El armado electoral de la oposición en 2021

Texto: La Semana Ahora 

Objetivo: recuperar el congreso local y los distritos federales, hoy en manos de Morena

El próximo 6 de junio se llevarán a cabo las elecciones más importantes y más grandes en la historia política de nuestro país. No sólo se resolverá la sucesión gubernamental en 15 entidades del país, hoy en manos del PRI, PAN, PRD y Morena, o el control de congresos locales y alcaldías que se disputarán en las 32 entidades de la República. Morena, hoy con el control de los tres poderes (el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial), se juega su proyecto político como partido gobernante y México su futuro como nación democrática. 

Este 2021 no sólo estará marcado por la inesperada sorpresa de la emergencia sanitaria que ya ha cobrado la vida de más de 130 mil mexicanos y le ha robado la salud a cerca de un millón y medio más; también, por la crisis económica más severa de los últimos 100 años; la crisis hospitalaria y de salud, así como el azote criminal de los grupos armados que en dos años han victimado a más de 60 mil ciudadanos, hoy ejecutados; sin contar más de 12 millones de mexicanos más en la pobreza, y más de 600 mil desempleados en los últimos 10 meses. 

Este será el marco en que se desarrollarán las campañas políticas que habrán de culminar con el llamado a las urnas el primer domingo de junio. 

Y es en este contexto que se llevaron a cabo las negociaciones entre las dirigencias nacionales de los partidos Acción Nacional, PAN, Revolucionario Institucional, PRI, y el de la Revolución Democrática, PRD, para ir juntos en este histórico proceso electoral. El objetivo: recuperar el poder legislativo federal y detener el proceso de desmantelamiento de las instituciones mexicanas que ha iniciado el gobierno socialista-populista de Andrés Manuel, así como neutralizar el desastre que el morenismo le ha propiciado al país, en dos años de desgobierno. 

Uno de los principales elementos que hicieron posible transitar a las tres fuerzas políticas hacia este objetivo común, y dejar de lado las marcadas diferencias ideológicas y de principios partidarios, fue el trato de iguales, lo que implicó olvidarse del peso político que cada partido tiene en el país, y caminar hacia objetivos pragmáticos claros. 

1.- Primer acuerdo: reparto por igual de los distritos federales. 

De los 300 distritos federales electorales, las dirigencias nacionales del PAN, PRI y PRD, acordaron trabajar en forma coordinada en 180 (aunque después se redujo al número definitivo de 176 territorios). El PAN propondrá candidatos en 60 distritos; el PRI en 60 y PRD en 60, también. Naturalmente que en esta primera negociación el gran beneficiado fue el PRD, hoy un partido desfondado por Morena, pero con la historia reciente de haber sido quien creó y formó al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador. 

2.- Segundo Acuerdo: Donde cada partido participante, actualmente, sea gobierno estatal, llevará preferencia para escoger distritos tanto locales como federales. Por ejemplo, en Durango, gobierna el PAN y, entonces, tendrá preferencia en escoger los distritos locales y federales en donde tenga mayor presencia. 

3.- Tercer Acuerdo: En donde un partido sea gobierno estatal y, por lo tanto, mantenga la fortaleza territorial, deberá ayudar a los partidos débiles a fortalecerse en esos territorios; alternando candidaturas con liderazgos fuertes, con aspirantes, territorialmente de otro partido, débiles. 

EL ARMADO EN DURANGO 

Para la distribución de los distritos federales, se utilizó el primer criterio.  

Al PAN, por ser gobierno en Durango y respaldado por las votaciones del 2018, le correspondieron dos de los cuatro distritos: el I y el IV. Al PRI, el distrito II y al PRD, el distrito III. Como se observa, en la distribución del reparto territorial federal, se beneficia el PRD con un distrito con posibilidades de ganarlo, ayudado por PRI y PAN, que sí tienen militancia en ese espacio.  

Los candidatos por distrito. 

En el distrito I Federal, se proyecta como candidato panista a Javier Castrellón, ex secretario de seguridad. En el distrito IV Federal al actual diputado local, Carlos Maturino. 

Al Partido Revolucionario Institucional le correspondió el Distrito II federal, cuya candidatura recaerá en la ex alcaldesa de Gómez Palacio, Rocío Rebollo. 

Al Partido de la Revolución Democrática, se le entregó el distrito III federal, y llevará como candidato al actual diputado local, David Ramos Zepeda, hermano del alcalde de Guadalupe Victoria. 

Y en la distribución para los distritos locales, se utilizaron los tres criterios acordados. 

