Nuevo golpe de AMLO a micro y pequeñas empresas

Texto: Daniel Estrada O.

El incremento del 15% al salario se impuso por instrucción presidencial

Empresarios piden que Federación también ponga para el aumento al mínimo

El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) acordó el pasado miércoles (sin unanimidad), aumentar el salario mínimo un 15 por ciento para 2021, lo cual había sido propuesto por el Gobierno Federal días antes.

Parte de la clase empresarial de Durango lamenta que el Presidente de la República haya impulsado el aumento al salario mínimo sin tomar en cuenta la opinión de quienes lo tendrán que pagar y sin ofrecer algún incentivo o apoyo de la Federación.

Empresarios acusan al Presidente Andrés Manuel López Obrador de impulsar un incremento al salario mínimo del 15 por ciento, pero les deja toda la carga a ellos, al no querer hacer ninguna aportación por parte del Gobierno Federal para que este aumento se pueda dar sin poner el riesgo la economía de los patrones.
El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) acordó el pasado miércoles (sin unanimidad), aumentar el salario mínimo un 15 por ciento para 2021, lo cual había sido propuesto por el Gobierno Federal días antes.
A favor de la propuesta estuvo la representación gubernamental y obrera, mientras que los empresarios no estuvieron de acuerdo, principalmente, con el argumento de la difícil situación por la que atraviesa el sector, por causa del Covid-19.
El incremento al salario mínimo será de 123.2 a 141.7 pesos diarios a partir del próximo 1 de enero de 2021, de acuerdo con lo aprobado por la Conasami.
El nuevo salario mínimo se determinó a partir del vigente en 2020, el cual es de 123.2 pesos diarios, al cual se le agregan 10.46 pesos mediante del llamado Monto Independiente de Recuperación (MIR), para después, aplicar un incremento del 6 por ciento.
El Presidente de la República expuso sus argumentos durante la conferencia mañanera del pasado jueves 17 de diciembre, al mencionar que el neoliberalismo se ha empeñado en afirmar que el incremento al salario mínimo puede derivar en inflación, lo cual no es verdad.
La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Durango ya se pronunció con relación a este incremento, al hacer el señalamiento de que el Presidente sí propone y ordena el aumento salarial, pero sin querer aportar nada.
La Coparmex planteó la posibilidad de emitir una aportación gubernamental extraordinaria, ante la emergencia por el Covid-19 para poder alcanzar el incremento del 15 por ciento, lo que sería un esfuerzo de todas las partes y no solamente de los empresarios, pero López Obrador no quiso.
“Tal y como lo ha hecho desde el inicio de la pandemia, el Presidente de la República no accedió a realizar aportación alguna para mejorar la calidad de vida de los trabajadores y preservar los empleos”, se expone en la postura oficial de la Coparmex Durango.
La Confederación estima que una evolución agregada del 10 por ciento (cuatro por ciento de fijación por encima de la inflación esperada), más un Monto Independiente de Recuperación de 7.39 pesos era un esfuerzo destacado por parte de las empresas que permitiría seguir avanzando hacia la línea de bienestar familiar.
El organismo patronal se ostenta como impulsor del incremento histórico del salario mínimo en los últimos años, aunque ante la crisis sanitaria y económica por la que atraviesa el país, ven irresponsable el incremento de montos que pueden llevar al cierre de negocios y la pérdida de empleos en Durango.
También se hizo la observación de que se corre el riesgo de que 700 mil empresas más desaparezcan en los próximos tres meses, ante la falta de apoyo gubernamental y ahora, con el aumento del 15 por ciento al salario mínimo.

Los más pequeños no tienen capacidad
Por su parte, Mauricio Holguín Herrera, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Durango lamentó la falta de empatía por parte del Gobierno Federal, al imponer un incremento al salario mínimo sin tomar en cuenta la postura de quienes tendrán que pagarlo.
Dijo que ante la afectación que ha causado la pandemia a la economía de las empresas no se puede actuar con tal insensibilidad, pues, aunque se trata de un beneficio para un sector de la población, se deja desprotegido a otro.
Por su parte, Miguel Ángel Reveles Pérez, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), consideró que la mayor afectación de esta medida será para las micro empresas, pues no tendrán manera de poder pagar más.
El empresario del ramo de la construcción manifestó que todos quieren que haya un aumento en el salario de los mexicanos, pero hay que ver la manera en lo que esto se puede llevar a cabo sin causar daño a la parte patronal.
Dijo estar seguro que en el ramo de la construcción hay empresas que no pueden absorber este incremento; solamente las empresas que haya contratado obra podrán pagar el nuevo mínimo, aunque posiblemente tendrán que hacer ajustes en su presupuesto.
Por su parte Fernando Durán Escobosa, presidente del Clúster Turístico en Durango, se manifestó a favor de la postura de que el Gobierno Federal aporte una parte de porcentaje a incrementar, lo que ayudaría a que el golpe no fuera tan duro para las empresas, sobre todo para las que más pérdidas reportan por esta pandemia.
De no ser así, no dudó que haya empresas que dejen de operar al no contar con los recursos suficientes para pagar a los trabajadores el nuevo salario mínimo que se estableció para 2021 próximo y que entraría en vigor el 1 de enero.
Si se necesita el incentivo
Israel Soto Peña, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) en la entidad opinó que el Gobierno Federal debe “entrarle al quite” y buscar alternativas para respaldar a los empresarios y estos puedan cumplir con el incremento.
Lo anterior, al tener en cuenta las condiciones que prevalecen en el país y de manera temporal, ya que también hay que reconocer que no es conveniente mantener el subsidio por mucho tiempo.
Hay patrones que están haciendo un esfuerzo por mantener sus plantillas laborales, frente a las circunstancias adversas que se han tenido por causa del virus originado en China, por lo que exigirles que suban el salario a sus empleados un 15 por ciento, podrían llevarlos a la quiebra.
Hay que actuar de forma congruente, que no suceda que, por querer hacer un bien, se deje sin fuente de sustento al obrero y al empresario.

El propio Andrés Manuel López declaró que los empresarios propusieron un incremento al salario mínimo del 10 y no del 15 por ciento, lo cual resultaba insuficiente para el crecimiento que requiere el país en este tema.
“Los trabajadores van a tener un incremento que, a escala mundial, todavía avergüenza. ¡Cómo vamos a estar en el grupo del G-20, de los países con más riquezas en el mundo y vamos a estar ocupando el lugar 76 en cuanto al pago del salario!”, declaró el Presidente en rueda de prensa mañanera.
También dijo que se le hace una exageración decir que van a quebrar las empresas si pagan este aumento salarial y relató que cuando empezó el auge en China se mencionaba que ellos tenían como ventaja comparativa bajos salarios y que por eso se convirtió China en la fábrica del mundo.
Ahora resulta que China sigue siendo la fábrica del mundo, pero los salarios en China son más altos que los que se pagan en México.
Señaló que durante más de 30 años se castigó el salario de los trabajadores, inclusive hubo años en que los aumentos al mínimo estuvieron por abajo de inflación.