Movimiento Ciudadano contrata a Óscar García Barrón para Durango

Texto: Daniel Estrada O.

El priista deja 43 años de militancia para suplir a Juan Quiñonez, a quien le dieron las gracias

Con García Barrón ¿Pierde el PRI o gana MC?

Aunque la llegada del profe Óscar García Barrón a la dirigencia estatal de Movimiento Ciudadano sorprendió a muchos, desde hace varios meses el ex priista hacia evidentes sus coincidencias, en redes sociales, con Dante Delgado, líder moral del “naranja”.

Movimiento Ciudadano tiene la obligación de avanzar y planear sus estrategias a futuro, en lugar de fungir como defensa de la administración municipal que estuvo a cargo de un político que desde hace poco más de tres meses emigró a Morena.

Es complicado saber si la decisión de Oscar García Barrón tendrá un mayor impacto negativo en el PRI, partido en el que todavía mantenía un buen capital político, o será el factor positivo que MC requiere para dar pelea en las elecciones de 2021 y 2022.

La noticia de que el profe García Barrón se convertía en el nuevo Coordinador Estatal de Movimiento Ciudadano (MC) tomó por sorpresa a muchos, ya que como él mismo lo mencionó, ya tenía 43 años en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con el que por cierto alcanzó muchas glorias.

La relación del ex cenecista con la dirigencia estatal del tricolor era muy mala, no de últimas fechas, sino desde hace ya algunos años, ya que a decir de este, no le jugaron derecho en la designación  de candidaturas en 2016 y 2018.

En últimas fechas, se había alejado de la algarabía de la política, aunque no dejaba de estar vigente en la agenda pública con la Unión Ganadera del Sector Social, de la cual es fundador y a través de la que ha buscado apoyar a ejidatarios y pequeños productores.

Oscar García fuer dirigente estatal de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos (CNC), organización afiliada al PRI, que se ha distinguido por contar con un importante capital  de ciudadanos en el medio rural.

Con el respaldo del tricolor, también fue presidente de los municipios de San Bernardo y Ocampo, diputado local, diputado federal y senador suplente.

 En este contexto, el ahora líder estatal de Movimiento Ciudadano, dijo salir agradecido del PRI, pero comprometido con el nuevo reto que asume, al tomar las riendas de un partido que en los últimos años se ha hecho presente en las preferencias electorales en Durango.

Con un perfil ligado mayormente al campo, el ex priista llegó a relevar a Juan Quiñones Ruiz, quien tenía poco menos de un años de estar al frente del partido naranja, luego de haber ejercido su suplencia en el Senado de la República, durante el periodo en el que el titular, José Ramón Enríquez Herrera, se abocó a buscar la reelección en la presidencia municipal de la capital de Durango.

Aunque su llegada a MC  fue sorpresiva para muchos, en realidad, Óscar García ya había dejado ver su empatía con el senador Dante Delgado Rannauro, líder moral del partido político fundado en 1999 con el nombre de Convergencia por la Democracia.

Desde hacía tiempo que a través de su cuenta de twitter @OscarOGB compartía varios de los mensajes y posturas de Dante Delgado, aunque al mismo tiempo hacía lo mismo con los mensaje del también senador Miguel Ángel Osorio Chong, aun priista.

Hace más de un mes, el ahora líder estatal de MC, llegó a compartir en sus redes sociales el trabajo que la regidora de la capital de Durango, Paulina Monreal, estaba realizando para atender la demanda de agua potable en colonias de la periferia.

Esto deja ver que, el profe, quien a pesar de que después de las elecciones de 2018 rompió relación con la dirigencia estatal del PRI, todavía vigente, aseguraba que no dejaría al partido de sus amores, en este 2020 ya tenía un tiempo “coqueteando” con MC.

Resultaba urgente el movimiento

La llegada de Óscar al partido identificado como la segunda fuerza política en la capital del estado, se da luego de que hace poco más de tres meses José Ramón Enríquez, líder moral de Movimiento Ciudadano en Durango, decidiera sumarse a la bancada de Morena en el Senado.

Frente a este cambio, resultaba lógico que el suplente del senador dejara la dirigencia estatal del partido y se buscara a alguien que garantizara lealtad al mismo y no a una persona.

