Huazamota: la lucha por control

de los territorios incluye a la policía

Texto: Daniel Estrada O.

La ejecución de seis elementos de la policía estatal, envía claros mensajes sobre la abierta confrontación de bandas criminales

Crimen organizado asestó duro golpe a la Policía Estatal

 Durango está de luto por la muerte de seis elementos de la Secretaría de Seguridad Pública que perdieron la vida en una emboscada en el poblado San Antonio de Padua, del municipio de Mezquital.

 En julio de 2019 ocurrió un hecho muy parecido en el que dos agentes de la misma corporación perdieron la vida al ser víctimas de una celada, en el camino de San Francisco de Ocotán a La Guajolota, en la que también resultaron heridos cuatro elementos.

El crimen organizado volvió a hacer de las suyas en Durango; no fue poca cosa, le arrebataron la vida a seis agentes de la Policía Estatal en una emboscada que se perpetró en las inmediaciones del poblado San Antonio de Padua, en las cercanías de Huazamota, al sur del municipio de Mezquital. En la refriega también perdieron la vida dos presuntos delincuentes.

Lo que ocurrió el pasado jueves 1 de octubre, a muy temprana hora en territorio de Mezquital, fue una muestra de la vulnerabilidad de las corporaciones policiacas en estas zonas agrestes de la entidad, en donde no es la primera vez que los delincuentes sorprenden a los agentes con armas de alto poder.

La noticia de que algo malo había sucedido en las inmediaciones de Huazamota comenzó a difundirse desde temprana hora, tanto el gobernador José Rosas Aispuro Torres, como Ruth Medina Alemán, titular de la Fiscalía General del Estado (FGED), confirmaron las versiones de que se había suscitado una celada en contra de los agentes estatales en aquella región.

Lo anterior, prácticamente al mismo tiempo en el que se confirmaba la muerte de dos personas en un hecho violento ocurrido en la localidad de San José Los Llanitos, ubicada en los límites de Santiago Papasquiaro y Canelas.

Si bien, estos hechos en los que fueron incendiados cuatro vehículos, llamaron la atención, por el hecho de tratarse de un enfrentamiento entre familias cuyos integrantes se dedican a actividades delictivas, el asunto quedó en segundo plano, una vez que se comenzó a hablar del saldo que dejó lo sucedido en Mezquital.

Una vez que se tuvieron más datos, Medina Alemán convocó a una rueda de prensa nocturna, misma que se llevó a cabo alrededor de las 20:30 horas y en la que se dio a conocer que fueron seis los policías que perdieron la vida, así como dos civiles.

El enfrentamiento también dejó siete agentes lesionados, mismos que fueron trasladados vía aérea a esta ciudad de Durango, para su atención inmediata en diferentes hospitales.

La reacción del Gobernador

A través de sus redes sociales, el gobernador Aispuro Torres condenó de manera enérgica lo sucedido y ofreció su total respaldo para que se investiguen los hechos y se castigue a los responsables.

“Condeno enérgicamente los lamentables hechos suscitados en la región de Huazamota #Mezquital, donde elementos de la Policía Estatal perdieron la vida. Todo el respaldo de este Gobierno para que la Fiscalía investigue y dé con los responsables. Nadie puede estar por encima de Ley”, expuso el mandatario estatal.

Ya por la mañana, había manifestado su preocupación al conocer, en primera instancia, que los policías habías sido víctimas de una celada,

aunque en ese momento todavía no se conocía la magnitud de los hechos.

La mala noticia

La funcionaria estatal dio a conocer que alrededor de las 9:00 horas se informó vía telefónica al C5, sobre la posible agresión a elementos de la Policía Estatal en un lugar denominado San Antonio de Padua, muy cerca de Huazamota y a una distancia de cuatro horas vía terrestre, de esta capital.

Un grupo de ocho agentes se trasladaba a esta ciudad para su descanso, cuando fueron emboscados por un grupo de gente armada a bordo de varios vehículos, en una curva del camino, quienes arremetieron contra las unidades oficiales con armas de grueso calibre.

Los policías tuvieron tiempo de avisar a sus compañeros que se encontraban en Huazamota, atendiendo sus deberes, sobre lo que estaba sucediendo, por lo que estos arribaron al lugar del ataque para así lograr la retirada de los agresores.

El agente del Ministerio Público tomó conocimiento de tres vehículos oficiales dañados por arma de fuego, así como de seis camionetas de civiles abandonadas en la zona en la que se registró el enfrentamiento.

En estas había rastros de sangre, lo que hace presumir a la autoridad que algunos de los agresores resultaron heridos o incluso muertos, pero fueron retirados del lugar por los mismos delincuentes.

En este sentido, se inició una investigación en hospitales de otros estados, con el objetivo de dar con su paradero y de esta manera proceder conforme a lo que indica la ley.

A la zona se trasladaron elementos de seguridad de los tres órdenes de gobierno, se inició una carpeta de investigación y se analiza la posibilidad de dar parte a la Fiscalía General de la República (FGR) al tratarse de un hecho, presuntamente relacionado con la delincuencia organizada.

Ruth Medina dio a conocer los nombres de los agentes que perdieron la vida: se trata de Jesús Eduardo Zaragoza García, Jesús Alfredo Ávila Aldaba, Tomas Herrera Santos, Manuel Parra Herrera, Ricardo Rodríguez Soto, Gumercindo Rodríguez de la Cruz.

Resultaron lesionados: José Manuel Escobedo Salas, José Santos Salas Moreno, Jorge Alejandro Adame Ramos, Ernesto Alonso Cisneros Salazar, Juan Antonio González Duron, José Darío Alanís Guardado y Luis Antonio García Cano.

Todos los lesionados mencionados se encuentran estables, aunque en su mayoría presentan lesiones ocasionadas por arma de fuego, mientras que algunos resultaron con golpes.

Hay siete ilesos: Jesús Osvaldo Esquivel Serrato, Justino Morga Leyva, José Luis González Miramontes, Jesús Gerardo Corchado Galarza, Cornelio Ramírez Mendía, Alejandro Bretado Páez y Raúl Adrián González Valles.

Sobre los dos civiles que resultaron muertos en estos hechos, en el momento no fueron identificados.  

Ante estos hechos, se desplegó un grupo de 60 elementos hasta esa zona del estado: 30 de la Policía Estatal y otros 30 de la Policía Investigadora de Delitos (PID), mientras que tres agentes del Ministerio Público y peritos, sobrevolaron el área para hacer una valoración de la escena.

A este sitio también se trasladaron agentes de la Guardia Nacional, además de que se procedió a establecer comunicación con autoridades de los estados vecinos, con la intención de mantener la coordinación en la investigación de los hechos.

Merodean en la zona

La Fiscal General no descartó la posibilidad de que este hecho violento tenga relación con lo sucedido los primeros días de septiembre pasado en las inmediaciones de la localidad de Canoas, también del municipio de Mezquital.

En esa ocasión se dio a conocer que dos personas quedaron sin vida, un hombre y una mujer, tras la incursión de un grupo delictivo, cuyos integrantes se trasladaban en por lo menos 10 camionetas.

En su momento se dio a conocer que los presuntos delincuentes a quienes se les adjudican estas muertes, ingresaron al territorio estatal procedentes de otra entidad.

En los hechos acontecidos en pasado jueves, no se descarta que los responsables hayan incursionado de otros estados y que incluso sea una reacción a la permanencia y cobertura que mantiene la autoridad en la zona.

Ruth Medina se refirió a los fallecidos como compañeros que cayeron en cumplimiento de su deber, en una función de primera línea, por lo que se dará total apoyo a sus familias.

No es la primera vez

No se puede dejar de mencionar que, en julio de 2019, ya se había suscitado otra emboscada en contra de personal de la Policía Estatal, dejando un saldo de dos agentes muertos y cuatro lesionados.

En esa ocasión 11 policías hacían un recorrido de rutina, a bordo de dos camionetas, por el camino que comunica a los poblados de San Francisco de Ocotán y La Guajolota, a la altura de la localidad Pata de Gallo.

Ese hecho se registró el pasado 11 de julio de 2019, alrededor de las 2:00 horas, situación que derivó en una intensa movilización por la zona, en donde presumiblemente se tenían ubicados a los posibles responsables del ataque.

Pobladores del municipio de Mezquital, han advertido que las cosas están complicadas en esa región del estado que tiene colindancia con los estados de Zacatecas y Nayarit.

Lo cierto es que, lo sucedido hace recordar los días más difíciles que se vivieron en Durango en el periodo 2009-2011, cuando la delincuencia organizada tenía asolado al estado, con constantes hechos de sangre.