Le pierden miedo al Covid;

nada detiene movilidad

TEXTO: Daniel Estrada O.

Aunque cruje la economía, semáforo rojo podría extenderse hasta el 23 de noviembre

Semáforo rojo… termina o se prolonga otra semana

De acuerdo con el decreto emitido por el Gobierno del Estado, el semáforo rojo se mantiene vigente por lo menos hasta este martes 17 de noviembre, luego de haber sido aplicado a partir del pasado 3 de noviembre.

Para Óscar Moreno Littleton, presidente del Centro Empresarial Durango (Coparmex), la situación en la entidad es tan complicada que es muy posible que todavía esta semana se mantenga activo el semáforo rojo en la entidad.

Han transcurrido dos semanas muy complicadas para Durango; la determinación de pasar a color rojo en el Semáforo Epidemiológico, no fue la más popular, aunque sí necesaria, ya que en este tiempo se rebasaron los 17 mil casos positivos y se alcanzó un nuevo récord en el número de fallecimientos en un día.

De acuerdo con el decreto emitido por el Gobierno del Estado, el semáforo rojo se mantiene vigente por lo menos hasta este martes 17 de noviembre, luego de haber sido aplicado a partir del pasado 3 de noviembre, con una serie de medidas tendientes a reducir la movilidad, principalmente en las ciudades más pobladas.

Sin embargo, para Óscar Moreno Littleton, presidente del Centro Empresarial Durango (Coparmex), la situación en la entidad es tan complicada que es muy posible que todavía esta semana se mantenga activo el semáforo rojo en la entidad.

“Cuando se levante el semáforo rojo, que yo creo que no va ser este 17 de noviembre, como lo marca el decreto, sino hasta el próximo 23 de noviembre, la economía en Durango estará más que golpeada y vamos a tener otro tipo de problemas que ya se ven venir”, comentó.

El líder empresarial comentó que el acuerdo con la Secretaría de Salud Federal es que el color rojo se mantendrá vigente hasta el próximo lunes 23 de noviembre, lo que terminará por afectar todavía más la economía.

Lamentó que a pesar de las medidas drásticas que se han tomado, no se ha logrado alcanzar los resultados esperados en cuanto a la reducción de la movilidad, ya que los ciudadanos siguen saliendo de casa, aún y cuando no tienen algo realmente esencial que hacer.

Cuando estuvimos en rojo la primera vez en el Semáforo Epidemiológico se perdieron más de 10 mil empleos en el estado y, después de estos días de máxima alerta sanitaria, será difícil que muchas empresas puedan recuperarse.

La salud es primero, pero quienes no valoran eso han provocado que muchos empleadores y trabajadores están pagando las consecuencias de los altos incrementos en los contagios y fallecimientos por el Covid-19.

Taxistas, meseros, músicos, comerciantes y prestadores de diversos servicios estamos pagando las consecuencias de que no se respeten del todo las medidas implementadas por las autoridades para reducir el número de contagios.

Las restricciones tienen como principal objetivo limitar los motivos para que las personas salgan a la calle, pues si lo único que van a conseguir afuera es lo esencial, se supone que saldrían solamente para algo esencial, pero no ha sido así.

Mencionó que hasta el momento el nivel de contagios no ha disminuido como se quisiera, por lo que se espera que en los próximos días se puedan tener mejores indicadores y con ello el Sector Salud pueda tener un respiro.

Se avanzó, pero no como se quisiera

Por su parte, Sergio González Romero, secretario de Salud en el estado, informó que, como resultado de la implementación del semáforo rojo, se logró reducir la movilidad al -10 por ciento, lo que representa un paso significativo si se tiene en cuenta que los indicadores ya eran muy elevados.

Sin embargo, estos no son los niveles óptimos, pues hay que recordar que lo recomendado es el       -65 por ciento, para poder obtener los resultados deseados en cuanto a la reducción en las cifras de contagios y fallecimientos.

Con relación a la extensión del color rojo en el Semáforo Epidemiológico, el médico con especialidad de emergencias de cardiología, mencionó que el Consejo Estatal de Seguridad y Salud es el órgano que tiene que determinar dicha medida, tras un balance de resultados.