De los 15 espacios territoriales, al Partido Acción Nacional le tocaron seis distritos; al PRI seis distritos y al PRD, tres distritos. Y de nueva cuenta, se beneficia al PRD. 

De los cinco distritos que confluyen en la capital, Acción Nacional escogió el distrito uno y el distrito cinco, donde ha demostrado fortaleza a través de la mancuerna Aispuro-PAN. En el primer distrito hasta la semana pasada se proyectaba la candidatura de Alejandro Mojica y para el quinto distrito había varias opciones: Minka Hernández, Patricia Flores Elizondo, Patricia Jiménez. Todas llenan el perfil y además se cumple la paridad de género, pues en el distrito IV Federal, iría Carlos Maturino. 

El PRI escogió los distritos locales dos y cuatro. En el distrito dos, se negocia regresarle a la CTM el espacio que tradicionalmente administraba, y el dirigente estatal de este sector, Ricardo Pacheco, se perfila como aspirante. 

En el distrito cuatro (donde se concentra el 38 por ciento de la votación del distrito I Federal), en forma natural, se inscribirá Alicia Gamboa, quien ya lo ganópero además, como coincide con parte del Distrito I Federal, ayudaría a la causa del panista” Javier Castrellón. Aunque los panistas también quieren a Ali Gamboa como suplente de Carlos Maturinos para garantizar el triunfo en el Distrito IV Federal. Si esto último se concretara, Ali Gamboa pondría en el distrito cuatro local, a gente de toda su confianza del Ompri. 

Para el Partido de la Revolución Democrática será el distrito tres local. Cierto, a este instituto político no le debería tocar ninguno, por la escasa votación que ha venido registrando, sin embargo, como lo hemos venido exponiendo, en base a los compromisos acordados, no sólo se le entregará este territorio, sino que se le ayudará realizar una campaña exitosa, pues en Durango capital es la fuerza política más débil de las tres.  

Hasta la semana pasada había acercamientos entre la dirigencia estatal y el regidor panista Londres Botello, sin embargo, el jueves quedó registrado Jesús Salinas, el conocido artista duranguense, imitador de Juan Gabriel.  

En el grupo del medio rural se ubica a los distritos seissiete y ocho. 

Al PRI se le asignó el distrito seis 

De los tres distritos locales integrados en la Comarca Lagunera de Durango, se distribuyeron equitativamente uno para cada fuerza política. El distrito diez, para el PRD; el distrito 11, para el PRI y el distrito 12, para el PAN. Sin embargo, como el PRD fue desfondado por Morena en La Laguna, los perredistas acordaron prestárselo” al PAN; por lo que los blanquiazules, finalmente, se quedaron con siete distritos locales, el PRI seis, y PRD dos. 

En el distrito diez, se proyecta como candidata del PAN a diputada, a Claudia Galán, ex candidata a la presidencia municipal de Gómez Palacio, y quien no hizo mal papel en 2019. 

En el distrito 11, por el PRI, aún no se decide pues la competencia por la candidatura está cerrada entre Anabel Fernández, ex dirigente estatal del tricolor, Estrella Morán y Juan Moreno Haro.  

En el distrito 12, que se le asignó al PAN, todo apunta que será el priista Manuel Ramos, actual subsecretario general de gobierno. Es hijo de Don Carlos Herrera Araluce, medio hermano de Carlos y Leticia Herrera Ale, y como es de esperarse, la familia y su estructura, buscarán que salga adelante en la próxima justa electoral. 

En el municipio de Lerdo concurren los distritos nueve y 13. El distrito nueve es para Acción Nacional, y aún no se tiene ubicada la persona que lo representará. Por el distrito 13, que le pertenece al PRI, se perfila la ex dirigente estatal del Ompri, Susy Torrecillas, esposa del alcalde de este municipio Homero Martínez, y actual presidenta del DIF municipal. Naturalmente que tiene estructura y trabajo desde esta institución. 

El distrito 14 fue asignado al PRD y en esta semana podría quedar definida la identidad de quién lo representará. 

Al Partido Revolucionario Institucional le tocó, finalmente el distrito 15, el único que ganó en las elecciones de 2018 llevando como candidata a Gabriela Hernández López, por lo que, si la lógica se impone en ese instituto político, la joven y talentosa priista deberá de repetir, y claro, asesorada muy de cerca por su señor padre, el aún diputado federal por la CNC, Ismael Hernández Deras, quien sí sabe de campañas.  

En la próxima edición analizaremos cómo se cruzan diputaciones locales con las federales, lo que dará como resultado, si candidatos y partidos se aplican, en un claro triunfo de esta alianza sobre los candidatos de Morena, en la mayoría de los distritos tanto locales como federales.