Otro ambiente entre empresarios y policías tras salida de Cecilia Soto

Salida de Cecilia Soto, una oportunidad para empezar de nuevo

Para los empresarios fue imposible entablar mesas de dialogo con la ahora Ex Directora de Seguridad Pública Municipal, debido a la poca disposición que manifestó y la total negativa para reconocer errores y aceptar propuestas.

Se tardó, pero a final de cuentas José Ramón Enríquez quitó a Soto Mendoza de la titularidad de la DMSP, aunque la mantuvo en el gabinete municipal al nombrarla subsecretaria jurídica del Ayuntamiento.


Esperan reanudar mesa de diálogo a la brevedad

 

Texto: Daniel Estrada

Con la remoción de Cecilia Soto Mendoza de la titularidad de la Dirección Municipal de Seguridad Pública (DMSP), se generan nuevas y mejores expectativas en la capital de Durango. Los empresarios reconocen que el cambio urgía y los ciudadanos esperan una inmediata baja en la incidencia delictiva.

Aunque Cecilia Soto no fue apartada totalmente del servicio público, pues inmediatamente fue nombrada subsecretaria jurídica del Ayuntamiento, no tardaron las reacciones de quienes consideraban necesaria su salida de la DMSP y los que optaron por dar su voto de confianza a favor de Óscar Galván Villarreal, quien llegó en su lugar.

Fue el pasado martes 20 de marzo, cuando a temprana hora, se dieron a conocer los movimientos realizados por el alcalde José Ramón Enríquez Herrera, quien decidió que Óscar Galván, quien se desempeñaba como subdirector jurídico de la misma dependencia, se convirtiera en el nuevo titular.

Dentro de los ajustes, Laura Leticia Sánchez Osorio, llegó a ocupar el lugar de Galván Villarreal, quedando en nuevas manos el timón de una de las instancias más importantes del Municipio, que recientemente fue equipada con unidades motrices, con miras a fortalecer la prevención del delito.

Nunca pudieron tener diálogo

Sobre el cambio, Jaime Mijares Salum, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, dijo esperar un inmediato acercamiento con el nuevo Director de Seguridad Pública de la capital y hasta restablecer el diálogo que no se pudo lograr con su antecesora.

Recordó que fue la falta de disposición que mostró Soto Mendoza, la razón por la que no se tuvo continuidad con las mesas de trabajo que se tenían previstas no solamente con la DMSP, sino con otras dependencias municipales.

Sin embargo, la postura asumida por la funcionaria desmotivó a los líderes empresariales, quien ante sus múltiples ocupaciones, valoraron como soso el acercamiento que tuvieron con Cecilia Soto, quien más que ofrecer apoyo y mostrar apertura, mantuvo una posición a la defensiva y no supo admitir errores.

Jaime Mijares, no descartó que la salida de Soto pudiera tener que ver con la mala relación que esta llegó a tener con la iniciativa privada, pero también dijo esperar que al nuevo Director le vaya bien, pues eso se vería reflejado en un buen desempeño de la dependencia y por ende habría un impacto positivo en la sociedad.

Fue de pocos resultados

Entre tanto, para Miguel Castro Mayagoitia, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) capítulo Durango, el trabajo de Soto Mendoza tuvo pocos resultados positivos, razón suficiente como para justificar su salida.

El empresario duranguense habló de la necesidad que han tenido los miembros del sector, de recurrir a mecanismos de vigilancia privados, que antes no requerían, debido a que la incidencia de robos no era tan alta.

Vio necesario que Durango recupere la estabilidad y la confianza de la sociedad en la Policía Preventiva, lo cual involucra al sector comercial que se ha visto muy golpeado por la delincuencia.

Castro Mayagoitia coincidió con Mijares Salum en la necesidad de tener un inmediato acercamiento entre la Iniciativa Privada y Óscar Galván, no solamente con la finalidad de exigirle, sino de manifestar disposición y deseos de colaborar para que las cosas mejoren en materia de seguridad en el municipio de Durango.

De hecho, recuperar las mesas de diálogo con la DMSP podría hacer que se recupere el interés por parte de los empresarios, de sostener encuentros de trabajo con directores de otras dependencias municipales.

