No cabe una llanta más en el relleno sanitario

Texto: Daniel Estrada

Son 750 mil y reciben 100 neumáticos inservibles cada semana;
han buscado, sin lograr acuerdos, a 30 empresas para procesarlas

No ven como deshacerse de 750 mil llantas viejas, en el relleno sanitario

Cada semana ingresan por lo menos 100 neumáticos inservibles al relleno sanitario de la ciudad de Durango, por lo que resulta urgente encontrar la manera de darles un confinamiento adecuado.

Tanto la Secretaría Técnica del Ayuntamiento, como la propia Dirección Municipal de Servicios Públicos, han tenido acercamiento con unas 30 empresas que se dedican a procesar este tipo de materiales de desecho, pero con ninguna se ha logrado un acuerdo.

El Municipio de Durango no ha encontrado la manera de deshacerse de más de 750 mil llantas viejas que se encuentran en el relleno sanitario de la ciudad, mientras tanto, la cifra se incrementa cada semana.

Hay estudios que refieren que el material con el que están fabricados los neumáticos puede tardar hasta mil años en degradarse, lo que deja ver el grado de contaminación que estos representan para el ecosistema.

El problema es más complicado de lo que parece, pues además de las llantas que se acumulan a diario en el relleno sanitario de la ciudad, hay una cantidad incuantificable de este tipo de desechos en lotes baldíos, canales y hasta orillas de caminos y carreteras.

Jorge Pérez Romero, titular de la Dirección Municipal de Servicios Públicos, relató que la acumulación de llantas en el relleno sanitario de Durango data desde que se inició con la captación de desechos en este espacio.

Durante todo ese tiempo no se ha hecho nada para poder dar una solución adecuada al problema, por lo que hasta el momento ya se contabilizan más de 750 mil neumáticos inservibles en el lugar, cifra a la que se suman otros 100 por semana, por lo menos.

Estimó que la cantidad de llantas que hoy se concentran en el relleno, se ha acumulado durante 12 o 14 años, por lo que el problema ahora es grande y resulta complicado encontrar una solución inmediata.

Y es que tanto la Secretaría Técnica del Ayuntamiento, como la propia Dirección Municipal de Servicios Públicos, han tenido acercamiento con unas 30 empresas que se dedican a procesar este tipo de materiales de desecho, pero con ninguna se ha logrado un acuerdo.

La pandemia se convirtió en un estorbo en la búsqueda de una compañía que ofrezca buenas condiciones para sacar provecho de estos neumáticos, pero se continuará con la búsqueda de una alternativa que ayude a darles un confinamiento adecuado.

Para el Municipio de Durango sería ideal encontrar una empresa que procese el caucho de las llantas y lo convierta en asfalto, como existen algunas, ya que de esta manera, se sacaría provecho del material reciclado.

Sin embargo, no ha sido posible hacer un trato, debido a que a veces las condiciones no son favorables para la empresa y termina por no aceptar.

Respecto de la empresa que durante la administración pasada inició y no tuvo continuidad con el proyecto, el entrevistado explicó que hay factores que terminan por desanimar a los empresarios, como el alto costo del traslado de “llantas enteras”.

“En una góndola normal de 14 metros cúbicos, es decir, la caja normal de un tráiler, caben alrededor de 250 y 300 piezas bien acomodadas, por lo que basta imaginar cuantos viajes se ocupan para sacar 750 mil llantas del relleno”, expuso.

Por eso, las compañías que tienen sus instalaciones en otros lugares del país, ven muy gravoso tener que llevarse este material y al momento de hacer cuentas, declinan a hacer un trato.

“Lo que nosotros queremos ofrecer son todas las condiciones para que la compañía que se interese, pueda instalarse en el relleno sanitario; es decir, se le estaría proveyendo de un espacio, energía eléctrica y agua potable, entre otros servicios”, refirió.

Recordó que hace algunos años una empresa se acercó a trabajar con las llantas de este relleno sanitario, teniendo como objetivo trasladar el material a la ciudad de Saltillo Coahuila, para su procesamiento.

A los tres meses optó por retirarse, ya que le costaba  pesos el molido de la llanta y a ellos se la compraban en 5.50 pesos, por lo que no les dieron los números y dejaron “tirada la chamba”.

Por este tipo de situaciones, es necesario tener mucho cuidado con el acercamiento que se tiene con las compañías y de ser posible se pretende ver de forma directa la manera en la que trabajan, con el objetivo de lograr un trato que sea duradero.

Un problema que no tiene fin

Pérez Romero mencionó que a pesar de la gran cantidad de neumáticos que se concentran en el relleno sanitario de la ciudad, la Dirección Municipal de Servicios Públicos, continúa con la recolección de estas, por medio de patrullas ecológicas.

Hay que marcar al número telefónico 072 para solicitar este servicio, que no solamente es para la recolección de llantas viejas, sino que también se llevan sillones o salas completas en mal estado y hasta aparatos electrónicos.

De esta manera se busca ayudar a los ciudadanos a dar un correcto confinamiento a este tipo de desechos, de tal manera que no terminen en las alcantarillas o canales de la ciudad, como suele ocurrir.

Ante el riesgo que representa un incendio de este material, el Municipio ha implementado cortafuegos en el perímetro del relleno, para evitar que se presente una catástrofe.

En otro tiempo, Protección Civil optó por enterrar algunas llantas, también como una medida para evitar grandes daños por el fuego.

El problema ambiental que ocasionan los neumáticos que ya no son utilizados se da en dos sentidos, ya que por una parte, su acumulación en el relleno sanitario representa un riesgo de incendio, además de que sus permanencia en el lugar implica un confinamiento adecuado.

Por otro lado, su concentración en otras zonas también representa un daño al entorno, sobre todo al suelo, subsuelo y mantos freáticos.

Por otro lado, su empleo para generar combustión representa un grave riesgo para la salud de las personas, debido a la gran cantidad de gases contaminantes que general el humo que desprende el caucho.

Basta ver la densidad del humo negro que desprenden al quemarse, para ver la afectación que este material, utilizado en algunas ladrilleras, puede ocasional a quienes lo inhalan.

Cuando son almacenadas en los domicilios, estas pueden convertirse en nido de bichos, como mosquitos precursores de enfermedades, arañas y hasta alacranes.

Estas son algunas de las principales razones por las que las llantas deben ser procesadas de forma adecuada, ya que de lo contrario pueden ocasionar serios problemas a corto, mediano y largo plazo.