Francisco: “Madres, que tenéis el don del consejo, pedidlo para vuestros hijos”

“Este don nos hace crecer interiormente, positivamente, en la comunidad”

 Multitudinaria audiencia (una más) del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. Se repiten los gestos, los abrazos, los besos, los intercambios. Sólo cambia la gente y permanece el cariño demostrado a raudales hacia el Papa y la Iglesia que encarna. Y tras la interacción, el cambio radical del Papa, que se concentra en la oración. Y, en su catequesis, le dice a la gente que pida a Dios el “don del consejo”, uno de los dones del Espíritu Santo.

Y comienza la celebración de la Palabra. Con un texto del libro de los Salmos: “Bendeciré al Señor que me aconseja, hasta de noche me instruye eternamente, tengo siempre presente a mi Señor, con Él a mi derecha no vacilaré”.

Algunas frases del Papa

“El Señor me aconseja, me habla internamente, dice la lectura de los Salmos. Y ése es otro don del Espíritu santo. El don del consejo”

“Importante contar con el consejo de personas sabias y que nos quieren bien”

“¿Cómo actúa este don en nosotros?”

“El Espíritu comienza a orientar nuestros pensamientos y sentimientos, según el corazón de Dios”.

“Nos lleva a Jesús, como modelo de actuar y de relacionarse con Dios Padre”

“El Espíritu nos hace capaces de tomar una decisión concreta en comunión con Dios”

“Nos hace crecer interiormente, positivamente, en la comunidad”

“Nos ayuda a no caer en el egoísmo”

“La condición esencial para conservar este don es la oración”

“Con la oración dejamos espacio para que el Espíritu nos aconseje”

“No olvidéis nunca la oración”

“Rezar para que el Espíritu nos dé este don del consejo”

“Pidamos consejo al Señor”

“Una sintonía profunda con el Señor en el Espíritu”

“Tenemos que dar espacio al Espíritu para que nos aconseje a través de la oración”

“El Señor nos habla también a través de la voz y el testimonio de los hermanos”

“Recuerdo una vez en el confesonario…en el santuario de Luján, la diócesis de aquel obispo que está allí…Y llegó un chico moderno, con tatuajes…Vino a contarme un problema gordo y difícil…Se lo conté a mi madre y ella me dijo: ‘Vete a la Virgen y ella te dirá lo que debes hacer’”.

“Indicó el camino justo. Este es el don del Consejo. Dejar que el Espíritu hable”

“Madres, que tenéis este don del consejo, pedid este don para vuestros hijos”

“Pedis siempre el don del consejo. Gracias”

Saludos del papa en español

Queridos hermanos y hermanas:
Hoy consideramos el don de Consejo. Éste es el don con el que el Espíritu Santo nos ayuda a tomar decisiones en nuestra vida concreta, siguiendo la lógica de Jesús y su Evangelio. Ilumina nuestro corazón y nos hace más sensibles a la voz del Espíritu, para que en nuestros pensamientos, sentimientos e intenciones no nos dejemos llevar del egoísmo o de nuestro modo de ver las cosas, sino del querer de Dios. Al mismo tiempo, nos lleva a conformarnos cada vez más con Jesús, como modelo de nuestro obrar y de nuestra relación con Dios y con los hermanos. ¿Qué podemos hacer para ser más dóciles a este don de Consejo? La condición esencial es la oración. Gracias a la intimidad con Dios y a la escucha de su Palabra va madurando en nosotros una sintonía profunda con el Señor, que nos lleva a preguntarnos constantemente: ¿Qué es lo que el Señor desea? ¿Cuál es su voluntad? ¿Qué es lo que a él le gusta? Por otra parte, el don de consejo, como los demás dones, constituye también un tesoro para toda la comunidad cristiana. Dios no nos habla sólo en la intimidad del corazón, sino también a través de la voz y el testimonio de fe de los hermanos, que nos ayudan a ver más claro y a reconocer la voluntad del Señor.
***
Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos venidos de España, México, Guatemala, Colombia, Perú, Uruguay, Venezuela, Argentina y otros países latinoamericanos. Que la intercesión de la Virgen María, en este mes de mayo, nos ayude a vivir nuestra vida cristiana con más docilidad a la voz y al amor del Espíritu Santo. Muchas gracias y que Dios los bendiga y la Virgen los cuide.

En su saludo en italiano, el Papa dice “no a todo tipo de droga”.

“No a la droga, a ningún tipo de droga”

También dice que “las dificultades económicas no nos amarguen la vida”

Texto completo de la catequesis del Papa traducida al español

Los dones del Espíritu: el Consejo

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hemos escuchado en la lectura aquella parte del libro de los Salmos que dice “el Señor me aconseja, el Señor me habla interiormente”. Y este es otro don del Espíritu Santo: el don del consejo. Sabemos cuánto es importante, sobre todo en los momentos más delicados, el poder contar con las sugerencias de personas sabias y que nos quieren. Ahora, a través del don del consejo, es Dios mismo, con el Espíritu Santo, que ilumina nuestro corazón, para hacernos comprender el modo justo de hablar y de comportarse y el camino a seguir. Pero ¿cómo actúa este don en nosotros?

1. En el momento en el cual lo recibimos y lo acogemos en nuestro corazón, el Espíritu Santo comienza inmediatamente a hacernos sensibles a su voz y a orientar nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestras intenciones según el corazón de Dios. Al mismo tiempo, nos lleva siempre más a dirigir la mirada interior sobre Jesús, como modelo de nuestro modo de actuar y de relacionarnos con Dios Padre y con los hermanos. El consejo, es entonces el don con el cual el Espíritu Santo hace que nuestra conciencia sea capaz de hacer una elección concreta en comunión con Dios, según la lógica de Jesús y de su Evangelio. Y de este modo, el Espíritu nos hace crecer interiormente, nos hace crecer positivamente, nos hace crecer en la comunidad. Y nos ayuda a no caer
en posesión del egoísmo y del propio modo de ver las cosas. Así el Espíritu nos ayuda a crecer y también a vivir en comunidad.

2. La condición esencial para conservar este don es la oración. Pero siempre volvemos sobre lo mismo ¿no? La oración. Pero es tan importante la oración, rezar. Rezar las oraciones que todos nosotros sabemos desde niños, pero también rezar con nuestras palabras. Rezar al Señor: Señor ayúdame, aconséjame, ¿qué tengo que hacer ahora? Y con la oración hacemos lugar para que el Espíritu venga y nos ayude en aquel momento, nos aconseje sobre lo que nosotros debemos hacer. La oración. Jamás olvidar la oración, jamás. Nadie se da cuenta cuando nosotros rezamos en el autobús, en la calle: oramos en silencio, con el corazón. Aprovechemos estos momentos para rezar. Rezar para que el Espíritu nos dé este don del consejo.
En la intimidad con Dios y en la escucha de su Palabra, poco a poco dejamos de lado nuestra lógica personal, dictada la mayor parte de las veces por nuestra cerrazón, por nuestros prejuicios y nuestras ambiciones, y en cambio, aprendamos a preguntar al Señor: ¿cuál es tu deseo? ¡Pedirle consejo al Señor! Y esto lo hacemos con la oración. De esta manera madura en nosotros una sintonía profunda, casi innata con el Espíritu y comprobamos qué verdaderas son las palabras de Jesús citadas en el Evangelio de Mateo: “No se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento, porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes” (Mt 10:19-20). Es el Espíritu que nos aconseja. Pero nosotros debemos darle espacio al Espíritu para que nos aconseje, y dar espacio es rezar. Rezar para que Él venga y nos ayude siempre.

3. Y al igual que todos los otros dones del Espíritu, entonces, el consejo es también un tesoro para toda la comunidad cristiana. El Señor nos habla no solamente en la intimidad del corazón, nos habla sí, pero no solamente allí, sino también a través de la voz y el testimonio de los hermanos. ¡Realmente es un gran don poder encontrar hombres y mujeres de fe que, especialmente en los momentos más complicados e importantes de nuestra vida, nos ayudan a iluminar nuestro corazón y a reconocer la voluntad del Señor!

Yo recuerdo una vez que yo estaba en el confesionario – y había una fila larga adelante – en el Santuario de Luján. Y estaba en la fila un muchacho todo moderno, ¿no? Con aritos, tatuajes, todas las cosas. Y vino para decirme lo que le sucedía a él. Era un problema grande, difícil. ¿Y tú qué harías? Y me dijo esto: yo le he contado todo esto a mi madre y mi madre me dijo: anda a ver a la Virgen y Ella te dirá lo que debes hacer. ¡Esta es una mujer que tenía el don del consejo! No sabía cómo salir del problema del hijo, pero le ha indicado el camino justo: “anda a ver a la Virgen y Ella te dirá”. Este es el don del consejo, dejar que el Espíritu hable. Y esta mujer humilde y simple, ha dado al hijo el más verdadero consejo, el más verdadero consejo. Porque este joven me dijo: “yo he mirado a la Virgen y he sentido que tengo que hacer esto, esto y esto. Yo no tuve que hablar. Lo hicieron todo la madre, la Virgen y el muchacho. ¡Éste es el don del consejo! Ustedes mamás, que tienen este don, ¡pidan este don para sus hijos! El don de aconsejar a los hijos. Es un don de Dios.

Queridos amigos, el Salmo 16 nos invita a orar con estas palabras: “Bendeciré al Señor que me aconseja, ¡hasta de noche me instruye mi conciencia! Tengo siempre presente al Señor: él está a mi lado, nunca vacilaré”. (vv. 7-8). Que el Espíritu siempre pueda infundir en nuestro corazón esta certeza y nos llene así con su consuelo y su paz! Pidan siempre el don del consejo. ¡Gracias!