Con la llegada de García Barrón, se abre la posibilidad de que se presenten más movimientos en la estructura del partido, tanto en la estatal, como en la de los municipios, aunque de entrada, él refiere que no es de su interés quitar y poner gente.

No obstante, para la dirigencia nacional parece ser necesario que de cara a una larga etapa electoral que abarca dos elecciones, el nombre de José Ramón Enríquez debe pasar a la historia para que el partido se concentre en la lucha con lo que tiene o lo que pueda conseguir para fortalecerse.

Aunque distinto a lo que ya ha tenido el “naranja” en Durango, Óscar parece ofrecer el liderazgo que el partido necesita para figurar en las próximas batallas y su nuevo líder

es un hombre de experiencia en la política, aguerrido y hasta con el capital humano que le puede representar la organización ganadera que fundó.

Él mismo habló para Ciudad 2.0 El Noticiario, sobre la decisión que tomó y el compromiso que hizo con Clemente Castañeda Hoeflich, dirigente nacional de MC y Dante Delgado, líder moral del partido, a quienes agradeció la confianza que le tienen para dejarle esta encomienda.

Dice que tiene muchos amigos en el PRI, mismos que quiere conservar, pero ahora, sus esfuerzos en la política serán para sumar a favor de MC, asumiendo que su ciclo en el tricolor llegó a su fin.

En esta ocasión dijo que se retira del PRI con agradecimiento y reconociendo que es un partido en el que creció y se fortaleció como político, además de que se queda con grandes recuerdos.

Son varios los temas que tiene que atender, iniciando por el análisis de la estructura de un partido en el que todavía hay liderazgos que tienen más interés en defender la pasada administración del municipio de Durango, que construir hacia el futuro.

Esta es una las principales preocupaciones de la cúpula del partido naranja, ya que esta situación afecta mucho más al partido de lo bueno que le pudiera dejar estar defendiendo la gestión de quien a final de cuentas, ya ni siquiera forma parte de sus filas.

La propia regidora Paulina Monreal, en su momento manifestó su descontento por este tipo de situaciones, al señalar que desde la trinchera en la que está ella y otros cuatro compañeros de partido, hay mucho en que trabajar a favor de los ciudadanos.

Pero además se vienen las elecciones de 2021, proceso electoral en el que Durango elegirá a quienes serán sus próximos representantes en la Cámara de Diputados, además de que también habrá renovación en el Congreso local.

A Movimiento Ciudadano, así como a cualquier otro partido, le interesa obtener buenos resultados en las próximas elecciones, pues esperan volver a tener representación en el Congreso del Estado y contar con uno o dos candidatos que den buena pelea en la pugna por los distritos federales.

Luego se viene la contienda por la gubernatura en 2022, así como la renovación de los 39 ayuntamientos, proceso que se pronostica muy cerrado y en el que seguramente el partido naranja buscará quedarse con algo.

Hay que recordar que con las tablas que García Barrón tiene, le da para pedir la oportunidad para competir por la gubernatura, aunque esto dependerá en gran parte de la manera en la que el partido pretenda participar, ya que la dirigencia nacional no descarta alianzas localizadas en diferentes regiones del país.

Cabe recordar que en el marco de las elecciones de 2018, García Barrón hacía referencia a una encuesta interna del tricolor, en la que aparecía como el segundo mejor perfil, después de Leticia Herrera Ale, para convertirse en candidato para la gubernatura.

Fue en esa misma ocasión que reprochó a la dirigencia del PRI que no le hayan cumplido el compromiso de participar como primero en la fórmula al senado, motivo por el cual rechazó participar como segundo e incluso la oportunidad de competir por el Distrito Local 08.

Con relación a la salida del profe, el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, manifestó su sorpresa y admitió que éste no se acercó para informar que se iba.

Señaló que García Barrón con el tricolor tuvo todas las oportunidades y que si su decisión era irse, sería respetada, pues nadie debe permanecer en el partido por la fuerza.

También dijo que en la última renovación que se hizo de la lista de militantes, Óscar García no atendió el llamado para volverse a inscribir, por lo que prácticamente ya había dejado de pertenecer al instituto político desde hace tiempo.