En los 10 estados rebeldes,

el 40% de recortes en 2021

Texto: La Semana Ahora

Con información del periódico Reforma

Dañan rubros como salud, educación,

apoyos al campo y seguridad

El lunes 26 de octubre, en un acto que estará registrado en la historia política y social de nuestro país, 10 gobernadores, incluyendo al duranguense José Rosas Aispuro Torres, acompañados de empresarios y grupos de la sociedad civil se manifestaron simultáneamente para reclamar de la Federación mayor presupuesto para necesidades estatales y dejar de estrangularlos financieramente.

Horas después de que el grupo parlamentario de Morena en San Lázaro, diera cumplimiento al capricho presidencial de desaparecer más de 105 fideicomisos y hacerse de más de 63 mil millones de pesos extras para utilizarlos discrecionalmente, 10 gobernadores tronaron, textualmente, contra el ejecutivo federal.

Javier Corral, Gobernador de Chihuahua, advirtió que está listo para una batalla política y legal contra la Federación, que podría derivar en instancias internacionales.

«No vamos a permitir ni el abuso, ni el atropello. Si la respuesta sigue siendo la indiferencia y los oídos sordos, estamos listos para dar la batalla política y legal. De no escuchar a nuestros estados, puede ser el inicio del rompimiento del pacto federal», dijo Corral.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, advirtió que «ningún estado libre y soberano que tenga un mínimo de dignidad puede seguir siendo parte de una Federación cuando el Gobierno de la República nos ignora, nos ataca, nos insulta y nos quita lo que nos pertenece».

El Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, adelantó que de continuar la falta de atención los estados no tendrán capacidad para invertir en transporte, mantenimiento de escuelas y carreteras, como tampoco para construir centros de salud.

«Si el Presidente no escucha a las regiones del País, estará provocando algo mucho más grave que salirse del pacto (fiscal); consecuencias de desatención, crecimiento de pobreza y del desempleo, que sería mucho más grave”.

Jose Aispuro Torres, gobernador de Durango, advirtió que las importantes reducciones proyectadas en el Presupuesto 2021 golpea la capacidad de Durango y otros estados para construir obras y prestar servicios de calidad que transforman la vida de las personas.

«Me he reunido con nuestros senadores y diputados federales a fin de solicitarles su respaldo para mejorar el presupuesto que se destine a nuestra entidad. Sólo trabajando juntos podremos mejorar la calidad de vida de las familias de nuestro Estado. Confío en su compromiso”.

En sus respectivos mensajes, en los que también participaron representantes de los sectores público y privado, rectores de universidades, legisladores y organizaciones civiles, coincidieron en que por decisiones arbitrarias del Gobierno y sus aliados en el Congreso federal no sólo se pone en riesgo el crecimiento y el desarrollo del país, sino que se afecta a distintos sectores e intensifica un centralismo de recursos y de poder.

Además de Rodríguez, Alfaro y Corral, encabezaron mensajes Martín Orozco, de Aguascalientes; Miguel Riquelme, de Coahuila; Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; José Ignacio Peralta, de Colima; Diego Sinhue Rodríguez, de Guanajuato, y Silvano Aureoles, de Michoacán.

Riquelme coincidió en que de no haber diálogo con el Presidente Andrés Manuel López Obrador para detener los recortes presupuestales, se podría romper el pacto federal.

«Si no hay diálogo y respuestas claras, estamos preparados para emprender la batalla legal y política, entonces, nuestra lucha podrá ser el inicio del rompimiento del pacto federal con graves consecuencias para el País», advirtió el mandatario priista.

Reclamó que, tan sólo por fideicomisos, en los últimos dos años Coahuila dejó de recibir mil millones de pesos, pero para el próximo año podrían perder más de mil 571 millones de los ramos 28 y 33, así como 2 mil 107 millones en convenios del ramo educativo.

Igual que los representantes de los distintos sectores de las entidades, los gobernadores refrendaron la defensa legal de los fideicomisos y urgieron a corregir el Proyecto de Presupuesto de Egresos de 2021, para que sea justo, eficiente y equitativo.

Convocaron a los sectores sociales de sus respectivos estados, a resistir en unidad y a cerrar filas ante las reducciones presupuestales que se proyectan.

Orozco acusó que el Congreso está siguiendo la «línea» del Ejecutivo, lo que evidencia falta de independencia, autonomía y de división de poderes.

«Aquí estamos todos cerrando filas por Aguascalientes y no es el Gobernador o los 10 gobernadores de la Alianza, aquí hay actores (sociales) que todos traen una historia clara de una falta de rumbo del país», señaló.

Disminuir presupuestos estatales y municipales, dijo, y extinguir 109 fondos y fideicomisos federales, va en contra del espíritu republicano, federalista y democrático.

Aureoles también convocó a la unidad de todos los sectores para construir un país con desarrollo, y llamó a López Obrador a garantizar un trato justo para los estados.

«Inmediatamente después llamamos a los diputados federales, a las senadoras y senadores, para que no renuncien al compromiso que tienen con el desarrollo de nuestro estado mediante la aprobación de un presupuesto que vaya en contra de Michoacán», indicó.

Rodríguez reprochó que ha reiterado la solicitud de diálogo al mandatario federal, quien no ha respondido, y en cambio ha propuesto recortes federales a las entidades y la extinción de 109 fideicomisos.

«Hoy queremos decirle que extendemos nuestra mano y que si no hay diálogo estamos listos para dar la lucha legal y política. Al no escuchar a Guanajuato y los estados que integramos la Alianza Federalista, se puede estar llevando a México al inicio del rompimiento del Pacto Federal y eso sería terrible para todo el país.