“Nosotros pondremos a disposición información relacionada con el número de casos positivos, sospechosos, activos y ocupación hospitalaria, con el objetivo de que estos datos se tomen en cuenta para una eventual decisión en torno a la finalización o continuidad del rojo.

“El virus está en la gente y mientras más actividad haya, más probabilidad existe de que se propague. Pero cuando las personas están aisladas este deja de moverse”, declaró.

Recordó que el virus se dispersa principalmente por las personas que son asintomáticas, mismas que terminan por llevarlo de alguna manera a los que sí son vulnerables y con ello los exponen a caer en un cuadro grave o incluso fatal.

Para González Romero, la reducción adecuada de la movilidad, es decir, llegar a -65 por ciento, es la manera más efectiva de reducir con efectividad los contagios y muertes por SARS-CoV-2 en Durango.

Hay que recordar que la capital del estado se mantiene como el municipio con los indicadores de contagio y letalidad más altos, seguido de Gómez Palacio y después Lerdo, aunque hay otras jurisdicciones en donde los casos también se mantienen en aumento.

Los resultados están por verse

Guillermo Pacheco Valenzuela, coordinador Estatal de Protección Civil (CEPC) se pronunció de forma similar al Secretario de Salud, al advertir que en Durango se depende de la verdadera reducción en la movilidad.

“Mientras se siga teniendo una positividad de entre el 50 y 60 por ciento en los casos sospechosos, no se podrá controlar esto; por eso es tanta nuestra insistencia de permanecer en casa”, expuso.

La única manera de terminar con el problema es lograr que las personas se queden en su casa, para esto se han tomado las medidas que hoy están activas, pero falta que la gente se lo tome más en serio.

“Necesitamos reducir la movilidad al -65 por ciento y hemos tenido días entre el 5 y 20 por ciento, de acuerdo con lo que indican las plataformas de telefonía celular más populares”, anotó.

Mencionó que será esta semana cuando se podrá ver con mayor claridad el efecto del semáforo rojo en el estado, ya que medidas como esta, son perceptibles entre los 10 y 14 días después de su implementación.

Comentó que la definición de regresar al color naranja en el Semáforo Epidemiológico, se deberá tomar de acuerdo con los indicadores que aporte la Secretaría de Salud y otros factores como los niveles de movilidad.

No obstante, advirtió que pasar a color naranja no significa una total libertad para regresar a hacer todas las actividades, pues este marcador todavía representa una alerta en la que se mantienen las restricciones, sobre todo de aforo en espacios públicos.

Las personas no deben malinterpretar y creer que dejar el color rojo atrás les permitirá salir a la calle como si las cosas transcurrieran de manera normal, ya que la pandemia no ha terminado y hay que estar alertas y dispuestos cooperar.

El Buen Fin

La determinación de retroceder a color rojo, prácticamente al inicio del año, se empalmó con la campaña comercial del Buen Fin, la cual se realiza a nivel país, del 9 al 20 de noviembre, por lo que comerciantes de la entidad no tuvieron oportunidad de participar.

Ante tal situación, Gustavo Kientzle Baille, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), manifestó que se busca la posibilidad de que, en casos como Durango y Chihuahua, en donde el semáforo rojo se empalmó con la campaña comercial, se pueda tomar alguna medida extraordinaria.

Lo que se quiere es que se puedan añadir días, después de la culminación oficial del Buen Fin, para que los comerciantes, sobre todo los pequeños, puedan tener la oportunidad de ofertar sus productos y los clientes puedan aprovechar sus promociones.

El asunto se trata con la Secretaría de Gobernación, teniendo claridad de que el Buen Fin es una marca registrada y deberá respetarse cualquier respuesta recibida en torno a la propuesta que se hace para Durango y Chihuahua.

En caso de que algo así pudiera llevarse a cabo, también hay que cuidar que no se presenten las aglomeraciones en los establecimientos participantes, por lo que hay que estar muy pendientes de que se respeten los aforos.

No se puede salir de la aplicación de una serie de medidas restrictivas severas, para cometer el error de caer en la ausencia de sana distancia y exceso de movilidad, por lo que el respaldo al sector empresarial tiene que ser muy cuidado.