Confusión y contradicciones en renuncia de Gamaliel O.

El regidor perredista José Antonio Posadas consideró que en su momento el gobernador José Rosas Aispuro no fue enterado sobre la repentina y sorpresiva decisión de hacer a un lado a Ochoa.  

El Director del Registro Civil fue removido de su cargo con el argumento de que no tenía la disposición para que se diera seguimiento a las investigaciones sobre diversas irregularidades, cuando pocos días antes, él declaraba que la Fiscalía no presentaba avances respecto al atentado que sufrió el edificio de la dependencia.


Se asegura que lo corrió Adrián Alanís, sin ni siquiera consultar al Gobernador

 

Texto: Daniel Estrada

Gamaliel Ochoa Serrano fue removido de la titularidad de la Dirección del Registro Civil, de manera abrupta y hasta sorpresiva para muchos. Para algunos compañeros de partido, la medida obedeció más a asuntos político-personales que a la falta de disposición que presuntamente había tenido para avanzar en investigaciones que se hacían en torno a la dependencia.

Por su dependencia directa de la Secretaría General de Gobierno, Gamaliel Ochoa, fue hecho a un lado de su encomienda como director del Registro Civil, quedado como encargada Ixchel Calderón Alvarado, subdirectora Jurídica del Registro Civil.

En los días consecutivos al anuncio de su remoción del cargo, Ochoa Serrano optó por no hacer ninguna expresión sobre el asunto, luego de que el pasado 16 de marzo la Secretaría General de Gobierno circuló un documento en el que se anunciaba que Calderón Alvarado asumía como encargada de la Dirección del Registro Civil.

A lo más que llegó fue a realizar una publicación al día siguiente, es decir, el sábado 17 de marzo en su cuenta de Facebook, en la que exhibió unas fotografías acompañando al gobernador José Rosas Aispuro y a su esposa Elvira Barrantes durante la celebración de la boda masiva que tuvo lugar el pasado 14 de febrero.

En la misma publicación el perredista escribió: “…Y lo confieso con todo orgullo, soy Aispurista” y luego hizo referencia al “puente” que transcurría con motivo del Natalicio de Benito Juárez.

El PRD se mantiene a la expectativa

Cuestionado sobre la situación que se le presentó a Ochoa Serrano, el regidor José Antonio Posadas Sánchez, también militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), opinó que el Gobernador en su momento ni siquiera se dio cuenta de lo ocurrido con Gamaliel, pero además dijo que el retiro de su compañero ni siquiera era definitivo.

“Como perredistas nos mantenemos a la expectativa de lo que ocurre en torno a la situación de nuestro compañero de partido y tenemos claro que no es un asunto que tenga que ver con el Gobernador”, expresó Posadas Sánchez.

Consideró que la situación no pone en riesgo la relación entre el PRD y el Gobierno del Estado, mucho menos con el gobernador Aispuro, pero vio necesario que las cosas se aclaren pronto, para que se eviten las especulaciones.

Independientemente de la postura de José Antonio Posadas, se habla de que al seno del Gobierno ya se busca otro espacio para colocar a Gamaliel Ochoa, pues su salida del Registro Civil fue totalmente una decisión de Adrián Alanís Quiñones.

Algunos comentan que el mismo Ochoa justificó que tenía interés por participar en una candidatura, en el marco del Proceso Electoral vigente.

Por su parte, el Secretario General de Gobierno negó que el movimiento tuviera que ver con la política, pero en cambio dejó ver que Ochoa Serrano dio motivos suficientes para hacerlo a un lado debido a algunas diferencias que se tuvieron con él. En torno a las investigaciones

Alanís refirió que se presentaron discrepancias respecto a algunos documentos de los que se han recibido quejas y no se han estado corrigiendo.

Declaró que le pidió a Gamaliel que solicitara un permiso para retirarse entre tanto se hacían las investigaciones que datan de hace alrededor de un año cuando se registraron algunos problemas de irregularidades, entre los que se incluye un incendio en el que aparente los responsables buscaban documentos específicos.

El asunto es que unos cuantos días antes de que se informara sobre la llegada de Ixchel Calderón como encargada de la Dirección, el propio Gamaliel Ochoa había declarado que la Fiscalía General del Estado todavía no tenía avances respecto a las investigaciones por el tema del incendio.

El perredista parecía no asumir una postura blanda respecto al problema, pues en varias entrevistas habló de la probabilidad de interponer denuncias penales por casos de corrupción al interior de la dependencia.

En este contexto, resulta contradictorio que el Secretario General de Gobierno declare que Ochoa no colaboraba con las indagatorias, mientras que este hasta hace unos pocos días parecía no quitar el dedo del renglón.

“Le solicitamos que se retirara temporalmente de la encomienda para dar seguimiento a la investigación, pero no solamente no accedió, sino que además dejó de presentarse a la Dirección, por lo que se optó por nombrar a la ahora encargada”, expuso.

Un caso sin resolver

Hay que recordar que fueron más de 30 mil libros y 7 millones de actas registrales los que estuvieron en riesgo de perderse tras el incendio que se presentó durante la madrugada del domingo 2 de julio de 2017.

Ese día, elementos de Protección Civil lograron llegar a tiempo y así evitar que el fuego alcanzara al archivo central del Registro Civil, luego de que el inmueble ubicado sobre el bulevar Francisco Villa, en el fraccionamiento Jardines de Durango, fue objeto de un ataque con thinner y cocteles explosivos.

Más que Ochoa Serrano, es la Fiscalía General del Estado (FGE) la autoridad que debe dar cuenta de las pesquisas realizadas en torno a dicho suceso ocurrido hace más de ocho meses.

Hay que recordar que Ochoa Serrano llegó a la Dirección del Registro Civil en noviembre de 2016, en sustitución de Alejandra Hernández Macías, proveniente de la coordinación de la Editorial y Librería de la Universidad Juárez del Estado (UJED).

Su nombre ya se había mencionado para ocupar otras dependencias, sin embargo, a final de cuentas se puso en sus manos la responsabilidad de dirigir el Registro.

Aparentemente, la diferencia que se presentó con el Secretario General de Gobierno no impactará de forma negativa en la relación que mantiene el perredista con el Gobernador del Estado, ni tampoco con el vínculo que el mandatario estatal tiene con el PRD, pues al parecer la intención es reubicarlo en otra área en la que obviamente no requiera estar en contacto con Alanís Quiñones.

No obstante, esta es una clara prueba del poder que se le ha otorgado o permitido ejercer al titular de la Secretaría General durante la actual administración estatal, en torno a la cual no es la primera vez que se presenta alguna discrepancia, aunque comúnmente no habían llegado tan lejos.

Y es que se puede recordar, que cuando el tema de la desnutrición infantil, particularmente en la zona indígena, varios secretarios de estado se vieron involucrados en una serie de contradicciones en torno a sus hipótesis con respecto al problema.

En ese entonces, César Franco Mariscal, defendía una postura, Marcos Cruz Martínez, aseguraba que él tenía la razón y el propio Adrián Alanís también presentaba su punto de vista particular.

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *