Ya le tocaron la puerta; no dará su brazo a torcer

Texto: La Semana Ahora Con información del periódico Reforma

Ante el atentado a García Harfuch, López Obrador seguirá con su plan de seguridad, abrazos, no balazos

Tras el atentado contra el Secretario de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, el sábado 27 de junio senadores del PAN y del PRI pidieron que el Gobierno federal cambie su estrategia de seguridad al considerar que no ha logrado impedir el aumento de la violencia.

«Han sido pésimos los mensajes del Presidente. Me parece que el ‘Culiacanazo’ (cuando se liberó a Ovidio Guzmán) tuvo un efecto terrible en la relación crimen organizado-Gobierno, porque le agarraron la medida a Gobierno», advirtió el panista Damián Zepeda.

«Ahorita parece que la opinión del crimen organizado es que la violencia doblega al Estado mexicano, que si organizan actos de terror el Gobierno federal dobla las manos».

Zepeda consideró que la violencia está fuera de control en todo México y que el Gobierno federal debe reconocer que la estrategia está fallando y debe cambiar el enfoque.

La priista Claudia Anaya dijo que en todo el País se ha recrudecido la violencia a pesar de que el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene todos los elementos para combatirla.

«El modelo de seguridad pública que el Gobierno federal ofertó no está dando los resultados esperados y creo que se debe hacer una revaloración de la estrategia presidencial», manifestó.

Anaya consideró que la estrategia de «Abrazos no balazos» que pregona el Presidente tuvo algún sentido al inicio del Gobierno, cuando no conocía la capacidad de los grupos criminales.

«Creo que el Presidente se ha ido informando al paso de los meses y ha entrado en razón, por eso ya no retiró a las Fuerzas Armadas de las calles, como había prometido, por eso es el llamado a que si las cosas ya no son como él pensaba, que se revise la estrategia Nacional de Seguridad Pública», indicó la priista.

Sin embargo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó el mismo sábado 27 que su Gobierno no le declarará la guerra a nadie, pero que no habrá ningún acuerdo con el crimen organizado.

Un día después del atentado contra el Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, el Mandatario federal sostuvo que sabían que existían amenazas en contra del funcionario, por lo que le dieron una camioneta de alto blindaje para su protección.

«Ahora se tiene un centro de inteligencia para prevenir y por eso, porque se tiene inteligencia, se han podido evitar estos atentados o los resultados más lamentables y graves en estos atentados», señaló en un mensaje en video divulgado en redes sociales.

«Hemos podido actuar antes en este caso de ayer (viernes contra el Secretario), como ya se dio a conocer, se sabía que había esta intención y se informó, se advirtió al Secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México y por eso traía un vehículo más resistente para enfrentar cualquier agresión y el también andaba más atento, precavido, y traía apoyo».

López Obrador indicó que gracias a esas labores de inteligencia se logró la detención inmediata de quienes participaron en el atentado contra García Harfuch.

«Y se va a seguir actuando de esta manera, no nos vamos a dejar intimidar, es muy importante que quede claro», aseveró el Mandatario.

El Presidente López Obrador indicó además que su Gobierno actuará para evitar que se cometa este tipo de atentados sin declarar la guerra contra alguien.

«Que quede claro: nosotros no vamos a declararle la guerra a nadie. Nosotros no vamos a usar esas baladronadas, tampoco vamos a violar derechos humanos, no se van a permitir masacres, pero sí vamos a actuar y a evitar que se cometan estos atentados y no vamos a hacer ningún acuerdo con la delincuencia organizada», sostuvo.

El tabasqueño dijo que hay una frontera entre el Gobierno y la delincuencia.

«Tenemos miedo porque somos seres humanos, nada más que hay una diferencia importante: no somos cobardes, entonces vamos hacia delante, a que podamos conseguir la paz y la tranquilidad con justicia con rectitud, llamando a todos a que nos portemos bien para lograr una sociedad mejor», sostuvo.

Nada de Inteligencia;

fallaron los sicarios

En el atentado contra Omar García Harfuch, Secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, fallaron los sicarios y hasta las armas, afirmó el experto en armamento Gonzalo Senosiain, director general de Global Risk Prevention (Grip).

«En las conferencias que han dado las autoridades dicen que contratan a unas personas, les dan 100 mil pesos a cada uno y los ponen a balear, eso me da una idea de que es gente inexperta en el uso de armas», dijo el especialista.

«A estos sujetos se les ven ganas de matar, pero no de entrenamiento, no saben usar este tipo de armas, en primera, una de las armas que usan ahí, de lo que se alcanza a ver en video y fotos, es un SCAR, un rifle de una marca Belga, de la marca FN. Esta arma en calibre 7.62 suele fallar mucho, vi una utilizada en el atentado, en las fotos mostradas, y trae falla en el sistema de alimentación», observó.

 

Esa falla, abundó, es que en el tiroteo al vehículo del funcionario, no alcanza a salir un casquillo percutido de la recámara y el cargador quiere empujar un segundo casquillo.

«Ahí se traba el arma, es la falla más tardada de solucionar, tardando estoy hablando de tres o cuatro segundos si se sabe hacer, es la falla más tardada y las más complicada, si no sabes solucionarla te va a llevar 25 minutos.

«Entonces, lo primero que noto es que no saben (los sicarios) cómo operan estas armas, en segunda, ninguno de todos los rifles que usaron traen las punterías puestas, los traen acostadas, escondidas. Esos rifles traen un botón o la levantas con el dedo y ya tienes miras, pero las traen acostadas, quiere decir que no usaron miras, que sirve para que los tiros sean alineados y eso se nota en el Barret y en el SCAR», comentó.

Para el integrante de la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP) las armas entregadas a los sicarios eran nuevas.

«Son armas nuevecitas, salieron de la caja y las fueron a usar, entonces cuando normalmente se usan así, son muy propensas a fallar, entonces que pidieron un cargamento de armas, se las dieron y vámonos, estas armas son complicadas de usar.

«Se ve por ahí que tiran con una R-15 que trae abajo un cañón de 40 mm, que es para un cartucho gordo que parece granada, esa granada de 40 mm si la tiras a un rango de 40 metros no explota por seguridad, se tiene que disparar a mayor a esa, si es menos el cartucho no hace efecto, eso seguramente tampoco lo sabían, porque una está en el suelo, lo que me da a pensar que se trató de usar y no explotó, no se activó», explicó Senosiain.

Indicó que también notó el uso de otra arma de la cual no tiene sus características, pero que por el cinturón de cartuchos, consideró que se trata de una ametralladora.

«Ese cinturón de cartuchos, ese eslabón de cartuchos, se ven en las fotos unos tirados, eso me dice que usaron una ametralladora, no vi el arma en las fotos, pero ese sistema para traer los cartuchos son para ametralladora, de otra forma los cartuchos se traen en cargadores. El SCAR usa cargadores, el Barret usa cargadores y las ametralladoras como la M-60 o la M2-40 usan cinturón.

«Controlar una ametralladora no es tan fácil tampoco, entonces, tenían armamento de alta capacidad y de alta penetración. ¿Entonces qué salva al mando? Una es el poco expertiz en el manejo de estas armas y aparte son armas complicadas. Dos, lo hicieron sin experiencia en la ejecución de este tipo de emboscadas, porque sólo tiran de frente», abundó el experto.

Detalló que en los tiros desde la camioneta con la pared metálica, los sicarios hasta se tuvieron que poner de puntas para tener tiros más cómodos al tratar de apoyar el arma.

«El ángulo de tiro es hacia abajo, tendría que subirse más para que el rifle haga un ángulo hacia abajo, eso también dificultó. Y otra cosa que salva (al funcionario) es el blindaje, que es marca AGP, lo mejor que hay, son vidrios de 42 mm, aguanta fusil Barret en una bala estándar, y otro factor fue la suerte, porque definitivamente si entraron disparos a la camioneta, el blindaje aguanta, pero uno o tres disparos, aquí fueron más de 300 disparos.

«Si el funcionario fue herido es porque entraron los disparos y aquí puede pegar la bala o la esquirla, o sea pedazo de vidrio o de metal de la propia bala», añadió Senosiain.