La industria de venta y compra de credenciales

Todos los partidos en contienda por un espacio de poder, están en plena actividad de entregar productos y dinero en efectivo a posibles electores


Texto: La Semana Ahora

Desde la primera semana de junio, los principales institutos políticos que se disputan desde la presidencia de la República hasta las diputaciones locales, han puesto en marcha una nueva pista de trabajo de cara a las elecciones del primero de julio: los preparativos para la movilización de sus activos (ciudadanos con credencial de elector).

Sin bajarle al rito del proselitismo con y sin candidatos, las organizaciones políticas como PAN, PRD, PRI, Movimiento Ciudadano, Morena y Partido del Trabajo, han comenzado abierta o en forma encubierta, la serie de trabajos tendientes a afinar la maquinaria de movilización para el famoso Día “D”.

Y como es tradicional, ante las narices de las autoridades electorales, han comenzado a utilizar todo tipo de “instrumentos” de convencimiento a los próximos electores: paraguas, despensas, tinacos, televisores, material de construcción, paquetes de pollos, cerdos y hasta dinero en efectivo. Todos estos productos hoy se trasladan de bodegas bien custodiadas hasta los centros de distribución que se instalan por unas horas en diferentes colonias de la ciudad.

El jueves 14 en Ciudad 2.0 El Noticiero, Arlina Adame, candidata del PRI al distrito 4 local, denunció la operación de compra de voto que ha iniciado el Partido Acción Nacional. Hay brigadas completas entregan desde tinacos Rotoplas, hasta televisiones, despensas y dinero en efectivo. Es algo verdaderamente vergonzoso, reclamó.

Ese mismo día en la redes sociales circularon fotografías sobre colonos recibiendo paraguas con logotipos del PAN, así como mujeres y hombres adultos, cargando bolsas negras repletas de alimentos.

Sin embargo, como nota principal, el viernes 15, el diario Reforma publicó el contenido de una serie de videos en donde en la sede del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en la CDMX muestra la manera en que operadores de ese partido realizaban pagos a cientos de personas.

De acuerdo con la información publicada, en las imágenes se aprecia cómo los militantes del partido se formaban con copias de las credenciales de elector en la mano y, a cambio, recibían pagos en bolsas de papel.

“Teléfonos en mano para que se les dé el paquete”, “Los teléfonos van en la mano, no en la bolsa, no en la mochila”, se escucha en uno de los videos.

Luego de que REFORMA publicó testimonios de “coordinadores” que revelaban pagos de entre 7 mil y 10 mil pesos, la dirigencia nacional del PRI reconoció que en la sede del partido se repartió dinero en efectivo, pero argumentó que fueron viáticos para los asistentes a una capacitación.

Mientras tanto, el coordinador del tricolor en el Senado, Emilio Gamboa, aseguró que la concentración de personas en la sede del partido fue porque se levantaba una encuesta de necesidades para la campaña de José Antonio Meade, de la coalición PRI-PVEM-Panal.

Sin embargo, en los videos, publicados en YouTube por el usuario Ricardo Rivera, se aprecia gente formada para ingresar a las carpas instaladas en la sede del partido y se escucha cómo se les pedía apagar sus teléfonos móviles y llevarlos en la mano.

También evidencian cómo se daba instrucciones a los “coordinadores”.

A pesar de estas revelaciones, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) reconoció que aún no investiga los pagos del PRI y sostuvo que no ha recibido ninguna denuncia de hechos.

“Ante conductas de compra y coacción del voto, la mejor forma de defenderse es que el ciudadano lo afronte de manera directa y que en un momento dado, no se violente su derecho político-electoral”, aseveró su titular, Héctor Díaz Santana.

REFORMA ha publicado testimonios de “coordinadores” priistas responsables de llevar a los posibles votantes a las instalaciones del partido, quienes reconocieron haber recibido entre 7 mil y 10 mil pesos a cambio de acercar a tales ciudadanos.

Samuel Adam, reportero de Grupo Reforma, escribió también el 15 de junio que Miguel Ángel Reyes Guerrero, líder de la Sección 21 del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la CDMX, dio 2 mil 500 pesos a unas 250 personas para que convenzan a adultos mayores de votar por el PRD.

Reyes Guerrero dio a conocer que el líder sindical se reunió con profesionales para la atención de personas de la tercera edad y con trabajadores de participación ciudadana, encargados del trabajo con comités ciudadanos y de programas de mejoramiento barrial.

