Suicidio: ya es un problema de salud con fuerte impacto social

12.2 suicidios al mes, de seguir la misma inercia, 2018 podría cerrar con 146 casos

De acuerdo con información de la Fiscalía General del Estado (FGE) del 1 de enero al 31 de mayo, se han registrado 61 suicidios en la entidad, de los cuales cuatro ocurrieron el pasado martes 29.

El suicidio es un problema de salud con un fuerte impacto social cuyas causas tienen que ser investigadas a conciencia y no con empirismos, a decir de Roberto Montano Ramírez, presidente del Colegio de Psicólogos de Durango.


Roberto Montano Ramírez: sus causas tienen que ser investigadas a conciencia y no con empirismos


Texto: Daniel Ortiz

 En lo que va de 2018, se han registrado un promedio de 12.2 suicidios por mes en el estado de Durango, de mantenerse la misma inercia, el año terminaría con 146 casos, una cifra a la que nadie quisiera llegar, pero que poco se hace para evitarlo.

De acuerdo con información de la Fiscalía General del Estado (FGE) del 1 de enero al 31 de mayo, se han registrado 61 suicidios en la entidad, de los cuales cuatro ocurrieron el pasado martes 29.

Las autoridades de Seguridad y Salud han reconocido que el hecho de que algunas personas tomen la determinación de atentar contra su vida, independientemente de que lo logren o no, es un asunto muy delicado.

Los números son fríos en cuanto a este tema y lo que no se puede ocultar es que los suicidios han ido en aumento durante los últimos tres años.

En 2015 fueron 126 los suicidios que se registraron en el estado, cifra que para 2016 creció a 130 y en 2017 se fue a los 138, según las cifras proporcionadas por la propia Fiscalía.

Si bien, el incremento no ha disparado, el número de casos por año crece de forma paulatina, y todo parece indicar que este 2018 también rebasará a 2017.

Mientras tanto, desde 2013, el número de autoinmolaciones no ha bajado de los 100 casos por año, sino que por lo contrario, el problema se afianza más a los tres dígitos con el paso del tiempo.

En la capital, en la zona rural y la Comarca Lagunera, se han presentado casos de personas de personas que han logrado quitarse la vida, que han causado conmoción en la sociedad, siendo los menores los que mayores lamento causan, debido a todas las oportunidades que pudieron haber tenido por delante si no hubieran tomado la fatal decisión.

La Organización Mundial de la Salud considera al acto suicida como un problema de salud pública que puede ser evitado, no obstante, muchas veces se hace poco para ayudar o persuadir a quienes pretenden quitarse la vida, algunos de los cuales dan indicios de sus planes, aunque otros aparentan no tener tal intención.

Entre los patrones observados en la conducta suicida se pueden mencionar: la depresión, la bipolaridad y la esquizofrenia, todos estos considerados como trastornos psiquiátricos, que requieren de tratamiento especializado.

Otra característica del fenómeno de los suicidios es que se presentan mayores tasas de suicidio en hombres, en personas de bajos ingresos, en desempleados y en consumidores de alcohol y drogas.

“Hay que investigar y no tratar el problema con empirismos”

A la crudeza de los números, Roberto Montano Ramírez, presidente del Colegio de Psicólogos de Durango A.C., refiere que el suicidio es un problema de salud con un fuerte impacto social cuyas causas tienen que ser investigadas a conciencia y no con empirismos, si es que se quiere encontrar soluciones que realmente  vayan a la raíz, que de entrada estaría compuesta de varios factores.

De entrada, el Colegio realiza un análisis relacionado con el Síndrome de Werther, efecto que toma su nombre de una novela de Goethe, publicada en 1774, cuyo personaje suicida pareció ser imitado por algunos lectores de la obra.

Los suicidas tenían el libro en la mano, vestían como el protagonista de la novela o bien existía otro elemento que parecía crear un vínculo entre la persona que se quitó la vida y la obra de Goethe.

En este sentido, consideró que la sociedad y los medios de comunicación deben conducirse con total responsabilidad al atender este tema, puesto que la narración del suceso podría llevar a la imitación.

