Durango: un paraiso seguro para delinquir; no pasa nada

 

 

 

Durango, un estado con “muy altos índices de impunidad”

 

Conforme a los resultados del Índice Global de Impunidad México 2018, los indicadores en materia de impunidad en el estado  de Durango tienen mucho que ver con la falta de capacitación.

 

A la implementación del nuevo sistema  le hizo falta el factor capacitación, de acuerdo con el estudio, elaborado por cuarto año consecutivo por la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP).

 


 

El Índice Global de Impunidad México, ubica a nuestra entidad en el número 21. Pasamos de 67.42 puntos a 74.90 puntos

 

Texto: Daniel Estrada

De acuerdo con los resultados de la cuarta edición del Índice Global de Impunidad México 2018 (IGI-MEX), el estado de Durango se ubica entre los de grado de impunidad muy alta, colocándose en la posición 21 a nivel nacional, con 74.90 por ciento.

La estadística obtenida por la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP), refiere que son 5.06 puntos porcentuales más con relación al 69.84 por ciento del índice de impunidad nacional.

El índice de impunidad promedio nacional registró un incremento respecto al año pasado que era de 67.42 puntos, lo que coloca a México como el cuarto país en el ámbito internacional con mayor impunidad y el peor del continente.

Querétaro, Yucatán, Nuevo León, Baja California Sur, Durango, Tlaxcala, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Aguascalientes, Guerrero, Quintana Roo, Coahuila, Baja California, Tamaulipas y el Estado de México, son los 16 estados catalogados con muy alta impunidad.

Con un grado de impunidad alto, fueron señalados: Chihuahua, San Luis Potosí, Morelos, Colima, Chiapas, Zacatecas, Sinaloa, Jalisco, Tabasco, Hidalgo y Guanajuato.

Campeche fue el único estado catalogado con un grado de impunidad baja, mientras que el Distrito Federal fue ubicado como de impunidad media.

Mientras tanto, Michoacán y Nayarit, fueron catalogados con un grado de impunidad atípico, toda vez que inconsistencia en la información reportada por las autoridades, no refleja suficientes niveles de confianza con la realidad del estado en los últimos años.

Impartición y procuración de justicia

El estudio es crítico y sumamente seguro con esta entidad, al tocar el tema del sistema de impartición y procuración de justicia, al referir que a pesar de que en 2016 quedó totalmente implementado el nuevo sistema de justicia penal, lo cual no hace de Durango un lugar con mejores condiciones en la materia.

Las autoridades locales han presumido el hecho de que Durango es el primer estado en iniciar en este proceso y que además se ha cumplido con todos los procesos sin presiones.

Sin embargo, en los hechos el sistema de justicia de Durango es considerado muy impune, el cual, en vez de disminuir, incrementó dicha condición, en comparación con la evaluación del año pasado.

En números, en 2017 el índice de impunidad era de 73.97 por ciento, mientras que de acuerdo con el más reciente análisis, se tiene un incremento del 0.93 por ciento, casi un punto más.

Esto podría significar que a la implementación del nuevo sistema le hizo falta el factor capacitación, de acuerdo con el estudio, elaborado por cuarto año consecutivo por la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP).

Conforme al Índice Estatal de Desempeño de las Procuradurías y Fiscalías, que mide la capacidad de cada entidad para desarrollar el potencial del Sistema de Justicia Penal Acusatorio, Durango simplemente no destaca en los indicadores básicos para el buen desempeño del esquema.

Recurrencia

Según los números del Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal 2016 los cinco delitos del fuero común más recurrentes en Durango son el fraude, las lesiones, el daño a propiedad, otros robos y el robo a casa habitación.

La entidad reporta la cifra negra de 90.12 por ciento, la cual se encuentra por debajo de la media nacional que es del 93.71 por ciento, con una disminución de casi cuatro puntos respecto al año pasado que fue del 94.0 por ciento.

Empero, el porcentaje de cifra negra que ostenta actualmente la entidad, no necesariamente representa un indicador positivo, pues evidentemente es muy elevada la cantidad de ciudadanos que no denuncian.

Por otra parte, la cadena impune del estado da señal de un comportamiento escalonado en los primeros cuatro conceptos.

En inculpados y/o imputados registrados en averiguaciones previas iniciadas y en carpetas de investigación abierta durante el año. Por presuntos delitos se registraron 10 mil 736 que culminaron al final con 519 y 475 sentenciados registrados en las causas penales en primera instancia total y en primera instancia condenatoria, respectivamente.

En este contexto, parece como que el estado y su sistema de justicia le da mayor rapidez a la primera fase del proceso, particularmente en lo que tiene que ver con las averiguaciones previas y carpetas de investigación abiertas, para seguir el ejercicio penal, detenerlo, o enviarlo a reserva temporal por falta de elementos que comprueben justificar cualquiera de las dos acciones anteriores.

De acuerdo con el análisis, los principales hallazgos encontrados en 34 indicadores, se puede observar que Durango tiene problemas significativos en las dimensiones estructural y funcional de justicia, alcanzando rangos muy amplios respecto al Prisma Impune Nacional, aunque es cierto que hubo una disminución de las brechas de ambas dimensiones respecto al año pasado.

De la misma manera, se puede observar que en la dimensión estructural y de seguridad también el estado tiene muy alta la medición, considerándola con la nacional y con un incremento considerable respecto a los resultados arrojados del año pasado, con un incremento de casi veinte puntos.

Los principales indicadores

Dentro de los 34 indicadores que se toman en cuenta en el estudio, se puede observar que los presuntos delitos registrados por 100 mil habitantes en este estado está por arriba de la media nacional con mil 627.70, mientras que el promedio en el país es de mil 263.14 nacional.

El IGI-MEX ubica a esta entidad entre las que más redujeron el número de agencias del Ministerio Público por cada cien mil habitantes, al pasar de 12.1 a 8.05.

No obstante, Durango figura entre los que aumentaron su personal operativo en materia de seguridad, al pasar de 35.6 a 51.23.

Según expone el estudio, un indicador que demuestra que el sistema de impartición de justicia empieza a colapsarse en algunos estados es el de las causas penales en primera instancia entre número de jueces, al pasar de 32.6 a 51.19 en el caso de Durango.

Algunos de estos indicadores son más negativos o positivos que otros, pero dicho análisis deja ver que hay mucho por hacer en la entidad, para abatir la impunidad y alcanzar mejores valores como los que tienen Campeche y la Ciudad de México.

Las referencias particulares sobre Durango que se hacen en este estudio, subrayan que una de las principales deficiencias es la falta de capacitación, pero además surge el señalamiento respecto a la presunción de un sistema de justicia, que hasta ahora no ha arrojado los mejores resultados.

En cuanto a la cifra negra, el dato no es nada halagador para el país, ni para el estado, ya que el hecho de que se mantenga por arriba del 90 por ciento en ambos casos, refleja la poca confianza que hay en las instituciones encargadas de la impartición de justicia.

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *