A mitad de la epidemia, HOSPITALES A TOPE

Texto: Daniel Estrada O.

González Romero: ya no hay médicos para contratar y los que tenemos, se siguen contagiando

Más allá de que el Hospital General 450 ya rebasa el 80 por ciento de su capacidad, el déficit de personal médico es una realidad en Durango; alrededor de mil 200 médicos fueron retirados de los hospitales, por su edad o su condición vulnerable de salud.

Sergio González Romero, titular de la Secretaría de Salud en Durango, manifestó que, además del incremento de pacientes graves con necesidad de internamiento y la cantidad de personal que tuvo que irse a casa, constantemente crece el número de trabajadores de la salud que tienen que ser aislados por el contacto con positivos de COVID-19.

Por si fuera poco, en el estado de Durango no hay médicos para contratar, misma situación que ocurre en todo el país y en el mundo.

Por otra parte, son muchos los médicos que prefieren mantenerse alejados del coronavirus, debido a los estragos que está ocasionando en diferentes partes del planeta.

En una reunión reciente del Consejo Estatal de Salud, se habló del déficit que hay en cuanto al personal médico, de ahí la urgencia de implementar medidas que ayuden a frenar el incremento de contagios que se ha registrado en últimas fechas.

Lo que más preocupa  no es solamente la cantidad de camas disponibles para atender a los que así lo requieren, ya que puede haber tres o cuatro pisos llenos de camas y ventiladores en el Hospital General 450, pero si no hay médicos, eso de poco sirve.

“Hay que recordar que hace ya algunas semanas, al inicio de la contingencia, se nos fueron más de mil 200 trabajadores que tenían

más de 60 años o alguna comorbilidad que los hacía más vulnerables al virus”, expuso.

Los que han tenido contacto con pacientes positivos se han tenido que dar de baja, lo cual ha reducido todavía más la plantilla, no solamente en el HG 450, sino en otras instituciones de la capital y el resto de la entidad.

“No es fácil salir a contratar más médicos, pues no hay capacidad profesional para la demanda que puede llegar a requerirse, motivo por el que unidades hospitalarias de otros lugares del país y del mundo han colapsado”, comentó.

Además de personal médico contagiado, la semana que pasó se tuvo una baja sensible en el equipo de batalla de Salud, ya que falleció el médico Alfredo “N”, director del Centro Estatal de Transfusión Sanguínea, establecido en instalaciones del HG 450.

Aunque se desconoce en donde resultó contagiado, su deceso resultó ser un duro golpe para la comunidad médica de Durango, que ve el lamentable desenlace, como una muestra más de la agresividad del virus, que para muchos, todavía es motivo de dudas.

Prácticamente a diario, el Secretario de Salud, ha suplicado a la ciudadanía duranguenses, que procuren mantenerse en casa y guardar la sana distancia si es necesario salir, ya que la desobediencia ha sido la causa del incremento acelerado de casos positivos y fallecimientos que se han tenido en los últimos días.

Riesgo latente

Julio Gutiérrez Méndez, titular en Durango del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), manifestó que en el caso del Hospital General de Zona No. 1, la ocupación es del 30 por ciento, con relación a la capacidad que se tienen para la atención de pacientes COVID-19.

Sin embargo, esta cifra puede resultar engañosa, ya que con una ocupación del 100 por ciento, no se contaría con el personal suficiente para la atención de todos los pacientes.

“Si saturamos los hospitales, vamos a tener un colapso, por lo que la mejor forma de evitar que esto ocurra es la permanencia en casa”, advirtió.

Señaló que es muy importante que las personas con obesidad, diabetes e hipertensión, se mantengan resguardadas en sus domicilios, pues son de las que corren más riesgo.

La curva de contagios se mantiene en ascenso y como se ha podido ver, cada vez es mayor el número diario de casos positivos, por lo que se necesita tomar con más seriedad la pandemia.

 

En el IMSS ya no se están recibiendo a familias, se pide que en el caso de los adultos, en lo  posible acudan solos a sus consultas, además de que no está permitido el acceso a los niños, salvo que sean ellos quienes requieran atención.

“Tenemos medidas estrictas en nuestras unidades, con el objetivo de ayudar a evitar contagios, pues es preferible evitar a toda costa que las instituciones lleguen a su capacidad máxima de atención”, previno.

A la fecha, Durango se encuentra en un entorno de contagio de comunidad, en el que resulta complicado que la persona contagiada sepa el lugar en el que contrajo el virus o la persona que se lo pasó.

Cada vez resulta más difícil tener este tipo de información, no como en un principio, cuando se podía saber si el virus había sido contraído en el extranjero, por el contacto con personas que venían de fuera o por un familiar.

“Esa es la importancia de la inmovilidad, pues también están los casos de contagiados asintomáticos, que pueden llevar la enfermedad a muchos lados sin darse cuenta”, anotó.

En La Laguna

Mientras tanto, González Romero, se refirió a la condición que guarda el nuevo Hospital General de Gómez Palacio, el cual tendrá la vocación especial de atención a pacientes con Coronavirus.

Dijo que el nosocomio ya se encuentra en posibilidades de operar en caso de una emergencia, no obstante, lo único que falta para que esté al 100 por ciento, es la instalación de tomas de aire al vacío y conectores para cada una de las camas.

Todo lo demás, que no es poco, ya está listo para su utilización, en cuanto a infraestructura y equipo se requiere.

Empero, para la funcionalidad completa de este espacio, se presenta el mismo problema que se está teniendo en el resto de la entidad: la carencia de personal médico.

Se tiene previsto instalar en un principio 30 camas, para luego aumentar a 60, en caso de ser necesario, aunque sin médicos, dicho potencial no será de gran utilidad.

“De nada sirve tener un edificio magnifico, si no se cuenta con el personal necesario. Estamos cumpliendo con todas las normas de ocupación y ya vamos muy avanzados en el tema”, dijo.

Manifestó que se hará una combinación entre el personal que se desempeña en el hospital que se encuentra en funciones y los de nueva contratación.

Se ha buscado garantizar con la Secretaría de Salud el número de contratos programados para los hospitales COVID-19 en Durango, pero de nueva cuenta,  el problema es que no existe la cantidad de médicos especialistas requeridos para la atención de los enfermos graves.

Positivos asintomáticos

Blanca Estela Luna Gualito, directora de los Servicios de Salud en Durango, remarcó la existencia de casos asintomáticos, razón por la que la permanencia en casa y la sana distancia, resultan determinantes para reducir la incidencia de contagios.

En el caso de la Región Laguna, se ha realizado un tamizaje que ha permitido detectar este tipo de casos, por lo que se ha podido actuar en consecuencia.

“No sabemos quiénes podemos ser positivos, pues podemos no tener síntomas o que estos sean muy leves para percibirlos, por lo que se tienen que fortalecer las medidas preventivas”, anotó.

Llamó de nueva cuenta a evitar el saludo de mano y de beso, pues todavía hay quienes los practican, pero además, dijo que tampoco es recomendable el saludo de codo, pues hay que mantener distancia.

Hay personas que nunca sospecharon que estarían en contacto con casos positivos y han tenido que acudir a realizarse la prueba para confirmar o descartar la enfermedad, pues a estas alturas, esta puede ser contraída en cualquier lugar.