Covid-19: autoridades privilegian

la economía por encima de la vida

Durango en semáforo amarillo con más de nueve mil casos confirmados y más de 670 muertes por el virus

Con Semáforo amarillo, abren hasta los casinos

 El nuevo ordenamiento dio paso a la reapertura de plazas públicas, con un aforo del 50 por ciento, de ahí que en espacios como la Plaza de Armas fueron retiradas las vallas de los corredores, aunque se dejaron algunas para bloquear ciertas bancas.

 El alcalde Jorge Salum declaró que el acuerdo se mantendrá vigente en tanto el Semáforo Epidemiológico se mantenga en color amarillo, es decir, un retorno al naranja o un avance al verde, derivarán en nuevos ajustes y modificaciones.

Una vez que Durango fue ubicado en color amarillo en el Semáforo Epidemiológico, junto con otras 15 entidades federativas, estatus que el gobierno local avaló, el Ayuntamiento de Durango emitió un nuevo acuerdo en el que finalmente se reactivan los casinos, con un aforo al 30 por ciento; además, habrá mayor flexibilidad en afluencia y horario en diversos espacios públicos.

La medida ha sido aplaudida por unos y criticada por otros, puesto que los nuevos lineamientos representan un respiro para los diferentes sectores económicos, aunque también el riesgo latente de que el número de contagios de COVID-19 se incremente, es una realidad.

El pasado martes 30 de septiembre, el alcalde Jorge Salum del Palacio y Mario Garza Escobosa, secretario del Ayuntamiento, dieron a conocer las implicaciones del nuevo acuerdo administrativo derivado de la nueva declaratoria emitida por la Autoridad Sanitaria del Gobierno Federal.

El acuerdo indica en primera instancia que el uso del cubrebocas sigue siendo obligatorio entre la población, y quien no lo use podrá ser sancionado con trabajo comunitario.

Una vez que diversas disposiciones se han flexibilizado, la autoridad podría ser mas rigurosa en cuanto al uso obligatorio de dicho instrumento, ya que se prevé una mayor movilidad en torno a diversas actividades que antes estuvieron más o totalmente restringidas.

Entre las nuevas disposiciones, llama la atención el hecho de que por fin se permite retomar actividades en los casinos, con un aforo del 30 por ciento y con un horario hasta la 1:00 horas.

Este es uno de los giros más castigados, pues se había restringido el permiso para su operación desde que comenzó la pandemia, hasta ahora, con todo y que cantinas, bares y antros ya estaban activos, con sus respectivos protocolos.

El nuevo ordenamiento dio paso a la reapertura de plazas públicas, con un aforo del 50 por ciento, de ahí que en espacios como la Plaza de Armas fueron retiradas las vallas de los corredores, aunque se dejaron algunas para bloquear ciertas bancas.

De esta manera, se pretende evitar la permanencia de una cantidad de ciudadanos mayor a la permitida en este espacio que regularmente suele ser uno de los más concurridos de la ciudad, junto con el corredor Constitución.

El horario de funcionamiento del Parque Guadiana para actividades deportivas y recreativas ya se normalizó, aunque con un aforo del 50 por ciento. Por ahora, permanecerán cerradas las áreas infantiles, aunque se ha aprovechado para darles mantenimiento e incluso, adaptar nuevos espacios.

De la misma manera, se ha iniciado de forma gradual con la apertura de áreas deportivas públicas tales como: albercas, ciclopistas, campos de futbol entre otras, con una afluencia máxima del 50 por ciento.

En el caso de las salas de cine, estas mantendrán su aforo en un 50 por ciento y podrán permitir el acceso de menores de edad, a partir de los cinco años, siempre acompañados de un familiar adulto; disposición más flexible que la que se mantenía con anterioridad.

Incluso, ya no habrá restricción para que los adultos mayores, las personas con discapacidad y mujeres embarazadas, puedan acudir a las salas de cine a disfrutar de su película favorita.

Por cierto, la medida fue anunciada justo el mismo día que se dio el retiro de mobiliario de Citi Cinemas, el cine que estaba ubicado en el fraccionamiento Real de Mezquital, en cuyo edificio fue colocado el anuncio: se renta.

Este se convirtió en el segundo cine que sucumbe a los estragos de la contingencia por el Coronavirus, siendo el primero el Cinépolis que se ubicaba en Plaza Alacrán, el cual cerró a mediados de julio pasado.

En lo que se refieren a Paseo Durango, el centro comercial más concurrido de la ciudad, se indicó que mantendrá una afluencia permitida del 30 por ciento, sin más restricción que no permitir el acceso a niños menores a los cinco años de edad, acompañados de un familiar adulto.

El horario para el funcionamiento de los establecimientos de alimentos preparados, es el autorizado en sus constancias y/o patentes según sea el caso; su aforo en semáforo amarillo permanece al 50 por ciento.

En dichos establecimientos no hay restricciones de acceso a menores de edad, personas de la tercera edad u otro grupo vulnerable, aunque todavía deben permanecer cerradas las áreas infantiles.

Los horarios de operación de los establecimientos con venta de bebidas embriagantes para consumo en el lugar, como los restaurantes, bares, cantinas y centros nocturnos, es el autorizado en sus permisos, constancias y/o patentes, según sea el caso.

Junto con estas nuevas disposiciones, se intensificarán las revisiones del cumplimiento de los protocolos de sanidad en lugares públicos, establecimientos y eventos, junto con la promoción de la prevención, de las medidas de seguridad sanitaria, sana distancia y la no concentración de personas.

El alcalde Jorge Salum declaró que el acuerdo se mantendrá vigente en tanto el Semáforo Epidemiológico se mantenga en color amarillo, es decir, un retorno al naranja o un avance al verde, derivarán en nuevos ajustes y modificaciones.

Advierten que el nuevo estatus no es para desbordarse a las calles

Sobre el estatus en color amarillo del Semáforo COVID-19 que otorgó la Federación a Durango, el gobernador José Rosas Aispuro Torres advirtió que esto no significa que la emergencia de salud esté controlada en la entidad.

Declaró que se ha mejorado, aunque el número de contagios todavía es considerable en el estado, por lo que la ciudadanía debe tomar con cautela las implicaciones que tienen las nuevas disposiciones.

Puso como ejemplo, los efectos que durante la última semana de septiembre tuvieron las festividades patrias, ya que muchas personas participaron en eventos de carácter social, sobre todo el 15 y 16, y ahora enfrentan las consecuencias.

Como se ha mencionado con anterioridad, muchas veces los jóvenes son asintomáticos y son los que más participan en actividades sociales, pensando que a ellos no les va a pasar nada.

En muchas ocasiones salen bien librados, pero en el momento de convivir con sus padres, abuelos u otros familiares de mayor edad, los contagian y estos corren el riesgo de enfermar con una sintomatología más evidente, presentar una condición de gravedad o incluso fallecer.

Reiteró que los duranguenses tienen que cuidarse y no confiarse en que ahora hay Semáforo amarillo, ya que además del Coronavirus, inició la temporada de Influenza Estacional, padecimiento con una sintomatología muy similar y de alto riesgo para la población vulnerable, con la salvedad de que para este si hay vacuna.

Sergio González Romero, secretario de Salud en Durango, quien en varias ocasiones ha asumido posturas opuestas a servidores públicos que se encargan de atender aspectos económicos, señaló que el Semáforo Amarillo no significa que los ciudadanos pueden retornar con toda normalidad a las actividades que realizaban antes de la pandemia.

Admitió que el estatus tiene como principal objetivo ayudar a la reactivación económica, pero no es para volcarse a las calles, ya que una actitud irresponsable por parte de la sociedad

, podría obligar a que se regrese a los indicadores naranja y hasta rojo, lo que terminaría por causar un gran daño a todos.

En el marco del cambio de naranja a amarillo, Durango estaba ubicado entre los estados con menos defunciones y casos positivos de Coronavirus, por lo que resulta importante mantenerse en dichas condiciones.

Hay que mencionar que Durango inició con el Semáforo Amarillo con el registro acumulado de ocho mil 506 casos confirmados y 628 muertes por el virus que tiene sus orígenes en China.

Por si esto fuera poco, un día después del cambio en el Semáforo, se tuvo el reporte de 19 fallecimientos por COVID-19, cifra que solamente se había alcanzado el pasado 29 de agosto.