José Aispuro: me preocupa el criterio que utilizaron para ponernos en Semáforo Rojo

Durango terminó la etapa nacional de sana distancia entre los cuatro estados con menos población infectada

Arranca Durango con semáforo rojo

Llama la atención al Gobernador que a pesar de que el estado es de los que menos contagios registra, inicie el retorno a la nueva normalidad con el color rojo, aunque reconoce que aquí el número de casos positivos está en acenso.

Por fin llegó la fecha que ha generado tanta expectativa y, para evitar la práctica de actividades no esenciales, se reforzarán las tareas de supervisión. La STyPS, advierte sanciones como cierres y multas de entre 20 mil y 500 mil pesos, para quienes no hagan las cosas de forma correcta.

Texto: Daniel Estrada O.

Durango inicia la nueva normalidad con semáforo rojo, es decir, se continuará con el desarrollo de las actividades esenciales, con el agregado de tres nuevos sectores a la lista: la minería, la construcción y el automotriz, así como el comercio de bienes y servicios, plazas comerciales, mercados, peluquerías y estéticas.

Por otra parte, los que tendrán que esperar son los  gimnasios, balnearios, teatros, salones de eventos sociales, bares, cines, museos y centros turísticos, por el alto riesgo de contagio que todavía representan.

El gobernador José Rosas Aispuro Torres, indicó que Durango, como la mayoría de las entidades iniciará esta etapa con semáforo rojo, siendo el vecino estado de Zacatecas el único que comenzará con amarillo.

En entrevistas con medios nacionales, el mandatario estatal informó que el pasado miércoles 27 de enero por la mañana, fue notificado por el Gobierno Federal sobre el inicio del semáforo para Durango en rojo.

“Tendremos que revisar muy bien qué es lo que se podrá poner en operación y qué es lo que tendrá que esperar a que mejoren las condiciones”, expuso.

Señaló que le parece extraño que, Durango, uno de los estados con menos contagios, vaya iniciar actividades mientras está en semáforo rojo, pero el mismo día que lo hará prácticamente todo el país.

“Me preocupa cuál fue el criterio para ubicar a Durango con los que se encuentran en la etapa más crítica, aunque no dudo que nos encontramos en una situación difícil”.

Manifestó que los ciudadanos se deben seguir cuidando, puesto que la única manera de cuidar la salud y la vida es cuidar atender todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias.

Lo que no se puede hacer, es tener un criterio local y otro general, aunque dijo que, en el caso de la Comarca Lagunera, es indispensable la coordinación entre los gobiernos de Durango y Coahuila, para no realizar esfuerzos distintos en esa zona metropolitana.

“No se puede tener un color de semáforo en la parte de Coahuila y otro en la de Durango, ya que la evolución de la pandemia en la región es la misma”, expuso.

Lo que no se debe hacer es querer imponer algo que no corresponda a la realidad que se vive en la entidad y señaló que son las autoridades locales las que por obvias razones tienen el pulso preciso de lo que ocurre en su territorio.

Aispuro Torres mencionó que Durango es uno de los estados con menor cantidad de contagios de COVID-19, pero eso no quiere decir que el problema ya se haya superado, sino que apenas está entrando a la etapa más complicada.

Lo que más preocupa es que se llegue a una saturación de hospitales, debido a la forma en la que se ha incrementado en últimas fechas, la cantidad de personas que necesitan ser internadas.

“Si esto continúa durante algunas semanas o meses más, lo más probable es que se rebase la capacidad hospitalaria, por lo que se siguen promoviendo las medidas de prevención”, comentó.

Ante las reacciones que algunos gobernadores han tenido con relación al tema del semáforo que se activa este 1 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador, refirió que evitará la confrontación y dará lugar al diálogo y los acuerdos.

“…Pues con diálogo, no peleándonos, buscando los acuerdos y también no obligando a nadie, nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”, expuso en la rueda de prensa mañanera del pasado 27 de mayo.

Gran expectativa

La realidad es que en Durango se ha generado mucha expectativa con relación al 1 de junio, sobre todo en el ámbito comercial y teniendo en cuenta que han transcurrido más de dos meses de inactividad para quienes se desempeñan en actividades no esenciales.

