El virus del suicidio: 5 mil 795 hasta la segunda semana de septiembre

Por: Víctor R. Hernández

Sept. 20. 2021

Hasta el 27 de diciembre de 2019 sumaron 149 suicidios registrados en toda la entidad, cifra que representa un 14n% más con respecto a los ocurridos hasta el 31 de diciembre de 2018.

De acuerdo con el recuento de las inmolaciones que se llevaron a cabo en 2019, ha quedado registrado que en todo el estado hubo 149 personas que decidieron quitarse la vida por diversos motivos, la mayoría de ellos por depresión.

Además, de esos 153 casos, 24 correspondieron a mujeres, cifra que aumentó también en dos unidades, con respecto al año anterior.

En lo que va de este año, hasta la segunda semana de septiembre de 2020, se han reportado 96 personas que decidieron quitarse la vida.

El macabro escenario nacional

La periodista Raquel Prior de cuestione.com, comienza su trabajo sobre el tema, con el siguiente relato al que le sigue información fortalecida con datos y opiniones de especialistas.

“Me diagnosticaron coronavirus, no quiero afectar a nadie; por favor cuiden a mi mamá”, escribió un hombre 40 años en una carta antes de quitarse la vida dentro de su camioneta, afuera de una tienda de autoservicio en la alcaldía Miguel Hidalgo. 

Podríamos empezar a ver escenas como esta con mayor frecuencia. El encierro, la angustia por la crisis económica y la incertidumbre por la pandemia del coronavirus, llevará a que los suicidios se disparen hasta 20% en todo el país, de acuerdo con las estimaciones de Marian Cerna Trujillo, psicoterapeuta y académica de la Universidad Iberoamericana, en el foro virtual Coloquio sobre prevención del suicidio (1). 

Ese 20% representará alrededor de 1,362 suicidios extras a nivel nacional, si consideramos que en 2018 –último año con datos disponibles– se registraron 6,808 suicidios en el país, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Sin embargo, este aumento puede ser más catastrófico para la población juvenil, pues los suicidios entre ellas y ellos podrían aumentar hasta un 43%, de acuerdo con la Ibero. 

Estas proyecciones comienzan a verse reflejadas en la realidad, al menos en la Ciudad de México. Entre enero y agosto de 2020 se han registrado 363 suicidios en la capital (más 31 intentos fallidos), 1.3% más que en 2019, cuando se registraron 358 en el mismo periodo, de acuerdo con la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX).

En México, entre enero y junio de 2020, se registraron 2,130 suicidios y 3,665 intentos, de acuerdo al Consejo Nacional de Salud Mental de la Secretaría de Salud, con base en cifras preliminares de los estados.

El gobierno está consciente del riesgo latente del aumento de este problema, advierte Diana Tejadilla, directora de la Coordinación Institucional del Secretariado Técnico del Consejo Nacional de Salud Mental, por lo que desarrolló un programa nacional para la prevención del suicidio, en coordinación con los estados. 

Suicidios: ¿la pandemia que viene?

“La situación en la que estamos es un detonante para el suicidio”, nos comentó Claudia Rafful, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM. “Muchas personas aún estamos en confinamiento y el aislamiento social puede ocasionar aumento en los síntomas de la depresión, ansiedad y el abuso de sustancias”.

Frecuentemente se cree que el detonante de la conducta suicida en una persona es la depresión, pero en realidad la ansiedad es lo más común. Sin embargo, si ambos trastornos se juntan en una situación de crisis, pueden aumentar el riesgo de que una persona decida quitarse la vida, nos explica Rafful.

Desde antes de la pandemia, los jóvenes ya eran los más afectados por el suicidio, pues en 2017 era la segunda causa de muerte entre personas de 15 a 19 años de edad, y al igual que entre los de 20 y 24 años, documenta el INEGI.

“Existe un miedo al futuro. Por ejemplo, en los estudiantes que ahorita se están titulando, hay una transición en sus vidas académicas y laborales, y se enfrentan a un futuro mucho más incierto del que pudieron tener hace un año”, advierte Claudia Rafful, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Esta es la cruda realidad sobre una de las variables que el sistema de salud en el país, hoy no puede atender porque está aturdido con la catástrofe de la pandemia, sin embargo, los organismos descentralizados y dependencias estatales y municipales, sí podrían dedicarse en lo que resta de este año, a prevenir esta otra micropandemia suicida.