Covid-19 con 40% de letalidad en el HG450

Texto: Daniel Estrada

Pacientes se esperan hasta que es muy tarde para buscar atención

  • Durango está más cerca del semáforo rojo que del verde: Secretaría de Salud

Fallecen, cuatro de cada 10 internados por Covid en el HG 450

Las cifras son crudas, pero gran parte del problema se debe a que las personas no se hacen la prueba y no buscan ayuda, hasta que presentan condiciones complicadas y difíciles de revertir, advirtió el director del nosocomio.

Para la Secretaría de Salud Durango está más cerca del color rojo que del amarillo en el Semáforo Epidemiológico Nacional, pues a pesar de la disminución de casos positivos, preocupa el índice de hospitalización y la mortandad.

De cada 10 personas que son internadas en el Hospital General 450 por Covid-19, cuatro no logran sobrevivir, dato alarmante que compartió Martín Ernesto Delgado Gómez, director de la institución, quien mencionó que esto se debe en gran parte a que las personas contagiadas no buscan atención oportuna.

El médico internista lamentó que un número considerable de pacientes Covid acuden al hospital en estado grave, por lo que en algunos casos no hay mucho qué hacer para salvarles la vida.

“Se está dando un fenómeno que no se esperaba, es el hecho de que las personas con sintomatología no acuden a realizarse la muestra con la finalidad de detectar a tiempo el contagio y tomar medidas al respecto”, mencionó.

Reaccionan hasta que los síntomas ya no son tan leves, momento en el que deciden acudir al hospital en busca de ayuda, pero ya llegan en malas condiciones, lo cual no ayuda en nada para la atención oportuna.

Por si esto fuera poco, una vez que los pacientes son atendidos en el nosocomio, enfrentan a la escasez de sedantes y anestésicos, debido a la baja producción de estos en el ámbito nacional e internacional.

Dijo que un paciente que se encuentra intubado, que está con ventilador, requiere permanecer sedado totalmente, por lo que preocupan las complicaciones que se han tenido para abastecer estos insumos.

El Hospital General 450 tiene una capacidad en camas para 57 personas en las áreas covid, de las cuales, a media semana se encontraban ocupadas 42, con espacio disponible para otros 15 pacientes.

No obstante, la ocupación de un día a otro tiene variaciones, debido a que, constantemente, se reciben pacientes que necesitan atención por síntomas relacionados con el virus que tuvo su origen en China.

Admitió que el problema de la falta de personal de salud para la atención óptima en áreas Covid, sigue vigente, problema que se presenta en prácticamente todo el país, ante la escasez de elementos capacitados para esta labor.

En lo que respecta al resto de las áreas de atención con las que cuenta este nosocomio, estas se encuentran al 70 por ciento, lo que se considera como promedio.

Ya el doctor Esteban Montoya Zamora, director de Atención Médica de la Secretaría de Salud, había advertido sobre la situación que se está presentando en Durango, ante la negativa de los ciudadanos para acudir a realizarse la prueba de detección de Coronavirus.

Dicha conducta deriva en un mayor número de contagios sin detectar, así como un incremento en el número de muertes.

Y es que a pesar de que la estadística en cuanto a casos positivos se reduzca, cuando no se practican pruebas, la cantidad de personas que requieren hospitalización y las defunciones, se mantienen y hasta existe el riesgo de que aumenten.

Esto tiene que ver con el hecho de que las personas contagiadas, con síntomas leves, optan por no aislarse, poniendo en riesgo la vida de otras personas que son más vulnerables a los síntomas graves que la enfermedad puede ocasionar.

Ya ha sucedido en varias ocasiones en este año, que mientras que el registro diario de contagios es bajo o regular, respecto de los indicadores más altos que se han llegado a tener en la entidad, el número de fallecimientos no resulta tan modesto.

El número de defunciones por Covid-19 en Durango se acerca a los dos mil y, aunque Durango no es de los estados con los indicadores más altos en mortandad, lo mejor es reducir este indicador lo más posible.

Hay que tener en cuenta que, de acuerdo con lo dicho también por Montoya Zamora, el índice de letalidad por este virus en la entidad, durante los primeros días de 2021, es del 10 por ciento.

Esto significa que una de cada 10 personas atendidas por esta causa, tiene alta probabilidad de morir, de ahí la importancia de no bajar la guardia ante una enfermedad que ha causado estragos en México y el mundo.

Ante las circunstancias que se viven en el estado, Sergio González Romero, secretario de Salud, descartó que esté próximo el semáforo amarillo, incluso mencionó que Durango está más cerca el rojo.

Durango mantiene el color naranja en el Semáforo Epidemiológico Nacional, dependiendo más de la saturación de los hospitales y áreas Covid, que de los casos positivos que se registran.

La alta movilidad sigue siendo un factor determinante en cuanto al número de contagios, hospitalización y fallecimientos, por lo que no se ha dejado de insistir a la ciudadanía en que procure permanecer en casa y salir solamente para lo más necesario.

Aunque la vacuna ya llegó a México, todavía falta tiempo para que se aplique a la mayoría de la población, con lo que se busca disminuir el riesgo de muerte que hasta ahora representa la enfermedad.

Impacto a la alimentación

La pandemia ha traído consigo muchas afectaciones a la salud y una de ellas tiene que ver con la alimentación, según mencionó María Susana Martínez, Álvarez, presidenta del Colegio de Nutrición de Durango.

De entrada, estimó que no son pocas las familias que tienen problemas con la alimentación debido a que el sostén del hogar se quedó sin una fuente de ingresos.

“Hay quienes apenas hacen una comida al día, pues no tienen para más. Es una dieta forzosa por tanto desempleo que se ha registrado desde que inició la pandemia”, expuso.

El tema de la nutrición es asunto de seguridad pública al que se le debe poner más atención, pues, aunque no ha sido ignorado, la necesidad que hay es mayor a lo que se ha podido hacer.

“Con justificación, se han enfocado muchos esfuerzos a la vacunación, pues esta es una esperanza para que a todos nos vaya mejor, pero hay cosas que no se deben olvidar, como la sana alimentación”, indicó.

Por otro lado, están los que, si bien, no se han quedado sin comer, han caído en un desorden, al consumir todo tipo de alimentos chatarra, lo cual, en conjunto con el sedentarismo ocasionado por el trabajo y las clases en casa, han derivado en un incremento en la obesidad.

Lo ideal es que las personas no dejen de alimentarse de forma adecuada, al hacer sus tres comidas diarias de una manera equilibrada, además de realizar algo de actividad física.

Insistió en cuidar mucho la alimentación de los menores, pues muchas veces por mantenerlos en calma y ante la imposibilidad de salir, se les conceden todo tipo de alimentos chatarra, con los que se les causa un grave daño.

De la misma manera, la nutrióloga aceptó que el sector presenta dificultades por la falta de trabajo, a pesar de que la mayoría no maneja tarifas altas en sus consultas y de que la ciudadanía ha mostrado más interés en su alimentación.

Atribuyó tal situación a los efectos de la pandemia a la economía, ya que las personas han dejado de gastar en algunas cosas, para dar prioridad a otras que consideran de mayor importancia.