Lucha por conquista del poder en 2021 será entre dos grandes coaliciones

Texto: Con información de Proceso y Reforma

AMLO-Morena-PT-PV y PES contra PAN-PRI-PRD y la sociedad inconforme contra el régimen socialista

El cuatro de diciembre los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática alcanzaron un acuerdo para postular a candidatos comunes a la Cámara de Diputados el próximo año en la elección federal agendada para el 6 de junio. Las tres fuerzas irán bajo el esquema de «coalición flexible” (1).
El objetivo de esta alianza histórica, que por primera vez a nivel federal unió al PRI con sus viejos opositores, será desplazar a Morena y sus aliados –partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM)– de la Coalición Juntos Haremos Historia, como fuerza mayoritaria en la Cámara de Diputados, por lo que la pelea del 6 de junio próximo será una entre dos coaliciones.
Nos une la “clara amenaza a las instituciones y al sistema democrático” que representa Morena y sus aliados, dijo el líder panista Marko Cortés en el anuncio de la coalición parcial que juntará al PAN con su adversario de 81 años, el PRI, y con el PRD, que nació para combatir al tricolor.
Pero si decidieron contender ahora como una sola fuerza en 177 de 300 distritos electorales, y en al menos 11 de 15 gubernaturas en juego, fue por el reconocimiento de que, pese a todo, López Obrador, y en menor grado Morena, mantienen sus bonos electorales.
La realidad que obligó a aliarse a los antiguos adversarios fue que empresas demoscópicas y medios de comunicación ubican –a dos años de iniciada la gestión– que el mandatario cuenta con apoyo del 60 por ciento de los ciudadanos.
Morena “es un gigante con pies de barro”, admitió Zambrano Grijalva al justificar por qué su partido, el PRD, otrora opositor al PRI, ahora se unió a éste.
“Morena no es invencible. Es un gigante con pies de barro y es plenamente derrotable (pero) si, y sólo si este frente amplio y social camina unificado, (pues) desde el poder se está tramando una elección de Estado”, dijo al enumerar la “propaganda mañanera”, el ejército de servidores de la nación y ataques a la autoridad electoral.
Y, así, frente a esa realidad optaron por la unión.
Según el convenio de coalición presentado ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Va por México contenderá coaligado en 177 distritos, el PAN propondrá abanderados en 60, en igual número el PRI y en 57 el PRD. En los restantes 123 distritos electorales los tres contenderán cada uno por su lado y serán rivales entre sí.
Las reglas electorales establecen que no habrá un logotipo único de la coalición, sino que cada partido político aparecerá con su emblema en las boletas, por lo que los sufragios recibidos en lo individual abonarán para establecer la fuerza electoral de cada uno.

Aunque se anunció que la coalición se replicará en las 15 entidades con elección para renovar gubernaturas, en cuatro contenderían por separado, o en alianza de dos partidos, o con fuerzas políticas locales.
En Querétaro, que gobierna el PAN, irá solo de nuevo, al igual que en Nuevo León, y en Chihuahua en alianza con el PRD.
El PRD y el PRI, en tanto, se unirían para disputar Guerrero, gobernado por el tricolor, y también en Nuevo León.
Los estados donde sí acudirían juntos a las urnas serán Baja California, Baja California Sur, Campeche, Colima, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sonora, Sinaloa, Zacatecas y Tlaxcala.
Aún por definir a los candidatos, están firmes por ahora Claudia Anaya como abanderada de la coalición local por el gobierno zacatecano, y Anabel Ávalos, también del PRI, al gobierno de Tlaxcala.
En Michoacán tendría mano el PRD, con Carlos Herrera, y en Sonora Ernesto Gándara, del PRI.
Esa coalición opositora hará frente a un partido Morena en crisis interna, misma que se refleja en la disputa por las postulaciones a gobernador, pese a que el requisito para participar en el proceso interno, vía encuestas, fue la firma de un compromiso de aceptación de resultados y no denostación del partido.
En cinco entidades hay acusaciones de mentir en los resultados de las encuestas, fraude y mal uso de programas sociales en beneficio de postulaciones morenistas.

La confrontación será territorial
Los Partidos políticos reconocen que los retos en este año electoral serán la organización, aplacar pugnas internas, seleccionar los mejores perfiles como candidatos, ver a las coaliciones como una vía para ganar más allá de su ideología y convencer al electorado con sus propuestas (2).
Mariana de Lachica, presidenta de la Comisión Organizadora Electoral del PAN, indicó que el principal reto es presentar candidaturas con experiencia y trayectorias intachables que se identifiquen con la ciudadanía, por lo que no pueden equivocarse en la estrategia.
«La definición que tomarán los ciudadanos sobre la integración de la Cámara de Diputados es fundamental para hacer ver al Presidente que el rumbo y prioridades de su Gobierno no son las que la mayoría que votó por él en 2018 quiere. Los ciudadanos deben expresar su descontento, su inconformidad y reproche a través del voto en 2021», señaló.
El secretario de Organización del PRI, Ricardo Aguilar, aseguró que los priistas, así como la Oposición, no deberán caer en la simulación o autocomplacencia, por lo que la clave será elegir bien a sus candidatos.
«Es importante tener los mejores perfiles para competir con dignidad en las elecciones, no convertir la contienda electoral en una denigrante lucha de dimes y diretes. Es importante contar con una estructura capacitada, concentrarnos en nuestra representación electoral, y a nivel local tener candidatos cercanos a la población y que conozca la problemática», apuntó.
«La Oposición reconoce que sólo juntos podemos derrotar a Morena. La coalición PRD-PAN-PRI tiene que representar los intereses de los ciudadanos, ya no puede pensarse como un partido político, pues si queremos derrotar una maquinaria electoral financiada desde el Gobierno, lo importante es no permitir que los intereses partidistas se impongan, sino las coincidencias», dijo el representante del PRD ante el INE, Ángel Ávila.
Para el líder nacional del sol azteca, Jesús Zambrano, es necesario lograr que la militancia y simpatizantes de partidos históricamente confrontados entiendan la necesidad de una coalición para derrotar a Morena.
De acuerdo con Alejandro Rojas, ex aspirante a la presidencia de Morena, sus compañeros deben reconocer que la elección no será fácil, pues el partido está divido y desorganizado, por lo que la dirigencia nacional no puede seguir equivocándose en la elección de candidatos.
«Morena tiene la responsabilidad de conservar una amplia mayoría en la Cámara y en los congresos locales para consolidar y ayudar al Gobierno y al Presidente. Creemos que con la descarada unión de la Oposición será más fácil para los mexicanos definirse», agregó, por su parte, la secretaria de Organización de Morena, Xóchitl Zagal.
.

La dirigencia nacional de Movimiento Ciudadano, partido que por primera vez competirá sin coaliciones, aseguró que apuestan por presentar una propuesta nueva, con liderazgos de la sociedad como candidatos, para consolidarse como partido.
En tanto, los tres partidos de recién creación se juegan el registro que lograron con dificultades.
«El reto es presentar rostros nuevos, ideas frescas para resolver viejos problemas. Lograr la confianza y una ligera luz de esperanza de que las cosas pueden realizarse de otro modo», dijo Fernando González, líder de Redes Sociales Progresistas.