Gordillo perpetrada al poco tiempo de tomar las riendas de México, se convirtió en un estandarte de su lucha contra la corrupción, aunque después terminó por los suelos con escándalos como el de la “casa blanca”.

Elba Esther Gordillo Morales, nacida en Comitán, Chiapas, fue detenida el 26 de febrero de 2013, después de arribar al Aeropuerto de Toluca, Estado de México, en un vuelo privado, proveniente de Miami, Florida.

Se menciona que en poco tiempo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), así como la Procuraduría General de la República (PGR), en tiempo récord concentraron una serie de pruebas en su contra, para acusarla de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Todo esto por órdenes de Peña, quien veía en ella un riesgo inminente para la Reforma Educativa, pues la maestra ya había manifestado que no la apoyaría.

En poco tiempo le imputaron la malversación de dos mil millones de pesos, por lo que fue llevada al Reclusorio Femenil de Tepepan, por órdenes de quien en determinado momento se ostentó como su amigo, pero quien también fue capaz de presumir el arresto ante su grupo de colaboradores cercanos.

Sus más allegados

Tras su ingreso a prisión, fueron divulgados nombres de sus colaboradores más cercanos, entre los que sobresale su esposo Francisco Arreola Urbina, quien se desempeñaba como secretario de Finanzas del Sindicato.

Héctor Jesús Hernández Esquivel, también fue en determinado momento, encargado de las finanzas, de toda la confianza de Elba Esther; Juan Díaz de la Torre, quien llegó a ser dirigente sindical y el duranguense José Ángel Ibáñez Montes, quien en su momento fue diputado en esta entidad.

Rafael Ochoa Guzmán, ex líder del SNTE, muy cercano a Gordillo, el año pasado promovió el voto a favor de Delfina Gómez, la candidata de Morena al gobierno del Estado de México, a quien Elba Esther presumiblemente veía con buena cara por el hecho de ser docente de profesión.

René Fujiwara Montelongo y Fernando González Sánchez, nieto y yerno de la maestra, respectivamente, aunque en regiones distintas del país, también han emprendido acciones a favor de Andrés Manuel.

Además, existen versiones de que son varios los liderazgos de Nueva Alianza que se han mostrado inconformes con la ratificación de la alianza PRI-Verde-Panal, que apoya a José Antonio Meade Kuribreña.

En este sentido, podría registrarse una migración de políticos, funcionarios y legisladores neoaliancistas hacia Morena o bien a ofrecer su apoyo a la coalición “Juntos Haremos Historia”.

Por lo pronto, en Durango, Héctor Vela Valenzuela, ex secretario de Educación ya dio el sí a Morena, que dicho sea de paso le ofreció un espacio para competir en las próximas elecciones.

Por cierto, a él se le vio recientemente charlando con Alfredo Valles, ex dirigente del SNTE en Durango y uno de los liderazgos más fuertes de Nueva Alianza a nivel nacional, en los últimos años.

Lo cierto es que políticos de diversos partidos, funcionarios, empresarios y diferentes asociaciones civiles, han hecho abierta su simpatía y apoyo a la precandidatura de López Obrador.

Incluso Manuel Espino Barrientos, ex presidente nacional de Acción Nacional (PAN) y recientemente adherido a Movimiento Ciudadano, ya declaró que irá con AMLO de cara a las elecciones de 2018.

, , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *