Acaparan obra pública 10 constructores, y caso San Dimas

 

Wendy Bautista Morales.

Esta semana dos temas acapararon la atención de la agenda pública, el primero el de los constructores que hicieron pública su inconformidad por la cerrazón en la obra pública a través de la SECOPE y la falta de liderazgo en la CMIC,  por otro lado la disputa de poder en el Municipio de San Dimas por José Ramón Enríquez y la alcaldesa Alma Leticia Reyes.

Abrió la semana con un desplegado del constructor Julio César Rodríguez, uno de los 7 defraudados en el 2012 con 20 millones de pesos, por un consorcio fantasma y la vinculación de por lo menos tres ex alcaldes, Adán Soria, Enrique García Solís y Raúl Piedra Macías de Durango, Vicente Guerrero y Poanas.

Reclamó la falta de liderazgo en la CMIC, dirigida por Pablo Godínez y su tibieza para defender los intereses de los constructores, por su caso en particular, en el que fue omiso. Este reclamo del empresario, fue por la critica de Godines a la SCT por incumplir –según él- con la distribución de obra a constructores locales, sin embargo, Julio César lo evidenció con su caso, como un presidente desinformado, incongruente y sin criterio.

En toda la semana la CMIC no reaccionó a esta crítica, no hubo una postura del presidente ni del consejo directivo, ni del consejo consultivo, tampoco un comunicado oficial para negar las afirmaciones del constructor, dejando en claro que el que calla otorga.

Dos días después, en El Sol de Durango se publicó un segundo desplegado firmado por 7 constructores que apoyaron a Julio César y decidieron poner su nombre, para exigirle al gobernador Jorge Herrera Caldera transparencia y equidad en la obra pública, pues la Secope la distribuye en un reducido grupo de menos de diez constructores locales que acaparan la obra pública, dejando sin oportunidad al resto.

Este hecho de inmediato fue leído por los priistas como un hecho no fortuito, sobre todo cuando esta semana el grupo del ex gobernador Ismael Hernández Deras se hizo presente para ser vistos por el grupo hegemónico, llamar la atención en el entorno político de la entidad, prueba de ello la fiesta de cumpleaños de Ismael.

Entonces, bajo este tenso escenario, se suscribió la emisión de los dos desplegados, uno de ellos que cuestionó al gobernador, y hubo varios funcionarios y priistas que aseguraron que los constructores fueron movidos por alguien, que su reclamo no fue genuino, habrá que ver la evolución para tener mayores elementos de cómo sucedieron las cosas.

Fue hasta el viernes, cuando César Guillermo Rodríguez respondió para negar que las licitaciones son abiertas y públicas, las adjudicaciones se dan a las mejores ofertas, no hay dedazos , pues todo está avalado por los organismos revisores.

A pesar de que la pagina en el apartado de transparencia, dice aparece la leyenda de Confidencial en contratos de obra pública, el secretario d obras públicas, dijo que los procesos de licitación están en internet, y aceptó que algunos documentos son confidenciales.

En los últimos 8 años en que ha estado al frente de la secretaría,  ha habido oportunidad para 500 constructores lo que habla de equidad, y quien tenga inconformidad que lo denuncie ante las instancias respectivas,  fue todo lo que respondió, ante el cuestionamiento de algunos reporteros sobre el desplegado que cuestiona los procesos de licitación en la obra pública.

En razonamiento de dos de los constructores firmales, fue que las prácticas de simulación en la obra pública  siguen vigente, el tráfico de influencias y la falta de transparencia son un hecho, pues actualmente no llega a 10 empresas grandes y medianas que acaparan la obra distribuida en el año, dejando sin oportunidad a pequeños constructores que antes vivían todo un año de hacer dos o tres aulas, pero ahora ni eso, han sido desplazadas por las constructoras favoritas, en que las obras están arregladas y decididas con anticipación.

Los procesos de licitación y concurso se realizan para cumplir las formas, y evitar que los organismos de control interno y  fiscalización puedan detectar anomalías, pero entre los constructores ya se sabe de los arreglos y la entrega del respectivo moche sobre el costo total de la obra.

Estos vicios se expanden por los Municipios del Estado, donde la corrupción también ha echado raíces de manera más firme, pues el poder de  los presidentes municipales se impone,  crean constructoras fantasmas y realizan obra a través de terceras personas, para controlar el destino de los recursos públicos, “eso es un secreto a voces”.

Las denuncias concretas ante las autoridades no existen porque los empresarios de la construcción tienen miedo a represalias, a que les retiren la poca obra que consiguen, a que los veten por denunciar, y a que exista una persecución en su contra sólo por el hecho de inconformarse. Sin embargo ahora se atrevieron a hacerlo, con todo lo que ello implique.

En el tema de la disputa por el poder en San Dimas, valdría la pena que un organismo externo como el congreso del Estado haga una investigación sobre lo que sucede y clarifique los supuestos malos manejos de la presidenta municipal de escasos 20 años, a quien ya le brincó la inexperiencia, aprovechada por el dirigente del partido Movimiento Ciudadano, quien le hecho la caballada encima en una muestra de poder y de disputa por el control del municipio a través d su hermana la tesorera Guadalupe Enriquez Herrera.

Es lamentable que un Municipio tan necesitado, y tan carente de fuentes de empleo, tenga que enfrentar esta penosa situación, que acrecenta la decepción en los políticos y la política, por eso la gente ya no cree en su gobernantes. Solo han pasado cinco meses y los problemas de ingobernabilidad son graves y muy lamentables.