Grupos de gobernadores, determinantes

en el futuro democrático del país

Por: Víctor R. Hernández

Oct. 11. 2020

Tras la postración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, último de los reductos que podrían significar el contrapeso del actual grupo gobernante que controla los poderes ejecutivo y legislativo, la fragmentación del territorio nacional forzada por el interés de varios gobernadores de no quedarse segregados del desarrollo nacional, está tomando una importancia estratégica de cara a las próximas elecciones de 2021.

En 2018, luego de los resultados de la elección presidencial, se creó la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN), mientras que este 2020 se formaron la Alianza Centro-Bajío-Occidente, la Alianza Noreste-Pacífico y la Alianza Federalista, además del movimiento «Unidos por México».

En el más reciente trabajo de Carlos Aranda, en el diario Reforma, titulado “Cuando los Gobernadores se Alían”, se destaca que las agendas de estos bloques incluyen renovar el federalismo, pujar por una repartición más equitativa de recursos, poner en marcha estrategias conjuntas para reactivar la economía e incidir en el paquete económico del próximo año.

Sin embargo, el Ejecutivo federal ha dado poco margen a la posibilidad de revisar las propuestas de estas asociaciones, reunirse con ellas, o bien, hacer cambios a las estrategias, planes o ejes de gobierno.

«Hoy tenemos la urgencia de organizarnos, de hacer estructuras creíbles, comprometidas, (…) para captar la inquietud ciudadana y poder hacer contrapesos reales», expresa en entrevista el ex Gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña.

«Son muy importantes estas nuevas estructuras porque nos habla de la organización de la sociedad, por un tiempo la sociedad dejó sólo en manos de los partidos políticos toda actividad política».

Ahora bien, con todo y que es la agrupación más visible y con mayor peso político,

la Alianza Federalista no es el único grupo de mandatarios, alterno a la Conago, que se ha conformado recientemente con fines específicos.

Carlos Aranda recuerda que uno de los antecedentes más lejanos fue la llamada Unidad Democrática, que recibió el mote de Tucom (Todos Unidos Contra Madrazo). Se trataba de gobernadores priistas que se unieron en 2005 para tratar de impedir que Roberto Madrazo fuera candidato a la Presidencia.

En agosto de 2018, tras la elección presidencial de ese año, se creó la GOAN con 7 mandatarios panistas, de los 11 que ese partido tenía entonces; surgió como una instancia de colaboración, contrapeso y defensa del federalismo y la democracia.

«Defendemos la eficiencia, la transparencia y la competitividad», anunció la Asociación al momento de su creación.

Se integró en sus inicios por los mandatarios de Aguascalientes, Baja California Sur, Durango, Querétaro, Quintana Roo y Tamaulipas. También participó el ex Mandatario de Puebla, José Antonio Gali Fayad, quien dejó la Gubernatura en diciembre de 2018.

El GOAN, cuyo presidente actual es Francisco Domínguez, de Querétaro, cobró fuerza en enero pasado al rechazar inicialmente su adhesión al Insabi. También propuso un decálogo para rescatar la economía y en julio reclamó al Gobierno apoyos para enfrentar la pandemia.

En el contexto de la emergencia sanitaria también se formó la Alianza de Gobernadores Centro-Bajío-Occidente, integrada por los Mandatarios de Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí.

Este colectivo se formalizó el 17 de julio pasado a fin de diseñar una agenda económica conjunta para la región, agilizar la reactivación productiva y conservar las fuentes de empleo ante la pandemia.

La «fórmula» de esta Alianza incluye 15 puntos, entre ellos apoyar a las pequeñas y medianas empresas con créditos blandos, atraer inversiones extranjeras y generar obras de infraestructura.

Una iniciativa similar es la Alianza Noreste-Pacífico, que integran Nuevo León, Coahuila, Durango, Tamaulipas, Jalisco, Colima y Michoacán. Se formó en junio para unir esfuerzos y aprovechar las ventajas del Tratado Comercial México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

También para atender conjuntamente los efectos económicos de la pandemia a través de un Plan Interestatal de Desarrollo que abarque dichas regiones.

El 29 de septiembre se presentó el movimiento «Unidos por México», integrado por 15 ex gobernadores de Acción Nacional que llaman a defender la libertad y la democracia en el País, y a quitar a Morena la mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones de 2021.

Participan en esta iniciativa Ernesto Ruffo, Fernando Canales, Francisco Ramírez Acuña, Juan Carlos Romero Hicks, Francisco Ramírez Acuña, Juan Manuel Oliva, Francisco Barrio, Ignacio Loyola y Marco Antonio Adame, entre otros.

«Estamos reactivándonos políticamente (…) tendientes a lograr un objetivo a corto plazo: que ganemos las elecciones de la Cámara de Diputados del Congreso federal, por el bien de México, ni Morena ni ningún partido, pero en particular Morena, puede y es conveniente para los mejores intereses nacionales, que tenga la mayoría absoluta», añade Canales.

De fracasar el esfuerzo que hoy realizan diferentes grupos de gobernadores, tendientes a evitar que Morena continúe controlando el poder legislativo, México se estaría dirigiendo a un verdadero régimen autoritario y unipersonal.