Victoria de López obrador forzaría una reconfiguración del sistema partidista

Pasaríamos a un sistema bipartidista: Morena de izquierda y PAN representando a las derechas

 

En un panorama que perfila tres escenarios posibles a concretarse tras los comicios del 1 de julio, dos de ellos prevén la victoria de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones, mientras que una tercera estima que en caso de que el tabasqueño sufriera una derrota, esta sería estrecha, según el Reporte Electoral Rumbo al 2018 elaborado por la Consultora Integralia.

 

La victoria del tabasqueño modificaría la distribución política en los estados y congresos locales, reafirmando la presencia de Morena como tercera fuerza y dando capacidad reformistas amplia a la nueva administración; además México pasaría de un sistema de tres partidos a uno bipartidista.

 

El documento pronostica tres posibles escenarios:

 

1.Victoria abrumadora de López Obrador con un margen superior a los 8 o 10 puntos.

 

2.Triunfo ajustado de AMLO con un margen entre los 3 y 5 puntos.

 

  1. Derrota estrecha de López Obrador por entre 1 y 3 puntos.

En el caso del escenario uno, la consultora prevé un escenario de un Gobierno con amplia legitimidad política, con escasos contrapesos a la figura presidencial, con capacidad reformistas amplia, incluyendo enmiendas constitucionales a partir del tercer o cuarto año de la administración (2021-2022).

 

Así como un fuerte debilitamiento del PRI y el colapso del PRD, así como el tránsito a un sistema bipartidista.

 

En un segundo escenario, donde AMLO gana con triunfo ajustado, se prevé un gobierno legítimo con mandato de cambio, pero sujeto a contrapesos legislativos, reformas graduales sujetas a negociaciones con el Congreso y el PRI se convertiría en un partido “bisagra” en el Congreso Federal para aprobar las reformas de Morena o del PAN.

 

Finalmente, en caso que López Obrador sea derrotado por el segundo lugar en las preferencias (tercer escenario), se estima que el nuevo gobierno tendrá una débil legitimidad resultado de un proceso de calificación electoral conflictivo, habrá protesta social y frustración en segmentos de la población; el ejecutivo estará acotado y sujeto a negociaciones con el Congreso.

 

Se mantendría el sistema de tres partidos, sin PRD y con Morena como tercera fuerza.

 

Distribución de escaños en el Congreso

Con base en estos preceptos, se prevé que en el caso de una victoria abrumadora del tabasqueño, la distribución de escaños en el Congreso favorecería a Morena, quien tendría mayoría en la Cámara de Diputados y sería la primera minoría en la de Senadores.

 

En el segundo escenario, donde AMLO tendría una victoria ajustada, Morena sería la primera minoría en San Lázaro y la segunda en el Senado. Mientras que en un tercer panorama, el partido que encabeza la coalición Juntos Haremos Historia sería la segunda minoría en ambas cámaras. Escenarios de distribución del poder local

Con respecto a las 9 gubernaturas que se disputan en el país en las próximas elecciones, en el caso del primer escenario, donde AMLO gana por un margen arriba de ocho puntos, se prevén seis gubernaturas para Morena, en el segundo escenario cinco y tres para el tercero ( si pierde las elecciones).

El saldo final de las gubernaturas por cada escenario, el panorama sigue viendo al PRI con una mayoría en el territorio nacional, seguida del PAN, sin embargo, Morena se posicionaría, gane o pierda López Obrador, como la tercer fuerza política con presencia en el poder ejecutivo estatal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *