Morena: de Durango a Tabasco

Por: Víctor R. Hernández

Nov. 17. 2020

La semana pasada sucedieron dos hechos que, ciertamente no nos dejaron fríos, pero sí convencidos de la hipocresía de la clase política de Morena. Vayamos por partes.

1.- AMLO está por encima de los duranguenses.

A pesar de las exigencias, las manifestaciones, reclamos y diálogos, las diputadas federales por Durango, votaron a favor del Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2021, sin solicitar un peso extra para el estado, como se les pidió en su momento. Como borregas, dóciles a su pastor, las legisladoras duranguenses ni siquiera pensaron por un momento, desobedecer las instrucciones de no quitarle ni una coma al presupuesto federal enviado por Andrés Manuel López Obrador.

El Gobernador del Estado, alcaldes, diputados locales, partidos políticos, empresarios y asociaciones civiles estuvieron exigiendo a las legisladoras federales por Durango, no votar por consigna política, sino poner por delante a sus representados en el momento de decidir en torno al gasto para el próximo año.

Martha Olivia García Vidaña, del Distrito 01; María de Lourdes Montes Hernández, del Distrito 02; Maribel Aguilera Cháirez, del Distrito 03 e Hilda Patricia Ortega Najera, del Distrito 04, son las cuatro diputadas por Durango, que llegaron a su curul bajo el respaldo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Desde hace ya algún tiempo, pero principalmente durante las últimas semanas, estas diputadas estuvieron recibiendo todo tipo de solicitudes para gestionar más recursos para el estado y los municipios y así, salir tablas de los recortes que se aplicaron a lo largo de 2020.

No obstante, las cuatro diputadas terminaron por votar de forma aprobatoria el Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2021, en coincidencia con los 305 legisladores que levantaron la mano en favor de la propuesta del Ejecutivo Federal.

Fueron 155 votos en contra, además de las más de mil reservas presentadas por los diversos grupos parlamentarios, aunque no había mucho que hacer ante la mayoría apabullante de Morena y sus aliados, el Partido del Trabajo (PT), Encuentro Solidario (PES) y Verde (PVEM).Pero de nada sirvió ante la irracional aplanadora morenista.

El resultado: Durango reporta una disminución de 545 millones de pesos para la atención de caminos y carreteras, además del recorte de 506 millones de pesos en participaciones federales, que entre los dos suman mil 051 millones de pesos.

Las legisladoras morenitas, así expresaron su amor que le dicen tener a su tierra que las vio nacer y en la cual comieron durante largos años.

2.- Que se inunden primero los pobres.

En su columna Arcenal, de Excélsior, Francisco Gárfias, considera “apenas creíble que el presidente Andrés Manuel haya confesado que prefirió inundar la zona de Chontalpa, de Tabasco —una de las más pobres de ese estado—, a “ahogar” Villahermosa”. Y continúa:

En esa complicadísima decisión —no hay duda de que lo es— se fue al carajo el lema “primero los pobres”.

La pregunta es: ¿tenía otra opción?

Chontalpa es una de las zonas que más apoyó a López Obrador durante su larga época de dirigente opositor, recuerda la exdiputada federal Lorena Beauregard.

Hoy es la zona más afectada por las inundaciones, debido a la decisión del Presidente.

En un video grabado en el helicóptero que lo llevó a observar —desde las alturas— los daños causados por las inundaciones en su Tabasco natal, López Obrador admitió:

“Tuvimos que optar entre inconvenientes. No inundar Villahermosa y que el agua saliera por (el río) Samaria, por las zonas bajas. Desde luego, le perjudicó a la gente de Nacajuca, Jalpa, Centla, los más pobres”.

Lo que no ha dicho López Obrador, y ni tampoco lo consignó en su columna Francisco Gárfias, fue que la decisión presidencial de soltar los impresionantes volúmenes de agua que mantienen desde hace dos semanas inundadas las viviendas de cientos de familias, tampoco fue por salvar a los capitalinos de Villahermosa, sino el evitar que le llegara más agua, de la que ya tiene, al enorme predio donde se construye la Refinería Dos Bocas, uno de los caprichos sexenales del presidente morenista.