Inédita semana. Para la historia.

 

La que transcurrió fue una semana histórica en la vida política de Durango. Un ex alcalde fue a la cárcel, un poder legislativo decide abrir una investigación a un ex gobernador, un grupo de constructores pillos se burla nuevamente de la autoridad entregando cheques sin fondos por el fraude en una obra,  y varias personas salen de la administración estatal.

Finalmente la madrugada del martes 11 de marzo, se consumó la serie de irregularidades denunciadas  por el delito de fraude equiparado  a un grupo de constructores por el gobierno de Adán Soria Ramírez, y sorpresivamente el ex presidente municipal fue sacado de su casa en Colinas del Saltito para cumplimentar la orden de aprehensión en su contra, por la denuncia de la empresa Visión y Proyectos SA de CV de  Pedro Valencia por un presunto fraude de más de 3 millones de pesos.

A las 7 de la mañana se dio a conocer en los medios electrónicos de manera extraoficial y alrededor de las 9 la fiscal General Sonia de la Garza confirmó la aprehensión y el ingreso al Cereso número 1, hecho que le dio la vuelta a las redes sociales dentro y fuera del Estado. A las 2 de la tarde, inició la audiencia en los juzgados del nuevo sistema de justicia penal, en que después de una hora de desahogo salió libre con un depósito de garantías de 2 millones 500 mil pesos.

En este trayecto, de las 7 de la mañana a las 2 de la tarde, sucedieron varias cosas; el Congreso del Estado en una decisión histórica aprobó una comisión especial para investigar los actos de corrupción del ex gobernador Ismael Hernández Deras (2004-2010) todo derivado de su fiesta de cumpleaños con “despilfarro” de 10 millones de pesos y la presentación de varios artistas.

Fueron 26 votos a favor y 2 abstenciones del PAN y PT, cuyos legisladores Juan Quiñones y Trinidad Cardiel, justificaron su negativa en que no se prestarían al ajuste de cuentas entre priistas, porque en esa comisión había más de fondo. No asistieron Felipe Enríquez Herrera de Movimiento Ciudadano y Ricardo del Rivero del PAN, quienes prefirieron no comprometerse ni para bien ni para mal.

Todos estos hechos de tensión política, se dieron en el marco de la visita del secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong quien estuvo en la Comarca Lagunera para inaugurar algunas obras deportivas y de infraestructura, con un claro mensaje de aval de lo que estaba sucediendo en la capital, pues este funcionario federal es el mayor operador político del gobierno de la República.

Al siguiente día, el Congreso del Estado publicó un desplegado dirigido a Osorio Chong, en que le piden todos los legisladores su intervención para agilizar la investigación en contra del ex gobernador Ismael Hernández Deras, para clarificar el destino de los recursos erogados en su fiesta de sus 50 años. Este documento se constituye como una embestida muy fuerte del poder legislativo al ex gobernador, pues no existe antecedente en el pasado inmediato.

Mientras Adán Soria Ramírez fue llevado al Cereso, internado y desahogado su proceso, un personaje de nombre Ervey Rodríguez Soto, entregó al DIF Municipal,  seis cheques por 2 millones 900 mil 750 pesos, como reposición no ejercida en la obra del Centro Comunitario de Protección al Infante, caso que fue documentado ampliamente en este medio de comunicación.

La corrupción y los malos manejos de empresas fantasma que realizaron esa obra, obligaron a este señor y a otro de nombre J Pablo a firmar los cheques y  a reponer ese monto, de un total de 4 millones 300 mil pesos destinados para dicha obra, sin embargo los cheques acompañados con un documento que explica la devolución por su no ejercicio al momento de hacerse validos no tenían fondos, a pesar de corresponder a seis empresas diferentes.

Todo este hecho fue el descaro y la burla total, para ganar tiempo, en un hecho por demás reprobable que exhibe el nivel de corrupción, cometido en el gobierno de Adán Soria  y seguramente las acciones penales estarán dirigidas a dar con el paradero de estos timadores, pues el fraude fue en contra del erario municipal.

El jueves, otro de los constructores defraudados, quien lleva más de año y medio en su peregrinar,  Julio César Rodríguez Martínez fue entrevistado para ver cuál había sido la repercusión de su caso, pues la aprehensión de Adán está ligado con el fraude cometido en su contra. El empresario, dijo que espera se le haga justicia, y que lo sucedido con Adán Soria le da esperanzas de que pueda recuperar su dinero, pues la fiscalía ya actuó.

Julio César Rodríguez, inició una denuncia penal desde el año 2013, cuando junto con otros 6 constructores fue defraudado por un grupo de personas relacionadas con Ernesto Cordero, un consorcio encabezado por Rafael López Esquivel, Bernardo Terrazas, Rebeca Maritza Rasgado, y varios ex alcaldes de Vicente Guerrero, Poanas y Durango, intervinieron para convencerlos a depositar el equivalente el 1.1% de las obras por más de 277 millones de pesos, pero todo resultó ser un fraude.

Los hechos sucedidos en esta semana, condujeron a una serie de señalamientos sobre un posible ajuste de cuentas, o vendetas políticas. Creo que más allá de esos comentarios, los argumentos están ahí, los fraudes existieron en contra del erario público, de particulares, y es un buen momento para que los ciudadanos exijamos claridad y actuación de las autoridades para que estos hechos de corrupción no se repitan.