Elementos que rodearon el primer informe del alcalde Jorge Salum

Ag. 30. 2020

Por: Víctor R. Hernández

El miércoles 26 de agosto, Jorge Salum del Palacio rindió su primer informe de gobierno, mismo que estuvo enmarcado por los siguientes elementos.

1.- El espacio a la oposición en tiempo AAA.

La agresividad, claridad y marcaje personal, de las regidoras del PRI, Morena y Movimiento Ciudadano, quienes en sus respectivas intervenciones exhibieron con claros tintes políticos, las debilidades del equipo que encabeza el alcalde panista.

Sin embargo, el haber escuchado con paciencia y en ocasiones con sorpresa, el diagnóstico de la oposición, dejó en claro el perfil demócrata de un panista, todavía formado en la antigua escuela blanquiazul.

Salum del Palacio aguantó los ventarrones que se desataron en el evento de su primer informe, derivado de la falta de planeación de su equipo de asesores, quienes en lugar de poner hasta el final de la ceremonia la participación de las regidoras, las colocaron en la hora estelar, para que todos los ahí presentes las escucharan con atención.

2.- Ante las críticas, el que calla otorga.

El alcalde capitalino no utilizó el tiempo para justificar o debatir lo que ahí le habían planteado las representantes de la oposición. No se enganchó y en la primera parte de su informe, el tiempo lo dedicó a dar a conocer las obras y servicios de infraestructura, que su gobierno se ha dedicado a construir y a mejorar.

El enumerar y detallar parte del trabajo que se han llevado a cabo en los primero 12 meses de su gestión, le permitieron serenarse y tomar el control del evento, para dar paso a su mensaje político; el mensaje a la ciudadanía, a los partidos y a su mismo equipo de trabajo.

3.- Primer objetivo de gobierno: estabilidad financiera.

Estoy consciente que durante el paso de los años los políticos fuimos perdiendo la confianza de la gente principalmente por la falta de resultados y la falta de honestidad, por eso desde el primer minuto asumimos el  reto de ser un gobierno honesto y eficaz.

— Cuando llegamos al gobierno nos encontramos un municipio con enormes dificultades económicas mismas que poco a poco hemos ido resolviendo.

— Nos dimos a la tarea de revisar los contratos y adquisiciones que generaban responsabilidades y cargas excesivas para el municipio y que comprometían su viabilidad financiera. En este apartado destacamos los contratos que estamos en proceso de renegociar o cancelar para mejorar las condiciones en favor del municipio.

— Hoy gastamos menos en las cosas que nos son importantes y lo hacemos manteniéndonos siempre en el camino de la honestidad que es el que nos trajo hasta aquí.

4.- Reordenamiento financiero y pago a proveedores.

En el momento en el que recibimos el organismo de Aguas del Municipio tenía una deuda de 143 millones de pesos; logramos reducirla a la mitad, sin desatender la calidad en el servicio a la población.

—  Nuestra deuda con proveedores ha disminuido en un poco más del 25%.

— Logramos negociar mejores condiciones en las nuevas contrataciones de productos y/o servicios tales como el arrendamiento de vehículos, la adquisición de pólizas de seguros, el consumo de combustibles, etcétera.

5.- El reclamo a las intrigas y golpes bajos.

Compañeras y compañeros regidores ese es un compromiso que adquirimos hace un año cuando juramos cumplir y hacer cumplir la ley y siempre fuimos conscientes que lo más importante era que nos mantuviéramos unidos ante los complejos momentos que atravesaba nuestro municipio. Ahora, una vez más, nos enfrentamos a una prueba. Y una vez más debemos responder al llamado de la historia.

Hemos trabajado con pasión y entrega total para hacer que Durango avance y hoy he presentado algunos de los resultados que estoy seguro significan pasos importantes para lograrlo.

Sin embargo, para el joven que tuvo que salir de aquí para buscar nuevas oportunidades y extraña su casa, su familia, sus amigos, para la madre soltera que trabaja dos turnos y al llegar a casa sufre porque no le alcanza, para el anciano que se ha quedado solo y se ve obligado a salir a las calles a pedir dinero porque ya no puede trabajar y para muchos duranguenses más, el cambio no se ha producido con la suficiente rapidez.

Ellos están hartos de dimes y diretes, de pleitos entre políticos, de exfuncionarios que dedican su tiempo en atacar al que lo reemplazo, de perfiles falsos en redes sociales que denostan a cualquiera y por cualquier cosa, de políticos que prometen durante las campañas y no les cumplen.

La gente está cansada de que muchos vean siempre por la próxima elección y no por la siguiente generación. Por eso, si queremos ayudar a la gente, si queremos que el cambio llegue a todos debemos decir basta a las divisiones y concentrarnos únicamente en ellos, que son la causa por la que estamos aquí.