La perversa industria de la vivienda barata

Texto: Daniel Estrada Ortiz

Fiscalía desmantela grupo de estafadores que tenían oficina de venta de pies de casa en fraccionamiento Joyas del Valle

Ofrecían vivienda barata, pero nunca la entregarían

La presencia de estafadores en las comunidades rurales del municipio de Durango, que con toda desfachatez ofrecían casas económicas, con el supuesto respaldo del Gobierno Federal, alertó y movilizó a las autoridades. Ya hay dos detenidos por este tema.

 Presuntos estafadores hicieron de las suyas en por lo menos 15 poblados, con la oferta de viviendas de 270 mil pesos, para las que pedían anticipos que iban de los 300 a los cinco mil pesos. Inmediatamente después de su detención se interpusieron 20 denuncias formales. 

Un par de estafadores que ofrecían vivienda a bajo precio, principalmente en localidades rurales y en la periferia de la ciudad, movilizaron a autoridades y empresarios, ya que varias familias cayeron en sus trampas. Ya fueron detenidos y de entrada, ya hay 20 denuncias de formales en su contra.

Desde el pasado martes 21 de julio, Christian Sida Rodríguez, subsecretario de Organización y Participación Ciudadana del Municipio de Durango, alertó sobre la existencia de una presunta red fraudulenta que ya había alcanzado a por lo menos 15 localidades rurales.

El pasado jueves por la mañana, los titulares de Sedatu, Infonavit, así como la representación de la Canadevi, ampliaron la información sobre esta situación, ya que se estaba ofreciendo vivienda construida con recursos federales, a precios muy bajos, pero con el pago de anticipo.

Por la tarde, la Fiscalía General del Estado (FGED) informó sobre la detención de dos hombres, identificados como Alfredo Julián y Jesús, por la probable comisión del delito de fraude.

El ilícito habría sido cometido en agravio de decenas de ciudadanos de diferentes comunidades del municipio de Durango, a quienes ofrecían la venta de un pie de casa o vivienda a cambio de diferentes cantidades de dinero.

Estas personas actuaban con cierta desfachatez, pues antes de su detención, ya se sabía que tenían unas oficinas en el fraccionamiento Joyas del Valle, además de recorrer diferentes poblados engañando a la gente.

La FGED informó que en días pasados, recibieron a dos afectados, quienes denunciaron un posible fraude del que estaban siendo víctimas, ya que unas personas les prometieron vivienda, pero antes tenían que entregar un anticipo para acceder al beneficio.

Los dos supuestos beneficiarios se dieron cuenta que la documentación era apócrifa, por lo que presentaron la denuncia correspondiente.

De esta forma, los elementos de la Policía Investigadora de Delitos (PID), acudieron al poblado El Nayar, del municipio de Durango, para iniciar con las indagaciones del caso, y al llegar a la plaza principal sorprendieron a Alfredo Julián  y Jesús, quienes realizaban sus ofertas en el lugar.

Fueron pues,  detenidos en flagrancia e incluso se les aseguraron hojas membretadas con logotipos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a nombre de distintos presuntos beneficiarios, además de dinero en efectivo.

Todo parece indicar que el dinero era producto del ilícito en mención, por lo que quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público, adscrito a la Unidad de Delitos Patrimoniales,  por la responsabilidad que les resulte.

Cuando se enteraron los demás afectados sobre la detención de los imputados, y del posible fraude del que fueron víctimas, acudieron en grupos a presentar las respectivas denuncias, por lo que se siguen integrando carpetas de investigación en contra de ambos detenidos.

Estaban en la mira

Dos días antes, Sida Rodríguez relató que autoridades de las juntas municipales habían externado su preocupación por este tipo de ofrecimientos en poblados como La Ferrería, El Nayar, El Conejo, la colonia 5 de Mayo, la Colonia Hidalgo, Navacoyán, Independencia y Libertad, y Nacozari, entre otros, a donde llegaron personas que se hacían pasar por empleados del Gobierno Federal o miembros de alguna organización, para ofrecer casas de 270 mil pesos.

Para ello, presentaban documentos en los que se exponía que el programa era ofrecido a través de la SHCP, en conjunto con organizaciones, pero para poder acceder al beneficio pedían aportaciones que iban de los 300 a los cinco mil pesos.

Algunos de estos anticipos los recogieron de forma directa y en efectivo y en otros casos pedían hacer depósitos a una “cuenta Saldazo del Oxxo”, a lo que accedieron diversas personas.

“Nos dimos a la tarea de buscar a las instituciones del Gobierno Federal a las que hacían referencia los presuntos defraudadores, para verificar la veracidad del programa, siendo desconocido no solamente por Hacienda, sino también por la Comisión Nacional de Vivienda y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu)”, comentó.

En todas estas instancias, se hizo la observación de que el Gobierno Federal no pide dinero por anticipado para poder acceder a algún programa social.

“La población de la zona rural no está en condiciones de arriesgar su dinero de esta manera, sobre todo en este tiempo de pandemia en el que la situación económica es tan frágil”, anotó.

Advirtió que dentro de las investigaciones que se llevaron a cabo en torno a la presunta estrategia fraudulenta, se descubrió que hace un par de meses, ocurrieron situaciones similares en Veracruz y Puebla.

Involucraron a desarrolladores

Juan Manuel Ayala Mercado, presidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi) advirtió que ellos se pusieron en alerta ya que los presuntos defraudadores estaban involucrando o utilizando nombres y logos de sus desarrolladores.

Esto provocó que en días pasados se acercaran por lo menos 10 personas a realizar algún reclamo u observación con relación a las viviendas que los desarrolladores les entregarían en próximos días, según les aseguraron quienes los engañaron.

El constructor comentó que la vivienda es uno de los temas más vigilados, ya que se busca que el producto sea de la calidad adecuada, por lo que desde el momento en el que se pide dinero sin contar con la documentación y los trámites formales, hay que sospechar del procedimiento.

Dijo que a ellos les tocó conocer algunos casos por el rumbo de las instalaciones de la Feria y en la zona Norte, por el rumbo del asentamiento San Isidro.

La Sedatu se deslindó

Por su parte, Francisco Santillán de la Torre de la Sedatu, manifestó que se promueve una denuncia de carácter federal penal, por el uso indebido de la imagen del Gobierno de la República, que se estuvo haciendo en la documentación que traían los presuntos estafadores.

Comentó que por lo pronto, en Durango, el Gobierno Federal no está llevando a cabo acciones de vivienda, además de que todas las reglas de operación para estos y otros programas, aparecen en la página oficial de la Sedatu.

“No se dejen engañar, acudan a nuestras oficinas si tienen alguna duda. El pasado miércoles 22 de julio recibimos una llamada, mediante la cual se nos avisó que había alrededor de 300 personas listas para inscribirse en este programa.

Utilizan los logos del Gobierno de México, de la Sedatu, de Bienestar, para engañar, no solamente a los ciudadanos, sino incluso a los desarrolladores de vivienda, por lo que resulta oportuno lanzar la advertencia para que no sigan cayendo.

Y es que se habla de que pudiesen ser más personas las involucradas en esta estrategia de fraude a través de la cual se cometen abusos en contra de las personas que de buena fe, buscan la manera de tener un patrimonio.

Precisó que las acciones de vivienda que está llevando a cabo la Sedatu en Durango son de mejora y ampliación; no se tiene contemplada la edificación de casas completas y mucho menos las 15 mil que prometían los documentos apócrifos de los estafadores.

El funcionario federal opinó que en plena contingencia, no será raro ver que se presenten este tipo de fraudes, por parte de personas que buscan ganar dinero fácil.