Investiga China a ex ministro de Seguridad por corrupción

El Comité Central del Partido Comunista chino (PCCh) anunció hoy que ha decidido investigar a Zhou Yongkang, ex jefe de los servicios de seguridad de la potencia asiática y el cargo más alto en ser objeto de inspección en décadas, por ”serias violaciones de disciplina”.

La formación comunista lo anunciaba en un escueto comunicadopublicado por la agencia oficial Xinhua, en el que utiliza el eufemismo con el que el PCCh suele referirse a los delitos de corrupción.

Zhou Yongkang fue ministro de Seguridad Pública entre 2002 y 2007 y miembro, entre 2007 y 2012, del Comité Permanente del PCCh, el reducido grupo que toma las decisiones más importantes en China, que entonces contaba con 9 miembros (ahora 7), entre ellas el presidente y el primer ministro.

El anuncio no dice, de momento, qué leyes ha infringido el que fuera conocido como ‘zar de Seguridad’ del gigante asiático, que ahora cuenta con 71 años de edad y sobre quien se llevaba tiempo especulando que el PCCh planeaba una investigación.

Las autoridades legales comenzaron pesquisas criminales contra cuatro funcionarios muy cercanos a Zhou, entre ellos tres de sus ex asistentes, el pasado julio.

Se trata de Yu Gang y Ji Wenlin, quienes habían trabajado como secretarios personales del expolítico chino, y Tan Hong, uno de sus escoltas. Los tres se enfrentan a cargos por aceptar sobornos.

Antes, las autoridades habían iniciado investigaciones contra otros miembros del entorno de Zhou, como el ex presidente de la Conferencia Consultiva Política de Sichuan, Li Chongxi; el antiguo viceministro de Seguridad Pública, Li Dongsheng, y Jiang Jiemin, antiguo responsable de la regulación de las empresas estatales.

También se informó el mes pasado de que el hijo mayor de Zhou Yongkang, Zhou Bin, de 41 años, fue detenido y afronta un posible juicio por soborno, aunque esta investigación no fue confirmada oficialmente.

Zhou Yongkang lleva un largo tiempo sin ser visto en público pese a ser aún, al menos teóricamente, miembro del Politburó -el segundo escalón de poder del Partido Comunista de China, tras el Comité Permanente- y a tener que acudir, en consecuencia, a las sesiones anuales de la Asamblea Nacional Popular (ANP) que se celebraron por última vez el pasado marzo.

Varias publicaciones no oficiales apuntaban desde hace tiempo a que Zhou sería el próximo objetivo de la extensa campaña anticorrupción emprendida por el Gobierno chino desde el relevo de poder de 2013, y que recurre al lema de combatirla tanto entre “tigres como moscas”, en referencia a la indiferencia ante el rango del sospechoso.

Hasta que la investigación contra Zhou ha sido confirmada, el mayor cargo en haber sido investigado por el PCCh en las últimas décadas era el ex líder provincial Bo Xilai, condenado hace poco menos de un año a cadena perpetua por corrupción y abuso de poder, y quien en su día contó con la protección del propio Zhou.