Un trío de miedo: covid, lluvias e influenza

Por: Víctor R. Hernández

Sept. 13. 2020

Entramos ala tercera semana de septiembre y con ella registramos que ya se cruzaron dos de las tres variables que temíamos, por su alto grado de destrucción y contagio. Se trata de el avance sin control de la pandemia del Covid-19 y la copiosa temporada de lluvias que ya comienzan a registrar destrozos entre la población de los centros urbanos y el medio rural de la entidad. Con este escenario, estamos a 30 días de distancia de la tercera variable: la influenza, muy parecida al covid y que vendrá a reforzar el panorama de miedo e incertidumbre en la población.

1.- La variable líquida

A la mitad de la temporada de lluvias, en diferentes regiones de la entidad comienzan a sentirse los estragos de las torrenciales lluvias que amenazan con desbordar presa, destrozar la infraestructura carretera y de caminos, así como golpear sin misericordia, número importante de casas humildes, hechas a base de madera, cartón y mala calidad de materiales.

Entre jueves, viernes y sábado, los aguaceros que se reportaron en amplias regiones de la entidad ocasionaron el derrumbe y la incomunicación en varias comunidades de los municipios de Rodeo y Coneto de Comonfort.

De acuerdo con reportes de El Sol de Durango, entre la noche del viernes y la madrugada del sábado 13 de agosto, las comunidades El Porvenir y El Vizcaíno quedaron incomunicadas con la región de Nogales y Coneto, al colapsar el puente que pasa sobre el arroyo de San José de Basoco, además de interrumpirse el servicio de energía eléctrica.

Pedro Silerio García, ex alcalde de Coneto de Comonfort, al norte de la entidad, dio cuenta del desbordamiento del arroyo Coneto en la cabecera municipal, así como crecientes en los demás arroyos que bajan de la sierra, como el de San José de Basoco, que desemboca, uno de sus ramales, en la presa Catedral.

La situación climatológica también ha provocado fallas en los servicios de energía eléctrica, señal de internet y en algunos poblados también de agua potable, sobre todo aquellos que tienen pozos conectados a energía convencional.

Los poblados Porvenir y Vizcaíno están aproximadamente a quince y veinte kilómetros respectivamente, de la cabecera municipal y el sábado estaba incomunicados.

Por otra parte, la reportera de El Sol de Durango informó el sábado en el municipio de Rodeo permanecía incomunicada la población de la comunidad Buenavista, que alberga a 90 familias, debido a que los arroyos que la circundan hacen imposible el tránsito por vía terrestre.

Por segunda ocasión cayeron los puentes San Antonio y Buenavista, en el municipio de Rodeo, a consecuencia de la crecida del arroyo de Coneto y el río San Juan, respectivamente, quedando incomunicados las localidades de Amoles y Buenavista.

Jorge Villalba Rodríguez, secretario del ayuntamiento informó que el viernes se derrumbó el puente de Buenavista, mismo que ya había sido dañado por el exceso de humedad hace algunas semanas, cuando la creciente del río San Juan lo dejó visiblemente fracturado.

El sábado, las crecientes del arroyo de Coneto zarandeó con fuerza el puente San Antonio el que, finalmente colapsó, obra que ya había sido derribada por las crecientes registradas el 30 de agosto de 2016. Lo que queda del puente San antonio se localiza en el kilómetro 145 de la carretera Panamericana.

2.- La variable del Covid-19 imparable

Este domingo 13 de septiembre, se notifican 2 defunciones y 90 casos nuevos de COVID-19 en el estado de Durango; acumulando 7 mil 451 personas que han resultado positivas al virus y 558 defunciones.

De los nuevos casos confirmados 42, se reportan en Durango, 17 en Gómez Palacio, 7 en Canatlán, 7 en Pueblo Nuevo, 5 en Lerdo, 2 en Cuencamé, 2 en Nuevo Ideal, 2 en Súchil, 1 en Guadalupe Victoria, 1 en Guanaceví, 1 en Nombre de Dios, 1 en Ocampo, 1 en San Luis del Cordero y 1 en San Juan del Río.

De las defunciones, una corresponde al municipio de Durango y otra persona falleció en Santa Clara.

3.- La variable de la gripe y pulmonía.

Muy parecida al Covid-19, la gripe estacional conocida como la influenza, anuncia su aparición para la primera semana de octubre, dentro de 30 días aproximadamente.

Esta enfermedad respiratoria es altamente contagiosa, pues se adquiere por contacto directo. No obstante, es curable si se detecta a tiempo.

Para la temporada 2020-2021, México aplicará más de 35 millones de dosis contra la influenza.

La semana pasada, Hugo López-Gatell Ramírez afirmó que no se puede adelantar la vacunación contra la influenza, ya que dijo, no existe aún la vacuna recomendada para el hemisferio norte para la temporada 2020-2021 debido a que se retrasó el proceso por la pandemia de Covid-19.

“Por la epidemia de Covid-19 este proceso se retrasó en la parte de producción, en la parte de transporte de insumos, aproximadamente se retrasó un mes y medio hacia dos meses todo el proceso, sin embargo, estará a tiempo para comenzar en el mes de octubre.

El subsecretario de Salud apuntó que debido a la mutabilidad del virus de la influenza, sólo el 40% de la población mexicana podrá tener acceso a la vacuna.