Reconocen la decisión

Aunque Enríquez Herrera, alabó el desempeño que tuvo Cecilia Soto durante su estancia al frente de Seguridad Pública, su remoción fue tomada de alguna forma, como una muestra de buena voluntad del oftalmólogo, a favor de la reconciliación Iniciativa Privada-Ayuntamiento.

Por cierto, la ex directora de la DMSP no llegó al cargo con un currículo modesto que hiciera suponer su fracaso, ya que en su trayectoria, sobresale su labor como Delegada de la Procuraduría General de la República (PGR) en Durango en 2011, siendo la primera mujer asumir dicha responsabilidad en la entidad.

Hay quienes la apreciaron a priori como un perfil interesante, con amplias expectativas respecto al trabajo que podría desarrollar una mujer al frente de una corporación policial, aunque no tardaron en presentarse las declaraciones contradictorias y argumentos controvertidos, a la vez rebasados por los indicadores delictivos.

Ella nunca reconoció que se tenían problemas severos en situaciones como el robo, narcomenudeo o la violencia, ya que siempre presentó excusas o estadísticas con indicadores favorables al Municipio, como la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de periodicidad trimestral.

Por lo pronto, la susodicha ya se sumó al todavía reducido grupo de funcionarios municipales de la actual gestión que truncan su encomienda, no por motivos electorales, como es el caso de Francisco Bueno Ayup, ex director de Administración y Finanzas.

No está de más recordar que los empresario no se sienten nada cómodos con Héctor Mitre Camargo, director de Desarrollo Urbano; Ernesto Aguilar titular del Juzgado Administrativo; y Fernando Martínez, de Catastro Municipal.

Por lo que, si bien es cierto que con la remoción de Cecilia Soto de la Dirección de Seguridad se pueden calmar los ánimos de los representantes de la Iniciativa Privada, la medida también puede dar pie a que se busque seguir insistiendo en la destitución de los otros funcionarios, como ya se ha pedido y una vez que ya se vio que José Ramón Enríquez si da su brazo a torcer.

Los números testifican

Las estadísticas son frías, y estos son algunos de los números que presenta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en cuanto a la incidencia delictiva registrada durante los dos primeros meses de 2018:

Durante enero y febrero se tuvieron 350 robos a casa sin violencia, 185 en enero y 165 en febrero, además de otros cuatro con violencia, de los cuales tres ocurrieron en enero y uno en febrero.

El 67.7 por ciento de los robos a casa habitación sin violencia se cometieron en el municipio de Durango, de acuerdo con el reporte estadístico estatal.

En los dos primeros meses del año se tuvo un registro de 11 vehículos robados sin violencia, 65 en enero y 46 en febrero, mientras que con violencia se reportaron siete, con dos en enero y cinco en febrero.

Entre tanto, el 61.3 por ciento de los robos de vehículos sin violencia se cometieron en el municipio de Durango, de acuerdo con el reporte estatal.

En robo a negocios sin violencia se tuvieron 147 denuncias durante enero y febrero, 80 y 67, respectivamente, además de 19 con violencia, 13 y 6 seis, en ese orden.

El 60.2 por ciento de los robos a negocios sin violencia se cometieron en el municipio de Durango, al realizar la comparación con la estadística a nivel estado.

La violencia familiar también alcanzó niveles altos durante los dos primeros meses del año, con 574 denuncias, de las cuales 304 fueron presentadas en enero y 270 en febrero.

En este sentido, el 65.2 por ciento de los casos de violencia familiar se cometieron en el municipio de Durango.

Denuncias por abuso sexual en la capital se tuvieron 32, de las cuales 16 ocurrieron en enero y 16 en febrero, siendo el 66.6 por ciento de las registradas a nivel estado.

Con estas cifras se despidió Cecilia Soto, mientras que Óscar Galván deberá mostrar primero disposición de querer contrarrestar dichos indicadores y luego tratar de reducir dicha estadística, con el respaldo de los agentes policiales, quienes por cierto también están necesitados de incentivos y un mejor trato, según se pudo ver durante la última celebración del Día del Policía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *