La Cuestionada Transparencia

Por: Marcos Ortiz

Teóricos literatos, peritos en la materia de la transparencia sostienen que más allá de ofrecer gobiernos transparentes, las instituciones públicas deben dar apertura. Ésta implica más allá de mostrar los datos no solo como una vitrina de información, ornato reluciente de información, sino que la ciudadanía, incluso, participe de forma cercana en el acceso a las evidencias públicas.

Hace unos días, el Instituto Duranguense de Acceso a la Información Pública (IDAIP) dio a conocer el semáforo de municipios del estado de Durango catalogándolos en diferentes colores para medir su cumplimiento en la apertura de la información, tomando en cuenta que quienes quedaron en rojo mantienen de un cero a un 60% de cumplimiento en este deber. Los de color amarillo tienen un cumplimiento de 60 a 80 por ciento mientras que los de color verde son los más obedientes en otorgar la información que se les pide transparentar por parte del IDAIP. Analicemos cuáles municipios quedaron en qué color.

En rojo, es decir los que fueron totalmente reprobados están: Coneto de Comonfort, Cuencamé, El Mezquital, El Oro, Guadalupe Victoria, Guanaceví, Hidalgo, Nazas, Nombre de Dios, Nuevo Ideal, Pánico de Coronado, Peñón Blanco, Poanas, Pueblo Nuevo, Rodeo, San Bernardo, San Dimas, San Juan del Río, San Luis del Cordero, Simón Bolívar, Súchil, Tamazula y Tlahualilo.

Grábese bien esos municipios, estimado lector, porque son los menos incumplidos, los menos responsables, los que no reportan en su totalidad el manejo de sus recursos públicos. Son municipios no confiables Incluso, de hecho, este semáforo en rojo coincide con los ayuntamientos que donde la Entidad de Auditoría Superior del Estado hace muchas observaciones cuando se refiere a la revisión de sus cuentas públicas.

Pasemos ahora con los de color amarillo ¿quiénes son? Comenzamos a ver algunos de tamaño grande, como la capital de #Durango. El Gobierno Municipal, panista, mantiene una calificación aprobada casi de panzazo con un 75%, sucede algo peor con Lerdo que mantiene un 64%. Otros como Canelas muestran un 73%, Indé 64%, San Pedro del Gallo 69%, Santa Clara 65%, Santiago Papasquiaro 67 y Vicente Guerrero 66%.

Sin embargo, ya comenzamos a comparar a los municipios más grandes que en este caso aplica para Durango capital y Lerdo los cuales, por su importante de magnitud, debieran estar en color verde por toda la información que necesitan presentar ante el IDAIP. Todo ente público es obligado a transparentar su información y el manejo de sus recursos. Sin embargo, Durango capital y Lerdo están con calificación media.

Pasemos a los de color verde y cabe señalar que son muy pocos. Entre ellos figuran Canatlán con un 90%, Ocampo con un 93%, Otáez con 92%, San Juan de Guadalupe con un 94%, Topia con un 90% y Gómez Palacio con un 81%. ¿Qué significa ello? Que a pesar dentro de este espectro de medición figuran cinco municipios pequeños salvo Gómez Palacio.

El ayuntamiento lagunero tiene una respuesta favorable para el IDAIP quien exige que todo organismo público transparente su información básica. Es solo eso, que todo aquél ente cumpla con la ley, no se pide algo extraordinario. Sin embargo, sí llama la atención que municipios como Durango y Lerdo dos de los tres más grandes, no cumplan con simples requerimientos que no solo pide el IDAIP. sino cualquier duranguense.

La tarea de los gobiernos abiertos va mucho más allá que los transparentes. Permiten la conexión directa entre el ciudadano y el gobierno. Es una lástima que de los 39 municipios 25 de ellos estén reprobados. Es una tristeza que solo 8 estén en color amarillo y es un orgullo, pero al igual otra tristeza, que solo seis cumplan con la información debida que pide el ciudadano duranguense.

 

Qué bueno que Canatlán, Ocampo, Otáez, San Juan de Guadalupe, Topia y Gómez Palacio pasen la prueba de fuego del IDAIP y sean bien calificados, Pero sobre todo, me llama la atención Gómez Palacio, quien al ser uno de los tres Municipios más grandes sí presenta abiertamente la información que por ley está obligado a abrir.

Mucho por hacer en transparencia en Durango, sobre todo cuando muchos municipios se jactan de ser abiertos en su información pública, ya vimos que no.

Qué bueno que existen organismos como el IDAIP que va marcando precedentes sobre aquellas acciones que los obligados entes públicos omiten hacer, no quieren informar o simplemente no les importa, dejando en duda muchas suspicacias sobre actos de corrupción.

Bien por esos municipios en verde, muy mediocres salieron los de color amarillo y totalmente reprobables aquellos en rojo.

   La Era Mediática

   La Era Mediática

@CEOMarcosOrtiz y @LaEraMediática