Crece generosidad y compromiso de los migrantes para Durango

Texto: Daniel Estrada Ortiz

En 2020 enviaron remesas por cerca de 20 mil millones de pesos

A pesar de la pandemia, las remesas para Durango crecieron 9%

De acuerdo con datos del Banco de México, en 2020 la entidad captó la cifra récord de 955.30 millones de dólares por concepto de remesas provenientes de los Estados Unidos, cifra equivalente a los 19 mil 500 millones de pesos.

Hay alrededor de un millón de ciudadanos originarios de Durango, distribuidos en diferentes regiones de los Estados Unidos, según calculó Luis Ernesto García Barrón, director del Instituto de Atención al Migrante y su Familia.

En medio de la pandemia por el Covid-19, las remesas enviadas por los connacionales de los Estados Unidos fortalecieron y hasta salvaron la economía de las familias duranguenses, sobre todo a las que viven en comunidades rurales.

De acuerdo con cifras del Banco de México, en 2020 se registró un ingreso récord de remesas para el estado de Durango, con un total de 955.30 millones de dólares, cifra equivalente a los 19 mil 500 millones de pesos.

Fueron 214.73 millones de dólares los que se ingresaron a Durango por concepto de remesas durante el primer trimestre de 2020, 440.85 en el segundo trimestre, 246.28 en el tercer trimestre y 253 .43 en el cuarto trimestre.

Hay que recordar que en 2019 la captación de remesas para esta entidad fue de 879 millones de dólares, por lo que el incremento que se tuvo para 2020 fue del 9 por ciento.

Lo anterior, con todo y las dificultades económicas que la pandemia ha traído consigo, no solamente a México, sino a todo el mundo, incluyendo al vecino país del Norte, de donde llegan la mayoría de las remesas que recibe el país.

En 2020 las remesas en México sumaron un total de 40 mil 606 millones de dólares, cifra que es 11.44 por ciento mayor a los 36 mil 048 millones de dólares que se obtuvieron en 2019.

Durango se encuentra en el lugar número 18, de las 32 entidades federativas de México, en cuanto a la recepción de remesas, siendo Jalisco, Michoacán y Guanajuato las tres primeras.

Un respaldo digno de reconocer

Con relación a esta información, Luis Ernesto García Barrón, director del Instituto de Atención al Migrante y su Familia, manifestó que se debe reconocer el respaldo que los paisanos tuvieron hacia sus familiares radicados en el estado, a pesar de la difícil situación que se vive en el ámbito mundial.

El ingreso por remesas que se tuvo el año pasado es casi equivalente a las dos terceras partes del Presupuesto de Ingresos para Durango de 2021, el cual es de alrededor de 33 mil millones de pesos.

Esto permite tener una idea de la importancia que tiene el dinero que los duranguenses ganan en el extranjero y envían a sus familiares que se encuentran aquí, ya sean sus padres, hijos o hermanos.

El funcionario estatal mencionó que entre las posibles causas que derivaron en el envío récord de remesas el año pasado, se tiene la reacción solidaria de los paisanos ante la pandemia, ya que en lugar de reservar el recurso para ellos mismos, optaron por ayudar a su parentela.

Dicha situación no solamente tuvo impacto en Durango, ya que en el ámbito nacional también se tuvo una cifra récord en la recepción de remesas, contrario a los pronósticos más reservados.

Otra situación que pudo haber influido es el hecho de que un buen número de los duranguenses que viven y trabajan allá, tienen sus papeles en regla, por lo que recibieron un estímulo económico por causa de la emergencia sanitaria y ese dinero decidieron enviarlo a su tierra.

El recurso pudo haber sido utilizado en muchos casos, en la adquisición de insumos básicos, además de mejoras y ampliación de viviendas, así como asuntos del campo.

En el caso del campo, el recurso que envían los migrantes ha sido de gran ayuda, ya que incluso es empleado para la adquisición de semilla, lo que ha servido para activar la agricultura en lugares en donde ante la falta de dinero ya no había producción.

Estimó que este recurso ha beneficiado a por lo menos medio millón de la población que radica en las diferentes localidades de la entidad.

Son alrededor de 80 mil dólares los que se recibieron en Durango cada mes del año pasado, provenientes del vecino país del norte.

Un ingreso que en medio de las dificultades económicas con las que se ha tenido que lidiar, ha permitido que muchas familias puedan tener un sustento e incluso representa el motor de un buen número de comunidades rurales.

Y es que, se estima que cada una de las familias que reciben dinero de sus parientes que se desempeñan en los Estados Unidos, reciben un equivalente a los siete mil pesos mensuales, en promedio.

Reconoció que los connacionales se han puesto la camiseta de Durango y sus familias, de tal manera que han influido de forma considerable en la economía del estado.

Al hacer otra comparación de la magnitud de este recurso, recordó que anualmente se reciben alrededor de cinco mil millones de pesos a través de los programas federales, es decir, la cuarta parte de lo que llegan en remesas.

“En buena parte, es gracias a los migrantes que la economía local funciona, pero dicha situación también tiene impacto en el ámbito social y hasta de seguridad”, comentó.

Cuando hay dinero en casa, se evita que las personas salgan a delinquir para poder tener algo que ofrecer a sus esposas e hijos.

A pesar de que se registró el desempleo y que muchos rubros tuvieron que hacer una pausa por causa de la pandemia, en buena parte, la economía estatal se mantiene estable gracias al apoyo de los migrantes a su gente.

García Barrón mencionó que la mayoría de las remesas que se envían a Durango llegan a las localidades rurales, lo que representa un incentivo para el campo.

Amplia cobertura

Si bien, el municipio de Durango es el que recibe la mayor cantidad de envíos, buena parte de estos dólares llegan a los poblados de vocación agropecuaria, como Llano Grande, Otinapa, 5 de Febrero y muchas más.

Aunque la mayoría de los migrantes duranguenses se concentran en las ciudades de Chicago, Illinois; Dallas, Texas; y Los Ángeles, California, hay otros lugares en donde esta población se ha incrementado.

También hay muchos duranguenses en Wichita, Kansas; Denver, Colorado; en las entidades de Carolina del Norte y Sur, además de Washington.

Se estima que hay alrededor de un millón de ciudadanos originarios de Durango, distribuidos en diferentes regiones de los Estados Unidos y muchos de ellos tienen el compromiso de apoyo económico con sus familiares.

Luis Carlos García mencionó que ante la influencia de los migrantes en la economía local, la autoridad ha buscado la manera de retribuirles en algo, de ahí el impulso que han tenido programas como Rescatando Almas, a través del cual han reunido a familias que tenían hasta 40 años de no verse.

En otro asunto en el que se ha trabajado es el de la inclusión de la población migrante en los procesos electorales, lo cual se pretende llevar a la práctica en los próximos comicios de 2022, para la elección de gobernador.

Remarcó que esta es una manera de gratificar a quienes han ayudado tanto a Durango, pues a pesar de encontrarse lejos no se olvidan de los suyos, por lo que merecen una mayor participación e involucramiento en los temas de su lugar de origen.