Y mientras que algunos se preparan para la reapertura de sus negocios, las autoridades locales han endurecido las acciones en contra de quienes incumplen con los protocolos sanitarios para evitar la propagación del virus.

Por lo pronto, la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) ya publicó una serie de lineamientos en los que se indica la forma en la que se dará paso al retorno paulatino a las diferentes actividades económicas.

Para ello, es necesario tener bien definido el sector, ya sea de la construcción, minería, industrial  o el comercio y servicios, estos últimos en sus vertientes de entretenimiento y/o tiendas, zapaterías y otros.

Para el regreso se tendrá que cumplir con todos los lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral, emitidos por el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Economía el pasado 18 de mayo.

Para poder trabajar, se tiene que estar incluido en la lista de comprobación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ante el COVID-19 para el retorno al trabajo, para la micro, pequeña, medianas y grandes empresas.

Hay que subir la información a la plataforma de la nueva normalidad y capacitar al personal en cursos relacionados con las medidas que se tendrán que obedecer para evitar brotes.

Hay que recordar que el propio gobernador ha insistido en que un brote, obligará al cierre de la empresa en la que se presente, de ahí la importancia de seguir los lineamientos con precisión.

Supervisión

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) se ha preparado para lo que se viene durante este periodo de reapertura y para ello se ha capacitado y fortalecido al área de supervisión, teniendo en cuenta que se tendrá una mayor vigilancia en empresas con más de 12 empleados y más.

Son alrededor de 14 mil los centros de trabajo que hay en Durango, mismos que podrán regresar de forma paulatina a las actividades, dependiendo de la condición que se presente con relación al número de contagios, ocupación de hospitales y otros factores que influyen en el color del semáforo.

Son 120 las personas que la STyPS ha capacitado para el trabajo de supervisión que se llevará a cabo para revisar que las empresas que están en operación, cumplan con todos los protocolos.

Los municipios ayudarán a llevar a cabo esta labor, principalmente con las empresas con menor número de trabajadores, con el objetivo de evitar la desobediencia.

“Vamos a ser muy estrictos con las sanciones, que pueden ir desde el cierre del establecimiento, hasta el castigo pecuniario con sumas de entre 20 mil y 500 mil pesos”, anotó.

Por su parte, Blanca Estela Luna Gualito, directora de los Servicios de Salud en Durango, remarcó que la reactivación de un mayor número de actividades económicas dependerá del comportamiento del semáforo.

Reconoció que empresarios de diferentes municipios han llamado a la Secretaría de Salud para preguntar la fecha en la que se permitirá la apertura de los negocios, lo cual depende mucho del comportamiento de la población.

Por lo pronto, se tiene previsto que durante junio se mantengan los casos de COVID-19 en aumento, por lo que se tendrán que mantener y hasta reforzar las acciones preventivas como la sana distancia y la permanencia en casa.

Se tenía una proyección de cerrar junio con 500 casos positivos, la cual no se alcanzó, sin embargo, ante el incremento de la movilidad, sí se mantienen en ascenso los contagios, así como los casos graves y los decesos.

 

Semáforo

Rojo

 

Se permitirá la realización de las actividades catalogadas como esenciales, incluyendo los tres sectores recientemente agregados a la lista, que son la minería, la construcción y el automotriz.

Naranja

Se incluyen actividades no esenciales, aunque en un nivel reducido, como las que se realizan en espacios públicos, aunque de manera limitada. Las personas vulnerables podrán reincorporarse a sus labores, aunque con cuidados especiales.

 

Amarillo

Se puede trabajar en actividades laborales esenciales y no esenciales, sin restricción. En espacios públicos abiertos se tomarán medidas de prevención mayores, mientras que en los espacios públicos cerrados (cines, teatros y restaurantes) serán mayores. No se contempla el regreso a clases.

 

Verde

No hay restricciones de salud en ninguna actividad, además de que es el tiempo adecuado para que se dé el retorno a las escuelas.