La alianza Va por Durango, en el papel, puede recuperar mayoría en Congreso local

Por: Víctor R. Hernández         Ene. 10. 2021

A diferencia de otras entidades de la República, la oposición federal en Durango, de cara a las elecciones del próximo 6 de junio, logró acuerdos importantes que lo colocan en el camino de, no sólo dar pelea a la marca López Obrador en la entidad, sino recuperar el poder legislativo, que es el objetivo esencial del gobernador y, claro, rescatar los cuatro distritos federales hoy en manos de Morena.
El cruce de los resultados electorales, primero en la elección presidencial de 2018, y luego en las elecciones municipales de 2019, colocan a la alianza Va por Durango (PAN, PRI, PRD), por encima de la alianza de izquierda integrada por Morena y PT en la entidad, ya que el Partido Verde ha decidido jugársela solo. Está claro que la pelea en las urnas este primer domingo de junio será entre dos grandes alianzas: la formada por AMLO-Morena-PT contra la integrada por Aispuro-PAN-PRI y PRD.
Los dos tienen casi los mismos elementos que harán de esta contienda una disputa verdaderamente entretenida.
Uno de los principales elementos que hicieron posible transitar a las tres fuerzas políticas(PAN-PRI-PRD) hacia este objetivo común, y dejar de lado las marcadas diferencias ideológicas y de principios partidarios, fue el trato de iguales, lo que implicó olvidarse del peso político que cada partido tiene en el país, y caminar hacia objetivos pragmáticos claros.

1.- Primer Acuerdo: reparto por igual de los distritos federales.
De los 300 Distritos Federales electorales, las dirigencias nacionales del PAN, PRI y PRD, acordaron trabajar en forma coordinada en 180 (aunque después se redujo al número definitivo de 176 terrItorios. El PAN propondrá candidatos en 60 distritos; el PRI en 60 y PRD en 60, también. Naturalmente que en esta primera negociación el gran beneficiado fue el PRD, hoy un partido desfondado por Morena, pero con la historia reciente de haber sido quien creó y formó al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.
2.- Segundo Acuerdo: Donde cada partido participante, actualmente, sea gobierno estatal, llevará preferencia para escoger distritos tanto locales como federales. Por ejemplo, en Durango, gobierna el PAN y, entonces, tendrá preferencia en escoger los distritos locales y federales en donde tenga mayor presencia.
3.- Tercer Acuerdo: En donde un partido sea gobierno estatal y, por lo tanto, mantenga la fortaleza territorial, deberá ayudar a los partidos débiles a fortalecerse en esos territorios; alternando candidaturas con liderazgos fuertes, con aspirantes, territorialmente de otro partido, débiles.

Para la distribución de los distritos federales, se utilizó el primer criterio.
Al PAN, por ser gobierno en Durango y respaldado por las votaciones del 2018, le correspondieron dos de las cuatro distritos: el I y el IV. Al PRI, el distrito II y al PRD, el distrito III. Como se observa, en la distribución del reparto territorial federal, se beneficia el PRD con un distrito con posibilidades de ganarlo, ayudado por PRI y PAN, que sí tienen militancia en ese espacio.
Los candidatos por distrito.
En el Distrito I Federal, se proyecta como candidato panista a Javier Castrellón, ex secretario de seguridad. En el distrito IV Federal al actual diputado local, Carlos Maturino.
Al Partido Revolucionario Institucional le correspondió el Distrito II federal, cuya candidatura recaerá en la ex alcaldesa de Gómez Palacio, Rocío Rebollo.
Al Partido de la Revolución Democrática, se le entregó el distrito III federal, y llevará como candidato al actual diputado local, David Ramos, hermano del alcalde de Guadalupe Victoria.
En la próxima entrega, analizaremos el reparto, peso y proyección de los 15 distritos locales que ya fueron repartidos..