Agrede PGR y SCT libertad de Expresión.

@wendybautistamo

Contradictorio y e inverosímil que la Procuraduría General de la República haya llamado a comparecer en calidad de testigos a seis reporteros de  medios locales y corresponsales,  cuando esta dependencia federal cuenta con una Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión FEADLE.

A sólo dos días de celebrarse el día internacional de la libertad de expresión, el pasado 7 de junio, seis reporteros de la localidad fueron sorprendidos con citatorios para acudir a una orden de presentación en la PGR, con el fin de interrogarlos  y pedirles información sobre un caso que la dependencia investiga, el bloqueo de ejidatarios  a la carretera Durango-Mazatlán en noviembre del 2013, un mes después de que el Presidente Enrique Peña Nieto entregada la autopista .

Incapacidad operativa y de investigación fue exhibida por el delegado Antonio López Lagarde y su personal, pues no es posible que se valga de reporteros para cubrir sus ineficiencias como ente investigador. Durante la asistencia de los compañeros comunicadores, el delegado de la PGR les informó que la orden de presentación se debió a petición de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, otra dependencia cuyo delegado César Faustino Peralta Salomón, desconoce la Constitución y el respeto al trabajo periodístico.

Rosy Gaucín, Saul Maldonado, Daniel Estrada de El Siglo de Durango; Cinthya Rosales de la Voz, Luis Cárdenas y Víctor Blanco de El Sol de Durango, fueron llamado a declarar, sólo por hacer su trabajo, hecho que marca un mal precedente y va en contra del respeto al trabajo periodístico.

No es posible que una dependencia federal la SCT, sugiera u ordene a otra a la PGR, que intimide y hostigue de esta manera a reporteros, que al ser citados como testigos, se pretendió incriminar a los responsables del bloqueo, intención vergonzosa de la PGR, pues los periodistas sólo hicieron su trabajo al cubrir esta información, como lo hacen todos los días.

Qué garantías entonces tienen los reporteros de hacer su trabajo, de no ser nuevamente hostigados e intimidados en temas que ameriten alguna investigación de alguna instancia policiaca e investigadora. Lo que sucedió el jueves 5 de junio, es un artero atentado en contra de la libertad de expresión a  seis reporteros, pero también a seis representantes sociales,  cuya tarea es informar.

Desde este espacio, mi más enérgico reclamo a este lamentable atentado a la libertad de expresión, por parte de dos dependencias federales, porque  ninguna autoridad tiene el derecho de agredir este derecho universal, que es de cada ciudadano y de toda la sociedad.

En enero pasado, La Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, en coordinación con la PGR impartió en Durango el curso Prevención de delitos cometidos en contra de la libertad de Expresión, impartido por Alberto Peralta Flores, director general adjunto del sistema de alerta temprana de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión FEADLE, y también estuvo la Fiscal Especial Laura Borbolla Moreno, quienes alertaron sobre los riesgos y la prevención a comunicadores, periodistas y directores de medios de comunicación.

En entrevista, la titular de la FADLE, Laura Borbolla habló del riesgo latente de los comunicadores y periodistas  al ejercer su profesión, que significa  un foco de atención constante de la estructura de ministerios públicos federales de la fiscalía dependiente de la PGR, que tienen la facultad de recibir todo tipo de denuncias de delitos de alto impacto como homicidios y desapariciones, pero también de menor impacto como amenazas, extorsiones, agresiones, etc

Ahora recobra actualidad lo dicho por la fiscal, que se incrementan las denuncias en contra de defensores de la libertad de expresión, cuyos agresores son las mismas autoridades policiacas y gobiernos. La pregunta, es quién va a investigar al delegado de la PGR en Durango y al de la SCT, por ser agresores?