Populista y ocurrente, consulta salarial del PAN: M. Bermúdez

Los panistas ya han recolectado más de 10 mil firmas en apoyo a su propuesta, en menos de una semana

“¿Estás de acuerdo en que la Ley Federal del Trabajo establezca que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos fije un nuevo salario mínimo que cubra todas las necesidades de una familia para garantizar al menos la línea de bienestar determinada por el Coneval?”

Esta es la pregunta que plantea el Partido Acción Nacional (PAN) en su consulta popular, mediante la cual se busca la obtención de firmas en versiones impresa y electrónica. A mediados de la semana pasada en Durango se habían recolectado 10 mil formas.

El planteamiento que promueve el PAN a nivel nacional se escucha y se lee bien; ningún obrero puede contestar con una negativa a dicho cuestionamiento al que sin embargo, Miguel Bermúdez Quiñones, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en Durango, no duda de calificar como populista y ocurrente.

“El poder adquisitivo del trabajador no va a mejorar por decreto”,  sentenció el funcionario federal, quien consideró que primero que nada se debe fortalecer la productividad e incentivar a las empresas.

Reconoció que el salario ha perdido el 70 por ciento de su poder adquisitivo, sin embargo aseguro que la devaluación se suscitó entre el 2000 y 2012, cuando gobernaba el partido político que ahora promueve su incremento.

Y es que El “albiazul” ha emprendido una campaña en el ámbito nacional, que busca la simpatía del sector popular y que tiene como objetivo incrementar el mínimo, que actualmente es de 67.29 y 63.66 pesos, en las zonas A y B respectivamente.

Acción Nacional busca un incremento de por lo menos 17 pesos que es el mínimo que ha recomendado el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), aunque anticipan que harán todo lo posible para que se alcancen los 146 pesos diarios y así el grueso de la población pueda acceder a condiciones de vida dignas.

Víctor Hugo Castañeda Soto, presidente del Comité Directivo Estatal, informó que la consulta se llevará en 33 de los 39 municipios del estado. El motivo por el cual no habrá cobertura en los otros seis, “es la falta de condiciones de seguridad”.

Indicó que con el afán de reunir el mayor número posible de firmas ciudadanas que apoyen esta iniciativa, ante la necesidad de replantear los esquemas salariales se colocarán módulos en plazas, centros comerciales y otros espacios públicos.

Al conocer dichos argumentos, Bermúdez Quiñones reviró: “Tuvieron la oportunidad de mejorar el ingreso del trabajador, controlar los precios de los productos de la canasta básica e impulsar el empleo y no hicieron ninguna de estas cosas a favor de los mexicanos durante más de una década”.

Asimismo, el especialista en Derecho Laboral resaltó que el salario mínimo no puede ni debe incrementarse por decreto, sino que debe darse como resultado de la mejoría de la productividad y del fortalecimiento de los procesos productivos de las empresas.

Mencionó que hay una falta notoria de sentido común en el planteamiento del partido que hace poco menos de dos años todavía gobernaba al país y cuestionó ¿Qué trabajador – cuándo se le pregunte si quiere ganar más – va a responder que no?

El cetemista, quien cuenta con un amplio currículo en cargos públicos relacionados con el ámbito laboral, advirtió que un incremento de salario indiscriminado, atenta contra el propio trabajador, porque se vuelve inflacionario.

Explicó que un incremento emergido de la ocurrencia, puede provocar un inmediato aumento en productos básicos como: las tortillas, el pan, la leche y el frijol, solo por mencionar algunos de los productos  más indispensables en las mesas de los mexicanos.

Dijo que aumentar los salarios tan repentinamente llevaría al cierre de no pocas empresas que no tendrían la capacidad para pagar más a sus empleados y puso como ejemplo los casos de Venezuela y Argentina, en donde se  procedió así y “ahora su economía es un caos”.

Con todo  y estos argumentos, dijo que no están en contra de que se incremente el mínimo, pero tiene que hacerse mediante un estudio técnico, económico, de viabilidad social, que busque el equilibrio entre ingreso y productividad.

“Para ello es necesario escuchar el sentir de trabajadores, empresarios, académicos, amas de casa, y las autoridades, de tal manera que se actúe con responsabilidad y sin afectar a otros sectores para “aparentemente favorecer a otros”.

Es fácil preguntar al trabajador: ¿quiere ganar más? y es obvio obtener un sí como respuesta, pero al abordar el tema con seriedad, de entrada se puede entender que un decreto en este sentido está encaminado a ser inflacionario.

Los empresarios no podrían

Ricardo Seturino Torres, presidente en Durango de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), mencionó que están a favor de que la clase trabajadora tenga un salario digno.

No obstante, estimó que más del 50 por ciento, de las empresas locales no podrían con dicha carga económica, pues para pensar en aumentar sueldos, no se debe ignorar la implementación previa de estrategias que ayuden a equilibrar la productividad.

De entrada, opinó que el sector industrial y empresarial en todos sus niveles, está muy “tocado” por las Reformas Estructurales, comenzando por la Fiscal y teniendo en cuenta la incertidumbre que ha generado la energética.

Lo patrones también se enfrentan a serias dificultades económicas, al igual que los empleados, ya que los costos de producción se han incrementado entre un 10 y 15 por ciento a causa del constante aumento de los combustibles.

“La propuesta de mejorar el salario mínimo, debe ir de la mano otra que contemple flexibilizar los deberes tributarios que ahora tienen los empresarios, ya que la presión del Gobierno y de quienes quieren apoyar a los trabajadores cae toda sobre este sector”, exhibió.

Aseguró que en Durango la Canacintra está dispuesta a poner de su parte para mejorar las condiciones de los trabajadores, toda vez que es un hecho que esta es una de las zonas del país en las que se tienen los salarios más bajos, en promedio.

“El empresario local quiere generar empleos y ser productivo, pero sin el respaldo de los partidos políticos y el gobierno, difícilmente se puede hacer algo que vaya más allá del esfuerzo de cada año por mantener las plantillas laborales y no tener que incurrir en despidos”, arguyó.

 

Frases

 

“Hay que reconocer que el salario ha perdido el 70 por ciento de su poder adquisitivo, sin embargo aseguró que la devaluación se suscitó entre el 2000 y 2012, cuando gobernaba el partido político que ahora promueve su incremento”

Miguel Bermúdez Quiñones, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social

 

“El empresario local quiere generar empleos y ser productivo, pero sin el respaldo de los partidos políticos y el gobierno difícilmente se puede hacer algo que vaya más allá del esfuerzo de cada año por mantener las plantillas laborales y no tener que incurrir en despidos”

Ricardo Seturino Torres, presidente local de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra)