Morena y PRI, sin fuerza para retener electores

Por: Víctor R. Hernández 

Resultados electorales de 2018 y 2019 en la capital,

demuestran que son los partidos que más ciudadanos perdieron.

Uno de los principales retos que enfrenta cualquier partido político, es no sólo mantener la fidelidad de sus seguidores, sino ampliar su presencia e influencia entre la población de ciudadanos. Quienes pierden de vista este foco, tarde que temprano se encontrarán compitiendo por su sobrevivencia. 

El actual proceso electoral (2021) es de una trascendencia tal, que servirá para explorar la viabilidad que cada organización política tiene para las elecciones de 2022 y 2024. El próximo año se disputará en Durango la gubernatura del estado, y en 2024 la presidencia de la República. De ahí la importancia de los resultados del próximo 6 de junio. 

Mientras no se hagan presentes las encuestas cara-cara, y no a través de Facebook o telefónicas, que tienen un alto grado de distorsión, los resultados electorales de 2018 y 2019 en Durango, seguirán siendo el marco para proyectar el posible comportamiento de los electores en las elecciones intermedias del 6 de junio de este 2021. 

Y siguiendo con los acercamientos que desde hace ya varias semanas estamos haciendo a lo que sucedió en los diferentes distritos electorales federales, en esta entrega analizaremos el Distrito 1 federal, pero desde la realidad local y no hay mejor realidad que el trasladarse a los cinco distritos locales que conforman el Distrito 1 Federal. 

Esto en el contexto del análisis que presentó a principios de la semana pasada el diario Excélsior, titulado Concentran 90 distritos disputa por aplanadora; contienda cerrada entre alianzas. 

La periodista Leticia Robles de la Rosa, precisa que de 150 distritos electorales federales en los que las coaliciones Va por México y Juntos Hacemos Historia registraron alianzas, 90 concentran la batalla por el dominio legislativo, ya que ambos bloques intentarán quitar a sus adversarios políticos los espacios que obtuvieron en la Cámara de Diputados en los comicios anteriores. 

Va por México, integrada por PAN, PRI y PRD, tendrá un camino cuesta arriba, ya que los resultados electorales de 2018 dieron amplia ventaja a Morena y sus aliados políticos. 

Las dos coaliciones se enfrentarán cara a cara en lugares como Matehuala, distrito uno de San Luis Potosí, donde se anticipa una contienda cerrada, ya que las preferencias electorales son muy similares para los seis partidos que integran las alianzas. 

En tanto, en la Ciudad de México, los dos bloques se enfrentarán en siete distritos: el dos, en la alcaldía de Gustavo A. Madero; el cinco, en Tlalpan; el ocho, en Cuauhtémoc; el 16, en Álvaro Obregón; el 17, en Cuajimalpa; el 20, en Iztapalapa y el 23, en Coyoacán. 

Morelos es la única entidad federativa donde las coaliciones no competirán por alguno de sus cinco distritos. 

En lo que respecta a Durango, los números de las elecciones 2018 y 2019, dejan en claro que al menos en la ciudad capital, hay dos partidos muy consistentes en cuanto a la retención de su voto: el PAN y el Partido del Trabajo. 

Sí, estos dos institutos políticos fueron consistentes en cuanto a número de votos, mientras que PRI y Morena, en ese orden, de una elección a otra se desploman dramáticamente. veamos. 

Las elecciones de 2018, nos queda claro, fue un proceso atípico, extraordinario. Se conjugó el hartazgo ante la inseguridad, la corrupción y la impunidad, con el carisma, la oferta política y el trabajo paciente de Andrés Manuel López Obrador, durante 18 años. 

Así, tenemos que Morena obtiene en el Distrito 4 Federal, 55 mil 495 votos un verdadero brinco si lo comparamos con lo que sacó en 2015, elecciones intermedias federales. En esta misma elección (2018), el PAN obtuvo en el Distrito 4 Federal 77 mil 360 sufragios. 

Hace tres años, Morena (55 mil 495 votos) fue en alianza con el Partido del Trabajo, que obtuvo en esa elección presidencial 24 mil 842 sufragios, que sumados a los de Morena arrojaron 80 mil 337, suficientes para hacerse de la diputación federal, con una ventaja de 2 mil 977 sufragios sobre el candidato blanquiazul, Jorge Salum del Palacio.En 2018, Por su parte el PRI obtuvo 47 mil 653 votos, ocupando el tercer lugar. 

La experiencia nos indica que cada proceso electoral es radicalmente diferente, uno del otro, y la elección de 2019 así lo demostró una vez más. 

En medio de la euforia morenista y a seis meses de que López Obrador hubiera tomado el poder presidencial, todo indicaba que la inercia de la votación de 2018, se mantendría en las elecciones municipales de 2019. 

Pues no fue así. Dos factores inmediatos calaron hondo en la realidad de las izquierdas lópezobradoristas: retirar las mañaneras de los territorios en donde habría elecciones en 2019 y el que AMLO no apareciera en las boletas. 

Estos dos elementos fueron más que suficientes para reubicar a Morena en su exacta dimensión electoral. Los resultados fueron contundentes: en el municipio de la capital, el PAN retuvo (votos más o menos) la misma cantidad de seguidores que en 2018, con 73 mil 295 sufragios, apenas, 4 mil votos menos. Partido del Trabajo también demostró consistencia de una votación a otra, pues de 29 mil 653 bajó a 24 mil 842 en 2019, más de 4 mil votos perdidos. 

Pero Morena se desplomó en menos de un año, ya que mientras en 2018 se alzaba con la victoria al obtener 55 mil 495, pero once meses después se rezagaba hasta el quinto lugar en el municipio de la capital, al reportar apenas 17 mil 823 votos. El PRI también mostraba su inconsistencia al no poder retener a sus cuadros y exhibía la misma tendencia que morena ya que de 47 mil 653 sufragios obtenidos en 2018, caería hasta el cuarto lugar en 2019, con 18 mil 449 votos registrados. 

Ahora en 2021, en otra elección federal, intermedia, López Obrador no podrá transmitir sus mañaneras y tampoco irá en las vacunas. Cierto, tiene una fortaleza que se llaman programas asistenciales, pero tiene una enorme debilidad que se llaman los miles y miles de muertos por el desastre sanitario 2020-2021. Veremos cuánto pesa cada factor. 

Serán 90 distritos corazón de la batalla 

Son 90 los distritos electorales federales que concentran la disputa en las urnas de las dos coaliciones que competirán por el voto el 6 de junio para integrar la nueva Cámara  de Diputados, en los que ambos bloques intentarán romper el dominio electoral que  tuvieron sus adversarios políticos en las elecciones anteriores, incluso en una ruta cuesta arriba. 

En la Ciudad de México, por ejemplo, son siete distritos electorales federales donde contendrán las dos coaliciones, que son el dos, en Gustavo A. Madero; el cinco, en Tlalpan; el ocho, en Cuauhtémoc; el 16, en Álvaro Obregón; el 17, en Cuajimalpa; el 20, en Iztapalapa y el 23 en Coyoacán. 

Por un lado, la formada por PAN, PRI y PRD, denominada Va por México y, por el otro, la integrada por Morena, Verde y PT, llamada Juntos Hacemos Historia. 

Los resultados electorales del 2018 permiten observar que Va por México tendrá un sendero cuesta arriba, pues en todos ellos hubo un dominio indiscutible de Morena, sin contar a sus aliados políticos, como el Distrito 23, en Coyoacán, por el cual el morenista Pablo Gómez es diputado federal; ahí, en el 2018, los partidos PRI, PAN y PRD lograron 91 mil 402 votos, al sumarse los sufragios que cada uno obtuvo, mientras que Morena solo sumó 126 mil 595 votos. 

Hay otros distritos electorales federales que anticipan una contienda cerrada entre ambas coaliciones, como en Matehuala, que es el distrino uno de San Luis Potosí. 

Sin contar los sufragios de las alianzas que formaron en esa ocasión, al sumarse los votos del PAN, PRI y PRD, obtenidos en 2018 muestran 510 mil 840 sufragios, mientras que los votos obtenidos por Morena, Verde y PT son 503 mil 235, es decir, las preferencias electorales son muy similares para los seis partidos que integran las coaliciones. 

Los convenios de coalición pueden cambiar todavía, de acuerdo con los pactos que logren los partidos involucrados, pero, con base en los listados de distritos registrados y aprobados en el INE, Va por México inscribió 176 distritos, mientras que Juntos Hacemos Historia registró 151 distritos electorales federales. 

Morelos es la única entidad federativa donde no competirá ninguna de las coaliciones por alguno de sus cinco distritos electorales federales. 

En tanto, en cuatro entidades compite Va por México: Campeche, Colima, Guanajuato, Tabasco, frente al resto de los partidos en lo individual; mientras que en otros siete donde compite Juntos Hacemos Historia: Coahuila, Jalisco, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, Tamaulipas y Yucatán, sin que el resto de los partidos se coaliguen. 

En las 20 entidades restantes: Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México, Durango, Guerrero, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Nayarit, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas, la elección para renovar la Cámara de Diputados pondrá cara a cara a las dos grandes coaliciones electorales.