Cuándo y cómo tendremos acceso

a la vacuna contra covid-19

Por: Víctor R. Hernández        Nov. 29. 2020

Hasta el sábado 28 de noviembre, México había registrado más de 105 mil 450 muertos por covid-19 y más de un millón cien mil contagiados por el virus. Los reportes de la Secretaría de Salud en el país, señalan que durante octubre y noviembre se ha registrado casi un tercio del total de casos acumulados desde febrero a nivel nacional; en entidades como la Ciudad de México, Aguascalientes, Nuevo León y Durango esta proporción va desde 33% hasta 55%.

El inicio de la temporada de influenza coincidió con un alza en el número de casos positivos de covid-19 en al menos 20 estados.

De acuerdo con datos de la Ssa, del millón 100 mil 683 contagios de coronavirus, 27.5% ocurrió durante octubre y lo que va de noviembre.

En las 20 entidades federativas con aumento, la proporción de contagios de coronavirus registrados en los últimos dos meses varía de 18% a 56% respecto al total acumulado desde febrero.

En Sinaloa, por ejemplo, de 24 mil 337 casos, cuatro mil 333 corresponden a octubre-noviembre, es decir, 18% de su total. Esta proporción es de 24% en Oaxaca y de 29% en San Luis Potosí e Hidalgo.

En tanto, de los 204 mil 448 contagios que registra la CDMX, 68 mil 085, 33% del total, se registró durante octubre-noviembre. La tasa crece a 37% en Nuevo León, a 42% en Aguascalientes y a 55% en Durango.

Ante este panorama y el fracaso de las autoridades por contener la pandemia, a lo único que podemos apostarle como sociedad, es a la aparición de la vacuna. ¿Pero, cuándo podré llegar a nuestro país y, una vez en territorio nacional, cuándo podremos tener acceso a ella?

El equipo de redacción de la página electrónica cuestione.com, desde la semana pasada presentó un detallado reportaje que pone en claro las reales posibilidades que tiene México de hacerse de una vacuna en este mismo año, y los problemas que se enfrentarán para armar una eficaz campaña para vacunar a millones de mexicanos en tiempo record.

El citado trabajo recuerda que a principios de noviembre, la farmacéutica Pfizer anunció que su vacuna contra COVID-19 ya funciona en el 90% de los casos.

Sin embargo, la aplicación representa grandes retos para la infraestructura de salud de los países, ya que se necesitan temperaturas ultra-frías, por debajo de los -70 grados centígrados (el récord de temperatura de nuestro planeta lo tiene la Antártida, con -98 grados centígrados), para transportarla y almacenarla.

De hecho, el 12 de noviembre, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, detalló que solo se había firmado un acuerdo con Pfizer, porque antes de firmar un contrato “depende de que sea realista la posibilidad de garantizar este sistema de ultracongelación” en nuestro país.

Tres días después, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard anunció que ya se habían valorado los retos de la vacuna de Pfizer. “México firmó ese acuerdo porque ya se había valorado. Lo que va a hacer Pfizer, en caso que se firme (contrato), es poner la vacuna en puntos de distribución que México necesite y de ahí lo pasas a una red de frío con distinta temperatura”, dijo.

En todo caso, ¿qué opciones de vacuna contra COVID-19 tiene México? ¿Tenemos la infraestructura necesaria para distribuirlas? ¿El próximo año volveremos a la normalidad? 

Está claro que en algún momento México contará con una vacuna contra COVID-19 para proteger a su población. Sin embargo, aún queda el largo trecho de la vacunación, con los retos que implica almacenar, transportar y aplicar las dosis.

Para la epidemióloga Guadalupe Soto Estrada, investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM, la vacuna ideal para México es la que demuestre los mejores niveles de seguridad y eficacia, siempre y cuando contemos con el equipo necesario para asegurar sus condiciones óptimas.

“Sabemos que México se encuentra dentro del mecanismo COVAX, creo que es una buena opción para asegurar cierta cantidad de vacuna, sin embargo, tal vez no sea suficiente para cubrir las necesidades de toda la población”, dijo la doctora.

La experta especificó que todavía faltan varios procesos en la búsqueda de la vacuna, entre ellos que la OMS “certifique” que salgan al mercado y realmente cuenten con los estándares de calidad establecidos. 

“Además, la distribución puede tardar algunos meses, al menos el primer trimestre de 2021. También hay que tomar en cuenta el número de dosis que pueda adquirir el gobierno de México, ya que se dará prioridad a los grupos con mayor riesgo de complicaciones”, detalló la epidemióloga.

En cuanto a la infraestructura de México para distribuir estas dosis contra COVID-19, la doctora Soto Estrada nos cuenta que esto depende de las características de las vacunas que se adquieran.

“Si el manejo de las vacunas que se consigan es similar a las que se conocen actualmente, sin duda se cuenta con la infraestructura necesaria, pero si se trata de vacunas que tienen algún manejo especial, como la de Pfizer, el reto es mayor, aunque no creo que sea imposible”.