«México necesita de nuevo un federalismo, en donde los estados sigamos apostando nuestro esfuerzo en beneficio de la nación y que al mismo tiempo recibamos los recursos necesarios para atender a la sociedad», dijo el mandatario panista.

Los 10 estados que integran la Alianza Federalista concentran el 45.6 por ciento del recorte que hará el Gobierno federal a las transferencias de recursos a entidades y municipios el próximo año.

Y LOS CASTIGAN

POR INSUBORDINADOS

De acuerdo con un análisis del diario Reforma, la semana pasada, sobre el Paquete Económico 2021 elaborado por el bloque de Gobernadores, las 10 entidades que encabezan dejarán de recibir en total 49 mil 592 millones de pesos por el recorte de 108 mil 521 millones de pesos al gasto federalizado.

La caída por estado va de 1.8 a 14.5 por ciento con respecto a las asignaciones de 2020.

El documento refiere que el recorte para Aguascalientes es de 418 millones de pesos (1.8%); para Chihuahua, de 4 mil 818 millones, (8.5%); para Coahuila, de 3 mil millones de pesos (6.8%), y para Colima, de mil 271 millones de pesos (8.2%).

Durango tendrá una disminución de recursos de 2 mil 440 millones de pesos (7.7%) comparado con 2020; para Guanajuato, el recorte es de 5 mil 689 millones (7.2%); para Jalisco, de 9 mil 619 millones (8.4%); para Nuevo León, de 6 mil 656 millones (8.4%), y para Tamaulipas, 3 mil 469 millones de pesos (5.8%).

Michoacán es la entidad que sufrirá una reducción de 12 mil 349 millones de pesos, lo que representa 14.5 por ciento menos, ya que el proyecto

de presupuesto para 2021 no contempla recursos etiquetados para el pago de nómina educativa estatal, para seguridad, armonización contable ni obra pública, según el análisis.

La Alianza advierte sobre menores transferencias en los Ramos 23, de provisiones salariales y económicas; 28, de incentivos económicos sin etiquetar, y 33, para educación, salud e infraestructura básica.

«Esto sin duda afectará la operación de las entidades federativas al tener una grave disminución en recursos como las participaciones federales. Aunque la inversión pública nacional crecerá en 2021, muchas entidades federativas se ven afectadas por la falta de asignación de recursos de proyectos carreteros», afirma la organización que exige un reparto más equitativo del presupuesto.

Expone además que, aunque se prevé un aumento del 19 por ciento en el gasto federalizado para la inversión pública, rubros como la Salud y la inversión en Educación Pública tendrán una disminución del 80.7 y 39.7 por ciento, respectivamente; mientras que el gasto en Turismo, donde se encuentra el Tren Maya, se prevé aumentar en 4 mil 606 por ciento, el de la Defensa Nacional en 233.5 por ciento y el de Pemex en 4.4 por ciento más.

Expone que el rubro de inversión pública de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene una reducción de 5.9 por ciento respecto a 2020, con casi todos los estados a la baja, menos Ciudad de México que crecería de 6 mil 227 millones de pesos a 20 mil 682; Hidalgo, que pasaría de 475 millones a 600 millones y Nayarit, con un alza de 241 millones a 440 millones.

Para 2021, reprocha la Alianza, no hay asignaciones para el Fondo Metropolitano (Fonmetro), para el de Accesibilidad en el Transporte Público (Fotradis) y ni para el Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg).

Además, cuestiona que el Proyecto de Presupuesto 2021 no contemple tampoco la distribución de recursos del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) por entidad, aunque recordó que la Ley General de Salud establece que las aportaciones a las entidades serán irreductibles.

Pero en su clásico estilo de descalificaciones y burlas, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que aunque los estados protesten no habrá más recursos para ellos porque para que esto suceda se tiene que hacer una reforma legal, porque la entrega de recursos está establecida por ley.

«Aunque protesten y nos cuestionen y nos saquen en ocho columnas en la prensa fifí conservadora, como decía el finado Héctor Suárez: ‘no hay no hay’, porque también estaban acostumbrados a que presionaban para tener trato especial, había partidas de moches, quedaron muy mal acostumbrados

algunos que cuando eran legisladores recibían partidas de moches”.

En su conferencia de prensa «mañanera», en Palacio Nacional, AMLO recordó que la última reforma a la Ley de Coordinación Fiscal se llevó a cabo durante el gobierno de Felipe Calderón en 2007.

«Fue aprobada por los partidos que ahora son oposición, y muchos de los que ahora están demandando que se les dé más votaron por esa ley, gobernadores incluso, de los que están en la llamada Alianza Federalista”.

El titular del Ejecutivo aseguró que es extraño escuchar de personas «conservadoras» decir que son federalistas.

«Teóricamente, históricamente, es importante aclarar que el federalismo tiene que ver con el liberalismo, así ha sucedido, y que el conservadurismo está vinculado al centralismo, quienes son conservadores no pueden ser federalistas, en la historia de México eso nunca ha sucedido…”

«Santa Ana, pues era conservador y estableció un régimen político centralista, Juárez era liberal y federalista, entonces escuchar esos sonidos (ruido en el salón)… federalista de personas conservadoras, es algo extraño”.

Ante la demanda de los gobernadores de la Alianza Federalista que piden más recursos para sus estados, López Obrador insistió en que la federación entrega conforme a la Ley de Coordinación Fiscal los recursos que les corresponden, que en algunos casos representa el 95% del presupuesto de los estados.