Cada asistente tendrá asignado a entre 400 y 800 beneficiarios del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores de la Ciudad de México.

REFORMA presenció la reunión, desarrollada en el bajopuente del Eje 7 Sur Emiliano Zapata y Calzada de Tlalpan, en la Colonia Portales, donde los trabajadores anotaron su nombre, teléfono y sección laboral en una lista. Después, se les pegó un sticker con un número, que superó los 240 registros.

Luego, trabajadores del Comité Ejecutivo de la Sección 21 pidieron el retiro de quienes no tenían registro.

Asistentes a la reunión señalaron que el líder sindical les mencionó de una “primera etapa”, donde sólo tenían que convencer a las personas que tenían a su cargo de votar por el PRD.

“No hablaba de manera textual. Decía cosas como ‘ya saben por qué están aquí’ y ‘ése es el color que vamos a apoyar’ señalando a una compañera vestida de amarillo”, dijo uno de los trabajadores al final de la reunión, donde no les permitieron sacar celulares.

“Dijo que tenían los padrones para verificar que estábamos haciendo el trabajo” indicó otra persona que solicitó el anonimato.

Al final de la reunión, con el número que le asignaron a cada trabajador, les dieron un sobre blanco o dorado con 2 mil 500 pesos a cada uno.

Miguel Ángel Reyes Guerrero, cuyo jefe es el líder del Sindicato y candidato del Frente a diputado local Juan Ayala, anunció que habría una segunda etapa con “más apoyos” y para lo cual serían llamados a los teléfonos que registraron en las listas.

Testigos señalaron que dentro de la organización sindical es constante el señalamiento de que perderán su empleo si no gana el PRD.

Según el Sindicato Único de Trabajadores, la Sección 21 agrupa a más de 3 mil 670 trabajadores en diferentes actividades culturales, sociales, artísticas, turísticas, deportivas, administrativas, y tan sólo los cuidadores de adultos mayores son alrededor de mil 150.

Miguel Ángel Reyes Guerrero encabeza la Sección 21 desde 2011.

El 25 de febrero, en su suplemento político “R”, Grupo Reforma realiza un recorrido por varios programas sociales que desde el gobierno federal aplicarán de manera especial en este año de elecciones.

A través de su reportera, Martha Martínez, se da a conocer la advertencia de especialistas sobre la compra y coacción del voto para las elecciones de este año.

Casi una quinta parte del presupuesto federal se destinará en 2018 a la operación de programas y acciones sociales que, por su deficiente diseño y sus altos grados de opacidad, podrían ser utilizados en el “mercado de votos”, señalan.

Según los expertos, la mayor parte de los 150 programas sociales que operan actualmente carecen de controles de transparencia y eficiencia, por lo que los apoyos entregados a los beneficiarios se convierten en moneda de cambio.

Esos apoyos suman recursos por más de 910 mil 283 millones de pesos; de los cuales, 407 mil millones serán erogados como subsidios directos.

De esos programas, 85 no cuentan con Reglas de Operación y aunque 84 tienen como principal objetivo la entrega de apoyos monetarios o el otorgamiento de servicios a sectores vulnerables, 66 no tienen padrón de beneficiarios.

La información disponible indica que 56 por ciento de esos programas tiene como principal objetivo la entrega de apoyos monetarios o el otorgamiento de servicios a sectores vulnerables, entre los que sobresalen personas en situación de pobreza, con discapacidades, adultos mayores, madres trabajadoras y productores rurales.

“Estamos llegando a la elección con peores niveles de institucionalidad en los programas sociales respecto a los que teníamos en la elección federal anterior”, advirtió Alejandro González, especialista en política social.

“Y, de nueva cuenta, será una elección competida en donde, además, el poder también está fragmentado. Van a entrarle con todo”.

Para el antropólogo Felipe Hevia de la Jara, éste es el caldo de cultivo para el florecimiento de “mercados de votos” en procesos electorales, en los que los ciudadanos venden su sufragio al mejor postor.

Este mercado no se limita al día de la elección, explica el investigador, sino que opera de manera permanente, y es operado por una red que incluye a partidos políticos y a intermediarios, también conocidos como brokers.

Añadió que, en este mercado, hay quienes votan bajo amenaza de perder algún beneficio, pero también están quienes venden su voto con absoluta conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *