José Aispuro a sus funcionarios: quiero más calle y menos oficina

Texto: Daniel Estrada O.

Llegan Héctor David Flores a la Secretaría General de Gobierno y Rafael Sarmiento Álvarez a Secope

Pide Aispuro a los que se quedan, más trabajo de calle y menos tiempo en la oficina

 Adrián Alanís Quiñones y Arturo Salazar Moncayo, se sumaron a la lista de ex funcionarios de la administración 2016-2022. El gobernador aceptó la renuncia de ambos y anunció su salida, a pocas horas de presentar su informe ante el Congreso del Estado.

 Héctor David Flores Ávalos llega a la Secretaría General de Gobierno y Rafael Sarmiento Álvarez a la Secope. Además, Gustavo Kientzle Baille, se quedó como titular de la Sedeco, luego de permanecer un tiempo como encargado.

El gobernador José Rosas Aispuro Torres pidió a sus colaboradores más trabajo de calle y menos tiempo en las oficinas, pues es necesario estén en donde hay necesidad y hay muchos problemas para resolver.

“A mi equipo, le pido redoblar el trabajo; más cercanía con los ciudadanos. Necesitamos estar en las oficinas solo el tiempo que se requiere para organizar y planear, pero hay que estar en la calle”, señaló el gobernador.

Aunque sin querer ahondar mucho en el tema, aceptó que podrían venir más cambios en su gabinete, inclusive, en un corto plazo. Por lo pronto, el mero día en el que presentó su Cuarto Informe ante el Congreso del Estado, aceptó dos renuncias e hizo tres nombramientos.

A unas cuantas horas de presentarse ante el Legislativo, se avisó que el gobernador emitiría un mensaje importante a través de las plataformas oficiales virtuales, en un horario prácticamente empalmado con la actualización de la estadística COVID-19.

El mandatario estatal dio a conocer las renuncias y los nombramientos  en un mensaje de menos de cinco minutos, tiempo en el que incluso aprovechó para invitar a la ciudadanía para seguir a través de las redes sociales del Congreso local, el ejercicio de rendición de cuentas  programado para las 18:00 horas.

Asimismo, indicó haber aceptado la renuncia de Adrián Alanís Quiñones, quien se desempeñó como titular de la Secretaría General de Gobierno desde el inicio de la administración.

De la misma manera, anunció la renuncia de Arturo Salazar Moncayo a la titularidad de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas del Estado (Secope), encomienda que en la que había permanecido al frente, también desde el inicio de la gestión.Anunció también la decisión de nombrar a Gustavo Kientzle Baille, como secretario de Desarrollo Económico (Sedeco) luego de que este había permanecido como encargado de la misma instancia, 

posterior a la renuncia de Tomás Dávila Flores, en junio pasado.

El gobernador también dio a conocer los nombres de quienes sustituyen a los dos elementos cuya renuncia fue aceptada, siendo Héctor David Flores Ávalos el que llegó la Secretaría General de Gobierno, y Rafael Sarmiento Álvarez a la Secope.

El anuncio dio mucho de qué hablar, sobre todo por el momento en el que se hizo y por el entorno que envolvía a los perfiles salientes y a los entrantes.

La de Salazar Moncayo se veía como una salida anunciada y hasta tardía, aunque por unas horas, el gobernador se adelantó a que los diputados de oposición pidieran nuevamente su cabeza.

La labor de Arturo Salazar al frente de la Secope fue muy cuestionada y muchas veces se le mencionó como uno de los funcionarios estatales obligados a dar un paso lateral.

En lo que se refiere a Alanís Quiñones, para muchos,  el anuncio fue una sorpresa, ya que ni siquiera estaba en la mira de la oposición como una pieza de poca utilidad en el tablero estatal.

Sin embargo, a pesar de que para muchos se dejó ir al mejor y único operador político del Gobierno del Estado, se menciona que su manera de trabajar creaba cierto ambiente de conflicto al interior.

Hubo reacciones

Luis Enrique Benítez Ojeda, presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue uno de los que se expresó sobre Adrián Alanís, como un buen elemento que estaba dejando ir el Gobierno de Aispuro.

No opinó lo mismo del extitular de la Secope, de quien comentó que se hablaron muchas cosas en torno al mal manejo de la dependencia y los malos resultados en materia de obra pública.

Sobre el movimiento que se dio en la Sedeco, el dirigente del tricolor consideró que la decisión fue oportuna, al tener en cuenta que se trata de una instancia en la que se requiere de mucho trabajo, por los tiempos en los que se vive.

Verónica Pérez Herrera, presidenta del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional (PAN), dijo respaldar las decisiones que tomaron los ahora exfuncionarios, así como la postura del gobernador de aceptar sus renuncias y hacer nuevos nombramientos.

Dijo respetar el trabajo que ambos hicieron durante el tiempo que formaron parte del gabinete estatal e incluso mencionó que en el partido tenían las puertas abiertas.

Hay que recordar que Alanís nunca se afilió al blanquiazul, ni tampoco renunció al tricolor, durante su gestión en la Secretaría General de Gobierno.

Uno de los últimos que pidió la salida de Salazar, de la Secope, fue el diputado Iván Gurrola Vega, de Morena, quien a un día del informe, declaró que dicha instancia es la que menos resultados ha dado.

