¿Estamos en riesgo de otra tormenta perfecta?

Por: Marcos Ortiz

El 29 de septiembre del 2016 el estado de Durango, principalmente su capital, vivió la fecha más terrible en cuanto a incidentes por lluvias se refiere. Las precipitaciones aumentaron hasta los 97 milímetros en tan solo ocho oras, o sea, 20 por ciento de lo que llueve en todo un año.

 

LAS ESCENAS RECORDADAS. Las secuelas lamentables de aquella ocasión fueron cinco personas muertas, tres de ellas menores de edad, incluida una señora que no pudo salir de su vehículo cuando era arrastrada por el caudal. Las imágenes recabadas por el Puente Negro, otras más crudas que no quisiera mencionar por la Calle Negrete, fueron eso, un escenario de una tormenta de terror.

 

Hubo un sinnúmero de viviendas dañadas, hospitales inundados, no se diga la suspensión de clases por este motivo, además de resultar 30 escuelas afectadas. Las sirenas se escuchaban a lo largo y ancho de la ciudad, patrullas a alta velocidad recorrían los bulevares, la lluvia no paró toda la noche.

Se implementó el Plan DN-III-E en conjunto con autoridad estatales y municipales, principalmente la relativas a la protección civil, comunicaciones, seguridad y salud. Aquella contingencia la anunciaban horas antes los nubarrones en un color negro pálido que acompañaba un aire muy raro, helado y sombrío. De hecho, la noche de aquél 29 de septiembre se adelantó, pues el torrencial registrado en las cámaras de @webcamsméxico se puede ver que en cuestión de minutos la ciudad se cubrió totalmente de lluvia en cuestión de minutos, como una premonición de la naturaleza, que no perdona.

 

LOS AGARRÓ DESCUIDADOS. Eran los tiempos del otrora alcalde José Ramón Enríquez, quien con 15 días más de ventaja en el gobierno del denominado “Feliz” aventajaba al hoy Gobernador José Rosas Aispuro Torres pues el de Tamazula llegó 15 de Septiembre. Sin embargo, sus rostros eran perplejos, sorprendidos, era su primer prueba de fuego. Así los recibía la naturaleza, administrando una tragedia que no tenían en su agenda.

Aún así, lograron poco a poco sortear las vicisitudes de la naturaleza y de esa noche trágica, a la fecha, se llega el mes de septiembre y el temor de los duranguenses sigue siendo latente cuando escuchan a lo lejos tronar, un cielo nublado y un aire que empuja con sus fuertes rachas.

 

Hoy, en este 2020, la situación se está tornando preocupante, pero ahora en la parte Norte del Estado. Ni en 2017, 2018 ni 2019 habíamos visto los representantes gubernamentales tan preocupados y ocupados en los incidentes de esta naturaleza.

 

CONETO DE COMONFORT. Y es que el recuento de los daños es importante: Más de 100 viviendas destruidas, una persona ahogada en el municipio Coneto de Comonfort, cientos de hectáreas arrasadas por el agua, autoridades estatal y municipales movilizados entregando con recursos de apoyos.

En la capital, las colonias más dañadas son las del Sur y Oriente, pero las imágenes de los daños en Coneto de Comonfort son impresionantes, las calles se volvieron ríos, un adulto de 60 años y con discapacidad murió ahogado por que su vivienda presentó inundación en su totalidad, no pudo salir. 

LAS PRESAS A SU TOTALIDAD.

Si eso le sumamos que algunas presas ya están en su totalidad, como es el caso de la Bayacora, la cuál está al 102%, la Guadalupe Victoria a un 91%, la Peña del Águila a un 125%, la Caboraca a un 101%, la Francisco Villa a un 93%, mientras que la de Tejamen en Nuevo Ideal, las de Villahermosa y La Magdalena así como la de Guatimapé están aumentando fuertemente su nivel, la preocupación que vemos ahora en los rostros de los funcionarios públicos tiene algo de lógica. Hay posibilidad de que autoridades autoricen el desfogue de las mismas. Según los pronósticos las lluvias continuarán más días, los poblados El Porvenir y El Viscaíno, de Coneto, quedaron totalmente incomunicados. Existe además la inminente posibilidad que Durango pida la declaratoria de Emergencia, solo es cuestión que las autoridades recopilen las evidencias de los desastres para solicitarla mediante un oficio para acceder a recursos del Fonden

EL APOYO MILITAR CON EL DN-III.

Personal Militar de la Décima Zona Militar vigila el municipio así como la capital, cerca del 5 de Mayo algunas viviendas están riesgo por el Río La Sauceda, ya pusieron costales de arena y rocas para evitar que el agua pase a las casas. Es decir, sí hay latente preocupación por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, por ello se aplica el Plan DN-III-E, tal y cual pasó en el 2016.

El Gobernador José Rosas Aispuro Torres realizó un recorrido a Coneto de Comonfort, Rodeo y Durango, donde se ven afectados los caminos. Se anunció la habilitación de albergues en varios municipios.

POBLADOS INCOMUNICADOS.

Actualmente la SCT y el Gobierno del Estado instalaron una tirolesa por Rodeo para poder conectar a la gente incomunicada con algunos poblados como Pilar de Zaragoza, Bayacora y Puerta La Cantera, pues recordemos que los puentes San Antonio, Buenavista y El Palmito colapsaron. Según datos de Guillermo Pacheco, Coordinador Estatal de Protección Civil, actualmente hay 5 mil personas damnificadas en Rodeo y poblados aledaños, mientras que en la Colonia 5 de Mayo existen 350.

 

San Luis del Cordero también hay riesgo por el incremento del arroyo Las Tinajas, actualmente poblados como La Purísima y La Boquilla se encuentran incomunicados. Hay más daños por el aumento del río de Nuevo Ideal, que ha afectado a las viviendas de poblados como Esfuerzos Unidos.

 

Todo ello nos hace recordar aquella movilización de autoridades del septiembre del 2016 y, como afirman las noticias meteorológicas, se prevén más lluvias para Durango. ¿Estaremos ante otra tormenta perfecta, pero ahora a nivel norte del estado? Dios quiera que no.