AMLO: La perversidad de los hospitales Covid no saturados

Agosto 16. 2020

Por: Víctor R. Hernández

Hasta la tarde del domingo 16 de abril, Durango reportaba 5 mil dos personas contagiadas con el Covid-19 y los decesos ya sumaron 396. Entramos a la fase m

mas riesgosa de la pandemia, desde marzo 17 cuando iniciamos el primer confinamiento, pues cuando menos 4 mil 200 duranguenses contagiados se encuentran fuera de los hospitales, en sus domicilios particulares o caminando por algunas de las calles de los  34 de los 39 municipios que conforman la entidad.

Al cumplirse 31 semanas de convivir con el mortal virus, nuestro país reporta al 15 de agosto 517 mil 714 personas contagiadas y 56 mil 543 personas que han perdido la vida a causa del coronavirus.

Con todo y las cifras a la alza, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el mismísimo Hugo López Gatell, sostienen que el plan sanitario sigue adelante pues ha sido exitoso, toda vez que se ha evitado la saturación de los hospitales.

El 25 de julio en Oaxaca, el mandatario mexicano señaló:

“Aunque han habido fallecimientos, y es algo muy doloroso, ningún mexicano se ha quedado sin atención médica. No se han saturado los hospitales, porque estamos pendientes, porque se atendió el problema a tiempo y de manera responsable», dijo en un discurso en Salina Cruz, Oaxaca.

«Hubieron países donde desgraciadamente, por no estar preparados y por pegarles de repente la pandemia, tuvieron que atender enfermos en la calle, y tuvieron que tomar en la disyuntiva dolorosísima de seleccionar a quién atendían, a los de más edad o a los jóvenes. Eso pasó en países europeos, muy doloroso», añadió.

Lopez Obrador sostuvo que México, donde el Covid-19 ha matado a más de 56 mil personas, tuvo «la suerte» de que el coronavirus llegó más tarde y dio tiempo para preparar los hospitales, pero a pesar de eso admitió que la pandemia ha durado mucho más.

Y es que el sustento para seguir presumiendo el éxito del plan anti Covid, es el que los hospitales, a mediados de agosto, no se encuentran saturados. Ese es el éxito, aunque la cifra de contagios no pare y mucho menos la escalada de decesos.

El 13 de agosto, Carlos Bravo Regidor, articulista del diario Reforma, escribió bajo el título “No culpar a los Muertos”, lo siguiente.

“Mucha gente tiene miedo de ir a los hospitales, pero también muchos hospitales no están admitiendo a gente con síntomas de Covid.

Tienen que ir casi muertos para que los reciban.

“El lunes pasado The New York Times publicó un reportaje sobre el miedo a los hospitales que «lleva a muchos mexicanos a postergar el tratamiento del coronavirus hasta que es demasiado tarde». El texto relata dos historias de personas enfermas escépticas de acudir al hospital.

Las reporteras, Natalie Kitroeff y Paulina Villegas, explican que «muchos mexicanos aseguran que tienen razones válidas para desconfiar». Por ejemplo, que la tasa de letalidad es muy alta. En la Ciudad de México muere cerca del 40% de los hospitalizados por Covid-19. O bien, que son muy breves los tiempos de hospitalización de los pacientes que finalmente mueren (en la capital, ese tiempo es de doce horas). Que las cifras oficiales están muy por debajo de las reales debido a la cantidad de pruebas que se hacen en el país. Que el Presidente ha «sembrado una amplia gama de dudas acerca del virus y la necesidad de buscar atención médica», por ejemplo, al defender «la idea de luchar contra la pandemia en casa, con ayuda de las familias, en lugar de en los hospitales».

Hasta aquí parte del artículo de Carlos Bravo en Reforma.

Uno de los indicadores que miden la gravedad de la pandemia por COVID-19 es la tasa de letalidad de la enfermedad. Es decir, cuántas de las personas que se contagiaron del nuevo coronavirus fallecieron por esa causa.

 

Al 12 de agosto, México tiene 10.9% de letalidad por COVID-19, una cifra siete puntos porcentuales arriba del promedio global (3.7%), según cifras de la Secretaría de Salud. 

Pero ese indicador es aún peor si lo acotamos y nos quedamos con las personas que mueren por COVID-19 estando hospitalizadas. La tasa de letalidad se eleva, en promedio, a 40%.

Eso significa que cuatro de cada 10 personas que son internadas por COVID-19 en México, pierden la vida. Una cifra altísima que puede estar relacionada, entre otras causas, con el tipo de medidas implementadas por las autoridades sanitarias, afirman especialistas.

En Durango, por fortuna, seguimos muy alejados de las cifras espeluznantes de muertos y contagiados, sin embargo, la letalidad sigue siendo alta y por ello, algo más que controlar la movilidad, se tiene que hacer en los días por venir.