“Creo que es la Secretaría que más daño le ha hecho a los duranguenses, al gremio de la construcción y ha afectado la posibilidad de desarrollo y crecimiento en la entidad. No hay ninguna obra trascendente, puras cosas ordinarias”, expuso.

Pero, también de los que llegan se ha hablado bastante,  siendo la gran duda si Flores Ávalos podrá con la responsabilidad de la Secretaría General de Gobierno, identificada como la diestra del gobernador en turno.

Y es que, con su particular estilo, Alanís siempre generaba “ruido” y daba de que hablar, incluso con declaraciones osadas que terminaban por activar el engranaje de más de una dependencia para poder estar en la misma sintonía del político de amplia trayectoria.

Una de las últimas declaraciones “pegadoras” la hizo justo cuando llevó el documento que contenía el Informe del Gobernador, al Congreso del Estado, lugar en donde declaró que, en esta gestión, quedaron atrás “levantones” y fosas clandestinas.

Para algunos la declaración pudo caer en una controversia que no era necesaria, mientras que para otros fue una forma efectiva de atraer los reflectores al  Cuarto Informe de Actividades del Gobernador.

Lo cierto es que ahora, el papel de Secretario General está en manos de Héctor Flores, quien fue senador por Durango, entre el 15 de diciembre de 2015 y el 31 de agosto de 2018, en suplencia del propio José Rosas Aispuro.

Abogado de profesión, para muchos el panista no tiene las tablas necesarias, ni la identificación con Durango, como para hacer un buen papel en la Secretaría General de Gobierno.

Otros creen que se le tiene que dar el voto de confianza y esperar que durante los dos años que restan al gobierno del estado, pueda demostrar que Aispuro hizo la elección correcta.

De Rafael Sarmiento Álvarez  se tienen mejores expectativas, toda vez que hace algunos años se desempeñó como titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), encomienda que después ocupó en el vecino estado de Zacatecas.

Además, desde mediados de 2017 asumió la dirección de la Comisión del Agua del Estado de Durango (CAED), cargo en el que se desempeñaba hasta el día de su nombramiento como secretario de Obras.

Por cierto, ha estado muy involucrado en el tema de la presa Tunal, proyecto que en los últimos días ha sido retomado por el gobernador, como una necesidad prioritaria para la capital del estado.

Sobre Gustavo Kientzle Baille se hablan buenas cosas, sobre todo, destaca el hecho de que se dé la oportunidad a cuadros de La Laguna, que tienen la capacidad suficiente para atender las prioridades en materia de economía.

Antes de ser nombrado como encargado de la Sedeco, Kientzle se desempeñaba como subsecretario de la dependencia en la Laguna de Durango, zona en la que se concentra la mayor parte del desarrollo industrial del estado.

No han sido pocos los cambios

Estos no son los primeros, y como ya lo dejo ver el gobernador, probablemente ni los últimos cambios que se hacen en su equipo de trabajo, pues todavía faltan dos años y la necesidad de ajustes se tiene que seguir atendiendo.

Juan Quiñones Ruiz, fue director de la CAED alrededor de un año, cargo al que renunció a mediados de 2017, para posteriormente activarse como senador suplente de José Ramón Enríquez Herrera, y hasta cambiarse de partido a Movimiento Ciudadano, del cual es dirigente estatal en la actualidad.

Ramón Guzmán Benavente, llegó como titular de la Fiscalía General del Estado (FGED), sin embargo, en noviembre de 2017 renunció a dicha encomienda, debido a los problemas de salud que entonces le aquejaban.

Está también el caso de René Almeida Grajeda, quien fue nombrado titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (SAGDR), pero en 2018 renunció para después incorporarse al equipo de trabajo de Javier Corral, en el gobierno de Chihuahua.

En Comunicación Social, fue nombrada Verónica Terrones Romero, quien en marzo de 2018 renunció para participar en el proceso electoral de ese año, dejando su lugar a Benjamín Flores Salas, quien en 2019 entregó la estafeta a Mar Grecia Oliva Guerrero.

Una situación similar a la de Terrones, se presentó con Rosario Castro Lozano, quien dejó la titularidad de la Contraloría para ir en busca de una diputación. Aunque no logró el objetivo, terminó como coordinadora de gabinete.

A la Secretaría de Contraloría (Secoed) llegó Raquel Arreola Fallad, procedente de la Procuraduría para la Defensa de Niñas, Niños y Adolescentes, en donde fungía como titular.

Otro que también se fue de forma prematura, es César Franco Mariscal, quien se desempeñó como titular de la Secretaria de Salud hasta mediados de 2018.

Por el mismo tiempo, Marcos Cruz Martínez, renunció a la Secretaría de Desarrollo Social del Estado (Sedesoe), ahora Secretaría de Bienestar Social del Estado (Sebysed), debido a las notorias diferencias que ya tenían con el gobierno e incluso con su ex partido, el PRD.

Para cubrir ese hueco llegó Jaime Rivas Loaiza, quien estaba al frente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SMyRNA), a la que a su vez arribó Alfredo Herrera Duenweg.

Otro de los que llegaron con Aispuro, fue Víctor Hugo Castañeda Soto, quien estuvo al frente de la Secretaría de Turismo y Cinematografía, cargo en el que estuvo hasta julio de 2018.

Alejandro Álvarez Manilla, fue director del Instituto Estatal del Deporte (IED) hasta diciembre de 2018, para luego dejar su lugar a Ana Karen Ávila Ceniceros.