Aunque para muchas personas enterarse y conocer acerca de un suicidio no sea visto con morbo o bien se convierta en un llamado de alerta para estar más al pendiente de los seres queridos, para quienes tienen pensamientos o conductas suicidas este tipo de información puede resultar riesgosa.

Describir las formas, las herramientas o las circunstancias en las cuales las personas se llegan a quitar la vida, puede influir para que otros recurran a procedimientos iguales o similares en su afán por dejar de existir.

Opinó que junto con la información estadística y circunstancial de este tipo de hechos, las autoridades y los medios de comunicación deben de abordar de igual manera temas relacionados con la prevención y atención de la depresión, esquizofrenia, bipolaridad y otras enfermedades mentales que puedan inducir al suicidio.

Es indispensable que quienes sufren de enfermedades mentales o tienen adicciones, así como sus seres queridos, cuenten con información que les permita conocer cuáles son los recursos que están a su alcance para evitar la autoinmolación.

Detectar los cambios repentinos de conducta, la tristeza, el desinterés, el consumo excesivo de alcohol o el uso de sustancias prohibidas, puede ayudar a encausar a las personas que se encuentran en riesgo de sufrir de pensamientos suicidas.

De esta manera, los ciudadanos no solamente se dan cuenta del grado que está alcanzando la situación, sino que pueden conocer la manera de evitar que el problema los alcance a ellos o a sus seres queridos.

“No es lo mismo que una persona en condición de vulnerabilidad se entere de un suicidio y lo tome como una manera de terminar con sus conflictos, a que al mismo tiempo de conocer sobre tal situación, sepa que hay soluciones para evitar terminar igual”, subrayó Montano Ramírez.

Los que más duelen

Respecto a los casos de niños y adolescentes que deciden acabar a tan temprana edad con su vida, el entrevistado reiteró que son muchos los factores que pueden influir en la fatal decisión, empero uno de los más frecuentes es la depresión.

En estos días, los infantes viven en circunstancias muy distintas a las que se tenían hace algunos años; tienen más responsabilidades, poco tiempo para jugar y socializar con niños de su edad, teléfonos y tabletas electrónicas con un sinfín de información positiva y negativa a su alcance.

A veces los pequeños se ven presionados por el ritmo de trabajo de sus padres, quienes en su afán por mantener el equilibrio en la economía del hogar, los involucran en responsabilidades extraescolares, que para su edad pueden llegar a ser difíciles de atender.

La violencia familiar, el divorcio, el bullying y la soledad, son algunos de los elementos que pueden gestarse en las mentes de quienes deberían estar pensando en jugar y pasar buenos ratos en la escuela y en casa.

Es una emergencia

El pasado martes 29 de mayo ocurrieron cuatro suicidios, tres en la capital y uno más en la ciudad de Gómez Palacio, una situación que no podía pasar desapercibida en la entidad, independientemente de las formas en las que se registró cada hecho.

Otro caso que conmocionó a la sociedad ocurrió en marzo pasado cuando un joven de apenas 21 años de edad no solamente optó por salir por la “puerta falsa”, sino que recurrió a la red social de Facebook para advertir sobre lo que haría.

El muchacho pidió a sus contactos sugerencias para cometer suicidio, lo cual fue tomado como broma por varios de sus “amigos”, quienes por el mismo medio, horas después estaban lamentando la noticia de que el varón de nombre Saúl, ya no vivía más.

“¿Cuál es la forma más eficiente de morir, pero ya? Escribió en su muro de Facebook, para luego aparecer colgado en un lote baldío.

A principios del mismo mes de marzo, los diputados locales, por unanimidad, solicitaron al Secretario de Salud del Estado un informe sobre la cantidad de suicidios ocurridos de enero de 2017 a febrero de 2018, las causas, además de las evaluaciones y estrategias a adoptar para prevenir el problema social.

Hasta el momento no se ha vuelto a hablar respecto a dicha petición, sin embargo, la mayoría de los que estuvieron de acuerdo con exigir dicho informe, hoy se encuentran en campaña en busca de la reelección o una diputación federal.

Son varias las acciones y posturas asumidas por las autoridades locales en este tema; hay aceptación en cuanto al daño que ha causado a la sociedad, pero hasta ahora no se han implementado acciones eficaces en contra del suicidio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *