Se cumplirán 12 meses y no hay para cuando regresar

Texto: Daniel Estrada O. 

Continuarán las clases virtuales, cuando menos hasta marzo próximo, anunció Rubén Calderón Luján 

Clases no presenciales, por lo menos hasta marzo: SEED 

Ya pasaron 10 meses desde que se tomó la medida de suspender las clases presenciales con la finalidad de reducir el riesgo de contagio. En un principio se creía que después de un mes los alumnos podrían regresar a sus respectivas escuelas. 

Rubén Calderón Luján, titular de la SEED, señaló que por lo menos hasta marzo próximo se mantendrá la modalidad de clases virtuales en el estado de Durango, aunque existen muchas probabilidades de que el ciclo 2020-2021 termine en estas condiciones. 

Han transcurrido 10 meses desde que se tomó la medida de suspender las clases presenciales y hasta el momento no se tiene certeza sobre una fecha exacta para que los estudiantes retornen a sus respectivas instituciones educativas. 

Lo que sí aseguró Rubén Calderón Luján, titular de la Secretaría de Educación del Estado (SEED) es que el regreso a las aulas no será antes de marzo, es decir, el alumnado pasará por lo menos un año en la modalidad a distancia. 

En primera instancia, cuando se determinó mandar a los escolares a sus casas, el plan era implementar dicha estrategia de prevención solamente por un lapso de un mes, no obstante, debido al daño que ha ocasionado la pandemia, la fecha se ha postergado hasta no tener probable día de retorno. 

En el estado de Durango las clases fueron suspendidas el jueves 19 de marzo, con miras a regresar a las clases presenciales el 20 de abril, sacando provecho al periodo vacacional de Semana Santa que transcurrió del 7 al 17 de abril. 

Ya pasaron 10 meses desde que se tomó la decisión de mandar a los alumnos a sus casas para protegerlos a ellos y a sus familias del contagio del Covid-19, virus que surgió en China y se propagó en todo el mundo con una rapidez inesperada. 

Ni los estados con color verde en el Semáforo Epidemiológico Nacional se han atrevido a establecer una fecha para reanudar las clases presenciales, a pesar de que dicha modalidad está contemplada entre las actividades que pueden llevarse a cabo con tal indicador. 

En Durango, apenas el pasado lunes 11 de enero se registró el retorno a clases, en la modalidad virtual, con una matrícula de cerca de 550 mil alumnos de todos los niveles, de los cuales 410 mil, son de formación básica. 

Son más de cinco mil instituciones educativas las que se han mantenido sin alumnos, de las cuales algunas lucen abandonadas y sin ningún tipo de mantenimiento, mientras que otras han sido pintadas y atendidas algunas deficiencias en este periodo. 

No puedo decir si el ciclo escolar terminará en la modalidad a distancia, lo que  puedo informar es que, por lo menos hasta marzo, las clases continuarán como hasta ahora, mencionó Calderón Luján. 

Hay aspectos complicados en la modalidad no presencial, como la medición del aprovechamiento y hasta la probable deserción por parte de quienes no pudieron continuar con sus clases sin asistir a la escuela. 

Contamos con un programa que se llama Pasos Firmes, con el cual se da cobertura a 560 escuelas primarias y 160 secundarias, con una muestra de 37 mil niños a través del cual se miden temas como el aprovechamiento y la continuidad de los estudiantes, comentó. 

De esta manera se pretende tener un panorama de las condiciones en las que se encuentra la educación básica en el estado, frente un entorno adverso, que orilló al sistema educativo a implementar medidas emergentes. 

Por lo pronto, se ha trabajado en un buen número de escuelas para que se encuentren listas para un eventual regreso a las clases presenciales, atendiendo temas como las condiciones de los salones, baños y principales servicios. 

Y es que temas tan sencillos como el abasto suficiente del agua, resultan indispensables para poder tener un regreso adecuado a las escuelas, teniendo en cuenta que una de las prioridades tiene que ver con las condiciones sanitarias adecuadas. 

En los estados con semáforo verde, se habla de la necesidad de implementar hasta tres filtros: el primero en casa, el segundo al ingresar a la escuela, y un tercero al entrar al salón. 

Además, la limpieza en las instituciones educativas tiene que ser constante y se necesita una señalización especial, como se ha hecho en espacios como centros comerciales, restaurantes y edificios públicos, en los que se precisa información respecto al acceso, salida y espacios. 

El uso de gel antibacterial, el abasto garantizado de agua y jabón, así como el chequeo de la temperatura, son medidas que tienen que aplicarse en las escuelas, con todo y que la vacunación masiva ya está en curso en el país. 

Hay escuelas a las que no se puede regresar en las mismas condiciones en las que se encontraban antes de la contingencia, pero todo parece indicar que aún hay tiempo para atender las deficiencias que presentan. 

Se trabaja para llegar al verde 

Sobre este asunto, el gobernador José Rosas Aispuro Torres, indicó que Durango se prepara para tener el regreso a las escuelas lo más pronto posible, pero esto dependerá de lo que indique el Semáforo Epidemiológico. 

Y esto será en función del comportamiento que tenga la sociedad, pues si la gente se sigue cuidando, se reducirán el número de contagios, la cantidad de defunciones y la ocupación en los hospitales. 

Tales circunstancias llevarían al estado a mejorar su estatus en el Semáforo Epidemiológico, que es lo que se quiere, en beneficio de todos los sectores, incluyendo el educativo. 

Hemos dado mantenimiento a las escuelas y tenemos preparado todo un esquema para que haya un regreso a las aulas seguro, con el uso adecuado de termómetros, gel antibacterial y otros insumos que son necesarios para atender las medidas sanitarias. 

Hay coordinación con la Secretaría de Educación Pública (SEP) con relación a los protocolos que deberán ser atendidos al momento de que los estudiantes y maestros tengan que volver a las instituciones educativas. 

Si las condiciones mejoran de manera sustancial, el retorno podría darse incluso dentro de este mismo ciclo escolar, pero no vamos a poner en riesgo la salud de los maestros, los alumnos y padres de familia, declaró. 

Remarcó que, si el riesgo de contagio se reduce de forma considerable, se tendrán las condiciones que se quieren para que las clases presenciales se reanuden en la entidad. 

Para ello se tendría que tener un semáforo en color verde, aunque en estos momentos, ni siquiera los estados con este indicador (Chiapas y Campeche) han podido regresar a los edificios educativos. 

Durango ya estuvo en semáforo rojo, ahora se encuentra en naranja y se trabaja para poder pasar a color amarillo y luego alcanzar la meta del verde, pero se tiene que proceder de forma ordenada y con la colaboración de todos los sectores para poder tener tal mejoría. 

De hecho, a pesar de que ya comenzó la aplicación de la vacuna en el país y en el estado, no se han cambiado las recomendaciones a la población, pues sigue siendo necesario el uso correcto del cubrebocas, la sana distancia y la permanencia en casa, como medidas que ayudan a mantener bajos los niveles de contagio. 

Lo que se busca es que, con la implementación de estas medidas de prevención y la aplicación de la vacuna, se puedan retomar de forma paulatina las actividades educativas, sociales y económicas.