En esta semana, finalmente,

usar cubrebocas será obligatorio

Nov. 08. 2020                  Por: Víctor R. Hernández

No habrán de pasar muchos meses, una vez que se logre superar la actual crisis sanitaria, sin que se comiencen a desmenuzar los elementos que flotaron alrededor de la cantidad de muertos y el número exagerado de duranguenses contagiados con el covid-19. Claro, partiendo de la actitud rebelde y retadora de la misma sociedad.

Entre los elementos que habrán de valorarse para deslindar responsabilidades serían los siguientes:

1.- El choque de mensajes institucionales con respecto al uso de cubrebocas.

— Por un lado, la actitud burlona y retadora del presidente López Obrador al no utilizar el cubrebocas y contradecir las medidas implementadas en el territorio nacional.

— La insistencia de los gobernadores en el uso de la mascarilla, pero sin decidirse a presionar formalmente a la ciudadanía para que lo utilizara en espacios públicos.

2.- La ausencia de apoyos suficientes para cumplir el objetivo de mantener a trabajadores, vendedores ambulantes, micro y pequeños empresarios, confinados.

3.- El rehusarse a sancionar a aquellos ciudadanos que no utilicen el cubrebocas.

Teniendo como elemento de contexto, éste último elemento, la semana pasada, finalmente y luego que se lo solicitara el Consejo Estatal Ciudadano, el gobernador envió una iniciativa que tiene como objetivo regular el uso obligatorio del cubrebocas.

El miércoles 4 de agosto el gobernador del estado anunció la entrega de una iniciativa de Ley que Regula Medidas para la Prevención de la Transmisión del Virus, estableciendo la obligación del uso de cubrebocas en lugares públicos de uso común, en el interior de establecimientos comerciales, de servicio, industria, centros de trabajo y transporte de pasajeros.

Su vigencia concluiría una vez que cese el estado de emergencia y según lo explicó Héctor Flores Ávalos, esta iniciativa contempla sanciones que van desde la amonestación o apercibimiento, una multa y la entrega de material médico.

Explicó que la multa pecuniaria podría ser saldada con la entrega de material médico, con el objetivo de garantizar que el recurso será aplicado para atender de forma directa la problemática sanitaria.

En el caso de que el incumplimiento se suscite al interior de un establecimiento público o unidad de transporte público, las sanciones serían para propietarios o concesionarios.

Flores Ávalos indicó que en caso de ser aprobada la iniciativa presentada por el Gobernador, las multas que se aplicaría serían de entre una y 25 UMA (Unidad de Medida y Actualización).

Partiendo de que en la actualidad la UMA es de 86.88 pesos, la multa más elevada sería de dos mil 172 pesos, misma que se podría pagar con la entrega de material médico.

Asimismo, el mandatario estatal anunció que también presentará reformas a la Ley de Salud y a la Ley de Protección Civil, con el objetivo de dar más herramientas a la autoridad para el cumplimiento de estas medidas.

“Es tiempo de hacer un mayor esfuerzo para cuidarnos entre todos. Detengamos Juntos a esta Pandemia, protejamos a nuestro personal de salud, pero sobre todo cuidemos a nuestros seres queridos”.

Un día después, la diputada Sandra Amaya Rosales, presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, dio a conocer que la coalición Morena-PT también había presentado su propuesta relacionada con la regulación en el uso del cubrebocas.

La legisladora local estimó indispensable que los ciudadanos sean conscientes de la importancia del uso de este implemento, en todos los espacios públicos, como una forma de prevenir los contagios de Covid-19.

Manifestó que las dos iniciativas serán analizadas en la comisión que corresponde y al final será dictaminada una que sea acorde a las necesidades que tiene Durango para contrarrestar a la pandemia.

En el caso de los diputados de Morena y el Partido del Trabajo, no se quiere que la normativa tenga fines recaudatorios, es decir, no se quiere que haya más multas que puedan lastimar todavía más la economía de los ciudadanos.

También se deben buscar esquemas de apoyo para quienes se ven obligados a cerrar sus negocios o dejar sus empleos a causa de las restricciones que se han tenido que tomar para mermar los contagios.

Ojalá y el esfuerzo a destiempo que hacen los poderes ejecutivo y legislativo para obligar al ciudadano a usar el cubrebocas, no sólo sea para el mes de noviembre, sino durante todo el tiempo que sea necesario, hasta lograr romper la cadena de contagios y la curva, finalmente sea enterrada.